Buenas amigos poringueros, les comento que me hice adicto a los relatos, me encanta imaginar las situaciones, me calienta de mas... en fin sin mas empiezo con mi nuevo relato (tercero)

Una noche de boliche (disco) como muchas en mis años de joda, salí solo por que siempre me encontraba algún amigo o amiga dentro y compartíamos tragos (no soy de bailar nunca me gusto, debe ser que tengo dos pies izquierdos). Esa noche me encontré a una amiga de la secundaria, ella había salido con su cuñada y un grupo de amigos de ellos, ya era el final de la noche, se había su grupo de amigos y quedamos solo los tres, compartimos unas copas (algunas de mas debo aclarar) y nos quedamos hasta que nos echaron del lugar, siempre hacíamos eso, nos quedábamos hasta el final de la noche.

Mi amiga es una rubia muy linda, nunca pude llegar a nada con ella aunque me hubiese gustado, su cuñada no era nada fuera de lo común, gordita (soy bastante amante de las gorditas, son las mas cariñosas ), de pelo castaño, metro sesenta, un culo grande pero lindo y unas tetitas medianas con pezones oscuros chiquitos. En fin, salimos del local y nos fuimos caminando hasta una esquina para conseguir un taxi, mi amiga siempre cariñosa conmigo me agarra de la mano y caminamos de la mano con ella, su cuñada vio eso y dijo: "yo también quiero tomarte de la mano, puedo?" yo asentí con la cabeza, y seguimos caminando los tres tomados de la mano.

Al llegar a la esquina nos quedamos charlando, hasta que llego un taxi, al que subió mi amiga, antes nos había preguntado para donde íbamos por que ella iba a otra zona de la ciudad. Así fue que se despidió y se fue. Luego de eso le digo a la cuñada de mi amiga que vayamos hasta la remiseria que quedaba a unas cuadras de ahí, fuimos caminando siempre de la mano, en este momento se me borra un poquito la memoria debido a la borrachera que tenia, no recuerdo bien el dialogo solo recuerdo que en un momento ella se adelanta y yo quedo parado y la tiro hacia a mi de la mano y le como la boca de un beso , ella no dijo nada y me siguió la corriente, nos besamos unos minutos antes de llegar a la remiseria, antes de llegar allí le pregunto si quería irse conmigo a un hotel, ella acepto y nos subimos al remis y le indique al remisero que nos lleve al hotel, descaradamente, al llegar al telo pedimos una habitación y estaban todas ocupadas. Les comento que en mi ciudad solo hay dos hoteles transitorios, moteles, telos, como quieran llamarle, uno se encuentra alejado de la ciudad y el otro cerca del centro de la ciudad, por lo que los fines de semana tienen mucha demanda y hay que esperar (un garrón). Como ya estábamos medio calientes, nos quedamos esperando, obviamente besándonos y tocándonos, yo le tocaba las tetas y la concha por encima de su ropa, ella hacia lo mismo con mi verga, nadie nos veia ahí, es un lugar oscuro, en la recepción hay solo una abertura para pasar el dinero y para que te den la llave.

Después de unos minutos de caliente espera, llego nuestro turno de entrar en una habitación, nos dirigimos algo arrebatados, a los besos y manotazos , al entrar en la habitación nos tiramos en la cama y seguimos besándonos, comenzamos a sacarnos la ropa lentamente, hasta quedar totalmente desnudos, yo quiero bajar a chuparle la concha pero ella no me deja (me pareció extraño) de da vuelta en la cama y ella me comienza a chupar la pija con alevosía , se la metía toda en la boca. Entre respiro y respiro me preguntaba si me gustaba así, a lo que yo respondía: "si putita me encanta que me la chupes así!" luego de un momento de chupete, se me sube encima y comienza a cabalgar, se movía muy bien, con unos movimientos dignos de una odalisca, me volvía loco.
Con cada movimiento ella soltada gemidos que me calentaban aun mas...

Ella: "ah! como me gusta coger así! soy una puta!!"
Yo: "si sos una puta barbara, me encanta tu conchita tan mojada"

Seguimos en esa posición un rato mas hasta que ella tuvo su primer orgasmo y se tiro al lado mio, yo que aun no había acabado, quería mas guerra. Así que la puse patitas al hombro (me encanta esa posición) y entre a bombear desaforadamente, me cuesta un poco acabar cuando estoy medio borracho, le dimos en esa pose fácil media hora ella tuvo un orgasmo mas y yo nada, la puse en cuatro (otra pose que me vuelve loco ) y seguí pechando.

Yo: "te gusta en cuatro putita?"
Ella: "si dame mas fuerte! que acabo de nuevo!"
Yo: "como te gusta la pija!"
Ella: "Si! soy re puta! si me viese la hermana M.!! - La hermana M. (una monja) era la directora de la escuela donde ella iba, una escuela salesiana, llena de putitas como ella (tienen esa fama y yo lo estaba comprobando)
Yo: "Callaaaaate si a la hermana le gusta la pija mas que a vos!"

Continuamos en cuatro y yo le pido la cola... Se negó al principio, pero luego accedió, la comencé a meter despacio, tratando de no hacerle doler, pero fue imposible ella no estaba convencida de entregarme el orto así que no pude hacerselo... lastima para mi .

Después de esa decepción (jajaja) pasamos a la posición clásica del misionero, ambos empapados en sudor y sexo, ya cansados, seguí bombeando hasta que por fin (llego el camión con el delivery de leche) pude acabar!!!! le llene la concha de leche! ella estaba extasiada y yo ni hablar! una sesión de sexo de dos horas... Aun nos quedaba una hora mas así que arrancamos de nuevo con el pre-calentamiento, beso va beso viene, toqueteo, etc...

En medio del segundo pre-calentamiento, nos avisan que se había terminado el turno y que teníamos que dejar la habitación, ninguno de los dos tenia mas plata como para seguir (nos habíamos gastado la gran mayoría en el boliche) así que desahuciados debimos dejar el telo...

A la salida, la acompañe hasta cerca de su casa, nos despedimos con un beso en la mejilla y con un "se tiene que repetir". La volví a ver otras veces pero no se dio para hacer la recontruccion de los hechos.

Bueno amigos/as espero les haya gustado mi relato, comenten y si dejan puntitos mejor

Saludos Poringueros/as!