Hola que tal a todos aquí les habla El Bellako “Triple X” y vengo con otro súper relato más, me he esforzado mucho y ni se imaginan todo el empeño que le he puesto, como saben soy nuevo en esto así comenten y denme sus sugerencias que lo tomare en cuenta, espero les agrade mucho y disfruten del relato.. Saludos desde PERU!

La Venganza Es Sexo - Cap. 1

Todo empieza con una pareja de esposos, Sandra es una mujer de 25 años y todos siempre le han dicho que es muy bella, es alta y delgada, de piel morena, cabello laceo, unas tetas de un tamaño muy atractivos no eran tan grandes pero si eran más grandes que un tamaño normal, tiene una bonita cintura y una buena cola muy redonda y sin celulitis estaba muy bien cuidado; y Alberto eran un hombre de 27 años, y a comparación de Sandra, él es de piel clara, tiene ojos azules, hace mucho gimnasio así que tenía un cuerpo muy atractivo y muchas amigas de Sandra no podían dejar de mirar tan sexy que era su esposo.
Ya llevan 3 años de casados y como todo matrimonio tenían altas y bajas, y ahora estaban pasando por una crisis económica los dos trabajan pero aun así no podían pagar varias deudas que tenían, así que estaban desesperados por conseguir un mejor trabajo para poder salir de esta crisis.
Un día Alberto había conseguido quizás un mejor empleo para pagar esas deudas que lo tenían loco, el dato se lo había pasado una compañera de su trabajo y se iba a reunir con ella en la tarde del viernes en un restaurante para conversar un poco sobre este trabajo que le iba a beneficiar mucho pero tenía algunos requisitos y por ello se iban a reunir a conversar para su amiga lo pueda ayudar.
Alberto y su compañera de trabajo se reunieron a la hora que habían quedado y estaban conversando sobre el tema y de repente en el mismo restaurante apareció una muy buena amiga de Sandra con su esposo, ella se sorprendió y pensó lo peor de que Alberto le estaba siendo infiel a su gran amiga.
- no lo puedo creer, mira ahí esta Alberto con otra mujer - decía la amiga a su esposo
- estas segura? Quizás solo están conversando normal - dijo el esposo
- nooo tu que sabes? Ya he conocido siempre tipos como él que por ser bien chulos piensan pueden acostarse con cualquier mina - decía ella enojada por su pobre amiga
Así que tomo varias fotos con su celular y apenas pudo le envió unos textos y las fotos que había tomado.
Sandra estaba tranquila en su trabajo como secretaria y vio todo lo que le había enviado su amiga y se había quedado sin palabras ni siquiera pudo pensar habrá sido una confusión pues todo lo que le había escrito su amiga le había envenenado sus pensamientos así que no podía pensar positivamente. Ella estaba muy dañada y muy sufrida mientras pensaba en que cosa le diría a su esposo y que pasaría con su matrimonio, su jefe se acercó y empezó a alargarla diciéndole lo hermosa y atractiva que era para él pues siempre le había gustado desde que comenzó a trabajar como su secretaria y ahora trataba de invitarla a cenar.
- no me fastidie! - dijo ella muy enojada por el tema de su esposo
- lo siento mucho Sandrita no quería hacerte enojar - dijo el disculpándose
Mientras él se empezaba a retirar sin éxito alguno pues siempre Sandra le rechazaba sus propuestas. Sandra salió de sus pensamientos y tan enojada estaba con su esposo así que por despecho lo pensó mejor.
- espere! Discúlpeme jefe no debí hablarle así - dijo ella
- no se preocupe Sandrita ya paso quizás interrumpí en un mal momento
- no, son cosas mias no debí tratarlo de esa manera - ella se seguía disculpando
- y bueno… me estaba ofreciendo una cena creo… - dijo ella pícaramente
- sí, eso le decía y no cualquier restaurante sino uno de 5 estrellas para una hermosa dama como usted - dijo el jefe
- aaww… muchas gracias jefe, usted siempre tan tierno conmigo
- pues así se le debe tratar a una morena tan bella, merece eso y mucho más - la seguía alagando
- gracias jefe - decía ella sonrojada - está bien acepto su invitación
El jefe se alegró mucho y estaba entusiasmado
- me alegro tanto, dígame a qué hora pasare para recogerla
- a las 9 está bien jefe - dijo ella mientras le escribía su dirección en un papel pues su esposo no estaría iba a trabajar el sábado en la noche de tiempo extra.
- ok yo estaré muy puntual nos vemos - dijo el jefe
Ella no sabía bien lo que había hecho lo dudo un poco y se preocupó ya que nunca le había aceptado nada a su jefe pero después recordó lo de su esposo y se amargo
- si él puede salir con alguien también le pagare con la misma moneda para que sepa lo que se siente - se dijo ella misma
En la noche Sandra no le dirigió la palabra a su esposo estaba muy enojada con él, pero Alberto no sabía el por qué y estaba muy confundido pero pensó que estaba en sus días así no tomo importancia y estaba alegre por el trabajo se le había presentado y por fin iban a poder pagar todas esas deudas.
Al día siguiente eran las 10 de la mañana y Sandra despertó y su esposo no estaba en la cama ya se había ido a trabajar y no volvería hasta el día siguiente. Desayuno y se fue al salón de belleza para su cita con su jefe, hizo un cambio de look y se hizo trenzas largas, se hizo un tratamiento facial y se arregló las uñas de sus manos y pies. Salió del salón de bella estaba más hermosa que nunca. En la tarde se fue para comprarse un vestido para la ocasión y tenía muchas opciones pero estaba muy atrevida y escogió un vestido sexy muy pequeñísimo y con un gran escote.
Se depilo, se baño, se puso su vestido, se maquillo y se perfumo, ya estaba lista para la cita. Tomo una pastilla anticonceptiva, aunque no sabía porque lo hizo pero quizás el destino le había dado una señal de lo que sucedería más tarde.
Al rato tocaron el timbre y ella abrió y era su jefe, él se quedó impresionado por lo hermosa y tan sexy le quedaba ese vestido.
- wao estas muy hermosa Sandrita - dijo el
- gracias jefe ya vámonos
Se fueron a un lujoso restaurante como le prometió y Sandra se sentía tan especial, empezó a conversar y conocerse mejor. Pasaron las horas y bebían vino, champagne, whisky y otros tragos de buena calidad. Ya estaban pasados de copas y el jefe la miraba con tanto deseo no dejaba de mirarla a los ojos y a sus tetas que se dejaban ver por ese hermoso escote, ella no dejaba de reír y conversar con más confianza y también sentía muchos deseos por su jefe y al principio se controló pero después ya habían tomado mucho y el alcohol la hizo muy débil.
El jefe le toco las manos la miro fijamente a los ojos y ella dejo de hablar y se perdió en su mirada, se miraban con mucho deseo.
Sandra abrió la puerta de su casa pasaron rápido y se besaban con locura mientras se iban desvistiendo en la oscuridad, ella dejo caer rápidamente su vestido al suelo el jefe no dejaba de tocarla besarle su cuello mientras ella suspiraba y gozaba de placer, Sandra lo agarro de la mano y lo llevo a su habitación y prendieron la pequeña lámpara para verse mejor, ella lo desvestía a su amante, él es negro alto y grande parecía un gorila, Sandra se volvió loca cuando vio sus enormes brazos y sus músculos tenía bastantes tatuajes en sus brazos y espalda
- como he podido rechazar tanto tiempo a este enorme hombre - se decía ella misma mientras lo besaba por todos lados
El jefe se bajó los pantalones y ella se agacho
- uhmm… lo veo muy bien armado jefe - le decía ella mirándolo desde abajo
- Sandrita ni te imaginas tantas ganas que te tenia
- ah si? Aunque lo he rechazado muchas veces también me gustaba, veremos que tiene aquí
Y ella le bajo su bóxer y se encontró con una verga de tamaño monumental que aún no estaba con su erección total.
- wao está muy grande me gusta tanto - decía ella muy excitada
- todo es para ti mi amor - decía el cuándo Sandra se lo metió a la boca
Empezó a chupársela como una puta, él gemía de placer por tener esos labios tan hermosos de su secretaria en su verga, ella se lo sacaba y lo golpeaba contra su lengua y después le daba un par de lamidas desde sus huevos hasta el glande y se lo volvía a meter a la boca, después el jefe la agarro de su cabeza y era el quien ahora la penetraba por su boca, Sandra tocia y votaba mucha saliva pero el jefe seguía entrando y saliendo de su boca después la dejo, el jefe se hecho en la cama y ella fue donde él y le seguía haciendo un oral, el jefe no dejaba de disfrutar la buena mamada que le hacía Susana y agarro todas sus trenzas y la sostenía para controlarla y siga su trabajo.
Susana de paro en la cama y se volteo.
- Te gusta? - le decía ella toda coqueta mientras le movía el culo con esa tanga que tenía
- que lindo culito tienes - decía el jefe complacido
El jefe le quito con los dientes su tanguita y le empezó a lamer el culo mientras Sandra gemía.
- aah… si si… que rico… si si… - gemía ella
El jefe le dio un par de lamidas más a su culo y le dio una buena nalgada y se hecho en la cama de nuevo ella sabía lo que tenía que hacer cruzo su pierna y se sentó encima de él y agarro su verga y se la coloco en la entrada de su sexo, iba a ser la primera verga de otro hombre que iba a entrar dentro de ella en todos sus años de casada. Susana se empezó a sentar mientras la verga del jefe inauguraba la primera infidelidad de ella.
- aaah… duele un poco… esta muy grande y ancha... - decía ella
- ooh… sii… estas muy húmeda amor que rico estar dentro tuyo - decía el jefe mientras le besaba su mejilla y su cuello
Ella se quedó sentada encima de él mientras su conchita se acostumbraba a su nuevo “invitado” después empezó a moverse en círculos ella disfrutaba mucho tenerlo dentro y hasta que comenzó a subir y bajar mientras el jefe la agarraba de su cintura. Iba subiendo el ritmo hasta que llegaron en el momento donde Sandra le hacía unas sentadas poderosas ella como toda una puta no dejaba de moverse y de subir y bajar, el jefe se levantó y la envolvió con sus poderosos brazos de osos en su cintura y la hacía subir y bajar ella miraba al techo y cerraba los ojos gemía de tanto placer le daba estar atrapada en sus brazos enormes y este dentro de ella.
- ah..ah.. ah.. si.. si.. si.. no pares mi machote - decía ella toda descontrolada indicando ya venia su orgasmo
- ah… oh si.. te gusta mi Sandrita? - decía el jefe todo autoritario mientras no dejaba de subirla y bajarla
- si..sii.. no pares.. ah..
- aah..si.. oh si nena… - gemía el jefe
Sandra agarro sus brazos para la suelte y ella sola empezó a saltar mientras ya venía su orgasmo
- aah.. si.. me vengo.. aah.. aaaahhhsiiiiiiiiiiii…. - Sandra gritaba de placer
Sandra se quería desmayar por el gran orgasmo estaba teniendo y abrazo muy fuerte a su macho para sintiera sus tetas en su pecho, lo arañaba y lo mordió en el cuello muy fuerte y el jefe la envolvió entre sus brazos. Y el jefe sentía como como su verga se llenaba con los líquidos de Sandra. Se quedaron unos segundos inmóviles pero rápido Sandra recupero fuerzas y sabía que su hombre no había acabado aun así que se salió de él y se fue a una mesa donde se arreglaba con su maquillaje y estaba en cuatro esperándolo.
- que maravillosa vista - decía el sonriendo y acercándose a ella
Ella no decía nada solo lo miraba y le sonreía, él se acercó por detrás de ella se miraron y se besaron mientras sus manos manoseaban sus tetas después agarro su verga y se lo puso en su entrada de Sandra.
- Lista? - le dijo el mirándola muy cerca a los ojos
Ella solo lo beso y esa fue la señal, y el jefe empezó a penetrarla de nuevo entro lo más dentro de ella y comenzó el vaivén, él la agarraba de la cintura mientras se la clavaba muy adentro y también le manoseaba las tetas. Mientras el jefe seguía penetrándola a toda velocidad y sin detenerse vio en la mesa un cuadro de una foto de recién casados de Sandra y su esposo. Él lo tomo y le enseño a la cara y le dijo
- Quien es este tipo? Tu esposo? - le pregunto mientras no dejaba de penetrarla
- aah… si si..es mi esposo.. - no podía hablar bien pues estaba disfrutando demasiado
- ah si que me resultaste toda una pendeja, pensaba que estabas soltera - dijo el jefe
Ella giro su rostro y le dijo
- eso importa ahora?
Ella le quito el cuadro y lo lanzo por algún lado, él se rio y ella le sonreía como una puta, el jefe la beso muy apasionadamente mientras la empezó a penetrar mucho más rápido y con fuerza.
- ayy..ahahah… sigue sigue.. asi me gusta.. - gemía ella
Alberto todo cansado abrió la puerta entro a su casa estaba muy agotado pues había trabajado horas extras y era de madrugada pero para buena suerte de él termino rápido su trabajo en la fábrica y pudo regresar temprano cuando noto que había un vestido en el suelo, Alberto lo recogió y oyó gemidos de su esposa, mientras se iba acercando más escuchaba jadeos y gemidos de ella, estaba casi cerca a la puerta de su dormitorio y escuchaba claramente que su esposa gemía de placer y era obvio lo que estaba haciendo, así se acercó despacio a la puerta que está un poco abierta y vio a su esposa cogiendo con un gran hombre. Él no podía creer porque estaba haciendo eso ella, si era una mujer que siempre se hacía de respetar y su personalidad le decía que jamás seria infiel y ahora la estaba viendo toda una puta disfrutando de un hombre musculoso que la penetraba sin piedad.
Él no sabía que hacer si entrar y hacer un escándalo o después reclamarle pero se decidio por la segunda opción pero eso si tomo varias fotos con su celular.
El jefe la seguía penetrando como un burro a Sandra hasta que la agarro y la hecho en el borde de la cama boca arriba y la abrió de piernas, Sandra ya no tenía control de ella abrió sus piernas todo lo que pudo como una puta entregándose por completo a su jefe, mientras Alberto no podía creer que su esposa estaba comportándose así.
El jefe ya no podía aguantar más ya se notaba que le faltaba poco para venirse así que de frente la penetro y la empezó a coger.
- ah ahah..sii.. como me coges machote.. - decía ella súper excitada
- ah..si nena.. oh Sandrita.. que rico…
Mientras Alberto tomaba fotos y empezó a grabar con su celular para tener “pruebas” de la infidelidad de Sandra.
El jefe seguía cogiéndola como un caballo sacaba toda su verga y se la volvía a clavar y cada que hacia eso Sandra gritaba y gemía de placer.
- si..oh.. si.. sadrita ya me vengo.. - decia el jefe
- ah..sisi.. ahah.. vente dentro mio amor - decia ella desesperada por tener su semen
El jefe la tomo de la espalda y la cargo, ella lo abrazo del cuello mientras él la agarraba de las nalgas, así parado el jefe la subía y baja de su verga, Sandra disfrutaba como una puta gemía y gritaba a toda voz .
- aah..ya me vengo… quiero dejarte un bebo Sandrita - le decía el jefe mirándola a los ojos
- ah ahah.. si.. siii..déjame en bola mi amor - decía ella sin control y en verdad lo quería pero no se acordó de la pastilla que tomo.
- aah..ahh.. si.. querias tu lechita? Aquí la tienes… aaaahhhh… - decía el jefe ya apunto de venirse
- ay si sii..vente de una vez amor quiero tu leche… uhmmmsiiiiii… - decía ella gimiendo
Y el jefe ya no aguanto más y así en esa pose donde Sandra subía y bajaba mientras el jefe parado la cargaba empezó a eyacular como nunca antes en su vida , Sandra sentía en lo más dentro de ella más de 10 chorros de leche que salían de la verga de su macho. El jefe se sentó en la cama agotado y Sandra encima de él, los dos muy abrazados se empezaron a besar apasionadamente Sandra estaba más que satisfecha jamás nadie la había cogido así en su vida.
Alberto ya había grabado bastante y hasta tenía pruebas de que ese futuro niño no era suyo. Así en silencio salió de la casa y se quedó en un hotel pensando en que haría ahora para “su venganza” pero juraba que su esposa no se iba a librar así nomás de lo que había hecho iba a pagarlo muuuy caro.
Sandra se despertó y estaba dormida entre los brazos de su jefe totalmente desnudos los dos ella se sorprendió al principio, le dolía mucho la cabeza de lo que había tomado y después le vino todos los recuerdos de la gran noche habían tenido y sonrió, lo empezó a besar para despertarlo y el jefe se despertó y se besaban y se acariciaban cuando Sandra se dio cuenta era de día y vio la hora que eran se volvió loca
- MI MARIDO YA VIENE!! - dijo ella desesperada
Su jefe solo se rio y se fue a bañar pero sin antes llevarla a Sandra a la ducha también, cogieron como caballos, el jefe la penetro sin parar ni un solo segundo durante 15 minutos hasta venirse nuevamente dentro de Sandra. Después se vistieron, se besaron un rato manos y Sandra se despidió de su gran macho.
Ella preparo el desayuno muy feliz pues no dejaba de pensar en lo que había pasado con su jefe pero Alberto nunca llego eso le preocupó mucho a Sandra. Continuara….