Bueno.. después de un tiempo les traigo otra historia. Espero que guste. Comenten!

Pueden seguirme en mi nueva cuenta de twitter: @CronicasGeorge

Compartiendo a mi hermanita con mi amigo

Voy a contarles lo que sucedió la noche de un sábado en la que mi amigo Fernando vino a casa a pasar el rato. Nada fue planeado. Y como suele pasar con las cosas no planeadas, termino siendo una de las mas excitantes experiencias de mi vida.
Como les adelante, todo ocurrió durante una noche de sábado como cualquier otra. No había arreglado ninguna salida en particular por lo que con mi amigo Fernando decidimos juntarnos en casa a tomar unas cervezas, hablar de la vida y, tal vez, mirar alguna película. Con Fer somos grandes amigos de la universidad y la pasábamos muy bien juntos sin necesidad de planear algo especial.
Mis padres se habían ido de viaje, por lo que en mi casa solo estábamos mi hermana y yo. La verdad que nunca la había mirado con otros ojos que no fueran los de hermano mayor. Pero Vicky, con sus 18 añitos, ya es toda una mujer aunque mantiene esa onda juguetona de niña que la hace todavía mas apetecible. Paso a describirla para que se hagan una idea. Es de estatura media, posee abundante pelo dorado que le llega hasta la mitad de la espalda, una carita de ángel que enamora a la primera vista, un buen par de pechos que destacan con cualquier remera que se ponga y, lo que yo considero su mejor atributo, un culito perfectamente paradito y redondo que es imposible no mirar cuando te da la espalda.
Yo estaba en la cocina metiendo algunas cervezas en la heladera cuando veo que mi hermana esta parada en la puerta. Estaba vestida con lo que ella usa de pijama, que es una remera vieja y desgastada que usa desde los 14 años. Obviamente ya le queda demasiado chica, por lo que, sin mucho esfuerzo, pueden verse sus exuberantes pechos y esos pezoncitos color miel pegados contra la tela. Como también le queda muy corta, apenas llega a taparle la mitad de su hermoso culito. Pude ver que solo llevaba puesta una tanguita azul que se perdía entre esas dos perfectas nalgas. Era tan diminuta, que solo supe que la llevaba puesta porque en algún momento se inclino y vi el comienzo del hilo dental.

-Que haces hermanito?- me preguntó con su típica sonrisa picarona adolescente
-Preparo algunas cervezas para cuando llegue Fer.- conteste, pensando que la presencia de mi hermana esa noche podría molestarnos.
-No te preocupes Mati, no me voy a meter en sus planes de chicos. Capaz les robo algún vaso de cerveza nomas.- dijo, como leyéndome la mente.
-Mientras no estés dando vueltas por donde estamos nosotros no hay drama. Ahora dejame que tengo que terminar de organizar acá.-

Luego de esa conversación se fue hacia su cuarto. Al darse vuelta, no pude evitar notar su lindo culito y pensar que mi hermana estaba bastante putita. Inmediatamente borre ese pensamiento de mi cabeza y seguí con lo mio.

Un rato mas tarde suena el timbre y era Fer. Baje a abrirle.

-Fer! Como va amigo?-
-Todo bien Mati. Necesitado de unas buenas cervezas. Y la verdad que tampoco me vendría mal una buena minita.- dijo Fer con su típico estilo jodon y directo.
-Jejeje... Bueno. Lo de la cervezas esta arreglado. Pero con el tema minitas no te puedo ayudar mucho. Solo esta mi hermana en casa... y ni lo pienses!!- le conteste riéndome porque conozco la cabeza pervertida de mi amigo.
-Ufff chabon! Me pones en una situación complicadisima. Además últimamente se esta poniendo muy bien tu hermanita. No tendrá alguna amiga para llamar?-
-Olvidate!-
-Perooo...-
-Olvidate!- le corte cualquier cosa que fuese a decir. Cuando se embalaba con un pensamiento era como un nene caprichoso.

Llegamos al departamento y entramos. Para mi sorpresa, y creo que para la de Fer también, estaba mi hermana en el living. Creo que mi amigo casi muere de un infarto al ver a Vicky de espaldas, en puntitas de pie, tratando de cambiar las canciones en el equipo de musica ubicado en una estantería un tanto alta. No era para menos, en esa posición se le levantaba casi totalmente la remerita dejando su esplendido culito entangado a vista de todos.

-Hola Fer!- saludo mi hermana cuando nos vio entrar.
-Como estas Vicky?! Tanto tiempo.. - dijo Fer mientras se acercaba y le daba un beso en la mejilla.
-Acá ando. Todo bien. Aburriéndome en casa.- contesto Vicky como quejándose falsamente.

Mientras se saludaban, note como una mano de Fer se poso sutilmente sobre la cintura de mi hermana y luego se deslizo tocando un poco su culito. Para mi sorpresa, ella no hizo ningún tipo de gesto de desagrado ni trato de irse. Por el contrario, note una leve sonrisa en su carita que me dio a entender que le estaba gustando calentar a mi amigo.

-Bueno chicos. Los dejo con su fiesta privada.- se despidió Vicky burlonamente

Fer no despegaba los ojos de las tetas de mi hermana. La siguió mirando hasta que esta se fue del living. Pude notar una importante erección formándose en el pantalón de mi amigo. Esto me shockeo bastante, pero por otro lado lo entendí. Mi hermana estaba lejos de ser una inocente nenita y Fer era solo un hombre.

Nos acomodamos en el living con unas cervezas, picada y la tele prendida. La charla se fue dando como siempre. Los temas clásicos, minas, laburo y anécdotas del pasado. Los vasos de cerveza se vaciaban y volvían a llenarse. Cada tanto no reíamos con alguna boludez que aparecía en la tele. En un momento empezamos a a hacer zapping sobre los canales Pay-Per-View. Podíamos ver los títulos de lo que estaban dando, pero había que pagar algunos pesos para que los habiliten. Entre estos canales estaban los clásicos pornos. En uno de estos pasaban una una película titulada “Enfermeritas anales”.

-Uhhh.. tenemos que ver eso!- me dijo Fer
-Jajajaja. Que tipo calentón. No te parece un poco raro dos chabones mirando porno?-
-Dale chabon. Encima que no organizas nada con minitas, no me dejas ver un buen porno.- me reprochaba Fer.
-Ah. Me queres hacer sentir culpable de tu calentura. Bueno... Solo porque sos mi amigo-
-Que te haces el superado! Te morís de ganas de ver un buen culito partido en dos.-
-Jajaja... como me conoces-

Envié el mensaje para que me habiliten ese canal y comenzamos a ver. La película estaba empezada. En la imagen se veían a las supuestas enfermeritas, dos tremendos minones. Una de ellas estaba de rodillas dándole una mamada un flaco mientras que a la otra le rompían el culo sobre la camilla. Era una escena bastante hard y las pendejitas estaban hechas un quilombo.

Me da un poco de cosa admitirlo, pero los dos nos quedamos embobados mirando y tomando cervezas. Cada tanto alguno hacia un comentario sobre lo buenas que estaban esas minas a la vez que nos agarrábamos nuestras ya importantes erecciones por encima del pantalón.

De repente escucho unos pasos que se acercan. Mis reflejos me traicionaron y no llegue a cambiar el canal.

-Ahhh buenoo... esto es su idea de gran noche?! Son patéticos chicos! - se reía mi hermana detrás nuestro.
-Emmmm... que queres nena?! No molestes!- dije haciéndome el enojado para ocultar mi vergüenza.
-Solo venia a pedirles un vasito de cerveza. Pero parece interesante su fiestita. Les molesta si me quedo?-
-Si, moles...- empecé a decir
-No! Para nada Vicky. Veni, sentate acá.- dijo Fer haciéndole lugar entre nosotros dos.

No podía creer lo que pasaba. Ibamos a ver una porno con mi amigo y mi hermana. Si hubiese tenido unos vasos de cerveza menos encima, hubiese frenado todo en ese instante. Pero estaba bastante tomado y no me importo mucho.

Le servimos algo de cerveza a Vicky y seguimos mirando la peli, que estaba cada vez mas caliente. Ahora estaban rompiéndole el culo a las dos minitas mientras estas se besaban como locas. Mi hermana tiraba comentarios burlones sobre el tamaño de las pijas que se veían en la peli o lo putas que eran las minas. Todos nos reíamos. Hasta que en un momento nos callamos y nos tildamos mirando la orgía.

Luego de unos minutos de silencio, miro a mi costado y veo que la mano de Vicky esta sobre la pija de mi amigo masajeandola suavemente sobre el pantalón. Fer tenia una profunda cara de placer. La situación me calentaba muchísimo, así que me hice el boludo y los deje seguir. Los movimientos de la manito de mi hermana eran cada vez mas fuertes hasta que en un momento le abrió la bragueta a Fer y dejó salir su importante erección. Comenzó a pajearlo muy expertamente con su mano derecha.

Creo que para ese momento ya no les importaba que yo estuviese ahí. Supongo que se dieron cuenta de que yo estaba tan caliente como ellos con el show. Estaban en lo correcto. No aguante mas, así que saque mi pija y comencé a tocarme viendo a mi hermana pajear a mi mejor amigo.

Estuvimos unos minutos así hasta que Fer decidió aumentar la apuesta y colocó su mano izquierda en la entrepierna de Vicky. Sin mucha dificultad corrió la tanguita azul y comenzó a meterle los dedos. Mi hermanita gemía de placer mientras los expertos dedos de mi amigo la pajeaban.

Yo veía como los endurecidos pezones de Vicky trataban de perforar la remera y no lo dude. De un movimiento le levante la remerita dejando esas dos perfectas tetas al aire. Cuando hice esto, mi hermana me miro confundida, creo que no se esperaba que me anime a tanto. Pero en un segundo entendió que yo estaba dispuesto a todo y me dio una de sus picaras sonrisas. Con esto, perdí lo poco que me quedaba de auto control y comencé a jugar con sus pechos. Era una delicia lamer esos pezones adolescentes color miel.

Mientras estaba perdido entre los poderosos pechos de mi hermana, escucho a Fer decirle:

-Veni linda. Ayudame acá abajo.-

Me incorporo para ver la situación mejor y veo la mano de mi amigo guiando la dulce carita de mi hermana hacia su pija, que ya a esa altura pedía ayuda urgente de la carnosa boquita de Vicky. No es necesario aclarar que ella no puso ninguna resistencia y sin dudarlo comenzó a jugar con su lenguita y el inflamado glande de mi amigo.

-Mmmmm.. si!. Segui asi mi amor!- la incitaba Fer

A lo que mi hermana respondía con onomatopeyas lascivas, que era lo único que podía decir con la pija de Fer metida hasta la garganta. Era hermoso ver esa boquita tragar toda la pija de mi amigo hasta la base. Vicky mamaba como toda una profesional, hacia pausas cada tanto para jugar con el glande para luego volver a engullir en su totalidad ese pedazo.

Yo quería seguir participando en la acción, pero al estar mi hermanita inclinada sobre la pija de Fer, ya no podía dedicarme a chupar sus tetas, así que hice lo único que podía hacer. La acomode sobre el sillón, de modo que ella siguia mamandolo a mi amigo, y yo me zambullí entre sus hermosas piernas para chupar su hermosa conchita adolescente. La muy trolita la tenia depilada hasta el ultimo milimetro, era una dulzura. Además, después del trabajo de los dedos de mi amigo, estaba extremadamente húmeda Sin mucho preámbulo, comencé a recorrerla toda con mi lengua. Mi hermana gemía de placer cada vez que mi lengua rozaba su clítoris. Con la boquita llena de pija me pedía mas. Estaba a punto caramelo.

Mientras estábamos en esto, me puse a pensar que si nos íbamos a terminar cogiendo a mi hermana, yo quería ser el primero. De alguna forma tenia que marcar mi jerarquía en todo esto. Me incorpore, y comencé a introducir mi pija en la conchita de mi hermana. Sentir esos suaves labios vaginales recorriendo mi glande hicieron que no me pueda controlar y la enterré de un saque. Mi hermana pego un gritito mezclado con gemidos. Fer, que estaba con la cabeza sobre el respaldo y los ojos cerrados disfrutando de la mejor mamada de su vida, me miro.

-JaJa! Sos un hijo de puta Mati! No podes cogerte a tu hermana.- me dijo con una risa incrédula
-Ah no?! Mira! Mira!- mientras decía esto, la clavaba cada vez mas fuerte.
-Termino siendo una buena noche.-
-Todavía no termina esto.- le conteste y seguí enterrando a mi hermanita

Seguimos un rato así. Hasta que dije:

-Fer. Tenes que probar esta conchita.-
-Venga!- dijo Fer, como si estuviese esperando ese momento desde siempre

Vicky dejo de chupar y se acomodo para sentarse en la pija de mi amigo que estaba a punto de explotar. Quedaron frente a frente y mientras se fundían en un húmedo beso, mi hermana se sentó de golpe sobre esa pija. La muy putita todavía tenia puesta su micro tanguita azul, y la verdad que no era necesario sacársela para poder hacer lo que quisiese, bastaba con correrla un poco hacia el costado y listo. Además ver ese culito entangado mientras cabalgaba la pija de mi amigo, me puso como loco.

Mientras la escultural colita de Vicky se movía arriba y abajo enterrándose la pija de Fer hasta el fondo, yo podía ver su hermoso anito. Instintivamente me acerque y comencé a masajear esas hermosas y duras nalgas para luego jugar con mis dedos en su culito. No fue necesario lubricar demasiado ya que tanto juego previo había hecho que sus jugos vaginales escurran hasta el ano dejándolo a punto. Me sorprendió que al notar mis intenciones no hizo ninguna objeción. Era como que cada vez que aumentábamos la apuesta mi hermana no tenia problema en seguir el juego. Hasta ese momento no la imaginaba tan puta.

Presenté mi trozo en la entrada de su culito y con alguna resistencia natural de su pequeño, pero dispuesto, anito adolescente comencé a penetrarla. Vicky gemía entrecortadamente como quedándose sin aire. No era para menos, yo le estaba rompiendo el culito y Fer la tenia totalmente adentro de su conchita. Cuando la tenia por la mitad, me aburrí de ser delicado y la ensarte con toda la fuerza hasta el fondo. Vicky pego un grito y se quedo quieta por unos segundos mientras su culito se acostumbraba al tamaño de la pija que tenia enterrada.

Estuvimos un buen rato así. Yo desconsiendole el culo a mi hermanita mientras Fer se la cogía y jugaba con sus hermosas tetas.

-Chicooos! Chicoooos!- nos llamo la atención Vicky entre gemidos.
-Que pasa hermanita?-
-Quiero tomarme toda su lechita. Ahora!-

Esto ultimo lo dijo con un tono tan de puta viciosa que ni lo dudamos. La hicimos arrodillarse y le presentamos nuestras pijas frente a su boquita. Inmediatamente las comenzó a mamar y a pajear alternadamente. Estaba poseída. Hasta ese momento yo no había experimentado la boquita de mi hermana. Era alucinante como jugaba con su lengua a lo largo de todo el tronco hasta los huevos. Hilos de saliva con liquido preseminal colgaban entre su boca y nuestros miembros para luego chorrear por su barbilla.

Con Fer nos mirábamos con una sonrisa de oreja a oreja mientras mi hermana arrodilladita entre nosotros dos seguía con su trabajo. En ese momento Fer me dice:

-Te propongo un brindis!- con un tono emocionadisimo
-Absolutamente de acuerdo- le respondí

Sin permitir que mi hermana dejase de mamarlo, se inclino y tomo un par de vasos llenos de cerveza.

-Por el mejor amigo del mundo!- exclamó levantando el vaso
-Por la mejor hermana menor!- conteste yo y los dos tomamos de nuestros vasos mientras reíamos.

Luego de esto, los dos estábamos a punto de acabar. Yo fui primero. Tome a Vicky de los pelos de la nuca, y ella, abriendo la boquita lo mas que podía, comenzó a recibir mis espesos chorros de semen. Su frente, sus cachetes y boca fueron llenándose de leche. Yo todavía no había terminado y Fer comenzó a descargar lo suyo en la carita de mi hermana. Era tanta cantidad que mucho chorreaba sobre sus pechos.

La imagen de mi hermanita arrodillada, sonriente y completamente enlechada era perfecta. En esa posición nos dice:

-Que par de maleducados, brindan y me dejan afuera. Que soy? Una puta?- con un tono burlón de reproche

Mientras terminaba de decir esto, toma uno de los vasos de cerveza, todavía lleno, y con esto comienza a recolectar todo el semen que tenia diseminado por su carita y tetas. Cuando quedo completamente limpia, alzo el vaso con esa mezcla de cerveza y semen y sin despegar su mirada de nosotros hizo un fondo blanco.

Eso fue todo por esa noche... Pero desde ese momento comencé a explorar esta nueva y muy interesante faceta de mi hermanita menor. Ya les contare como siguió todo esto...