Un lindo relato espero que se caguen a pajas.


Bart, está preso por intentar robar una casa en un condado de Texas. Su hermana Lisa va hasta allí con el fin de que lo liberen.
Una vez que llegó al pueblo, se dirige hacia la comisaría y pregunta por Bart Simpson.

-Está en la tercera celda. Le contesta el agente.
Los dos hermanos se encuentran y después de una charla. Lisa se dirige al comisario.
-¿Qué tengo que hacer para que lo liberen?
-Disculpe, pero va a estar aquí por lo menos un mes y tiene que cumplir la fianza.
-¡No! Haría lo que sea para que liberen a mi hermano.
Le ruega al comisario, agarrándolo del uniforme. Y el comisario nota un hermoso par de senos apretados por esa camisa de Lisa.
-¿Lo que sea? ¡Rodríguez, Ferguson vengan! Entra en ese cuarto dulzura.
-No por favor.
-Dijiste lo que sea. Cierre la puerta con llave Ferguson.


Los agentes se bajaron los pantalones del uniforme y la joven, inteligente, decente y hermosa y Lisa Simpson se encontraba ante las presencia de tres penes, dos blancos y uno moreno, entre los tres, un promedio de tamaño normal.

-Vamos quiero ver esa boquita en acción. Dale que liberaremos a tu hermano

Empezó a succionar el pene completamente, despacio ensalivándolo mientras miraba con ojitos tiernos al comisario, sumisa y obedienta. Luego aumenta el ritmo de la felación y le da sin parar. Después le una paja con las tetas. Luego deja el pene del comisario y sigue con los otros dos. Le daba una chupada uno e iba con el otro, mirando fijamente para arriba a los dos.
-Que lindos labios que tienes mi amor.
-Ay que lindo es sentir tu lengua en la glande hermosura.


Y Lisa seguía, esta vez con los ojos cerrados succionando con dos penes en la boca. Los oficiales pararon. La hicieron desnudar y se podía contemplar esa belleza de cuerpo.
-Elijan muchachos. Dice el comisario.
Ya entonces Lisa estaba en 4 practicándole sexo oral al comisario, vaginal con el moreno, y anal con el muchacho restante. Ya a Lisa le salía una lágrima mientras era penetrada con furía.
Por último, los tres muchachos terminaron acabando en la cara y los pechos. Ella estaba en el suelo, abatida cubierta de semen después de la íntima “charla” que tuvo con los policías. La limpiaron, se vistió. Salió del cuarto y el comisario dijo en voz alta.

-Bueno señorita Simpson, su hermano ya es libre.

Ya los dos en el auto.

-Que agotada te ves Lisa.
-Es por el calor y…
-Deja, ya se que hiciste un cuarteto con los policías. Te quedó un poquitito de semen en la comisura del labio.