se cae tu diminuta tanga roja,
por la delicada cascada de tus piernas,
y el minimo rastro de la selva,
de tu pubis ahora depilado,
me invita a explorarlo,
con mi lengua avida e inquieta.

El aroma de tu vagina humeda,
es el regalo mas exquisito,
y mis dedos jugando en el orificio
de tu culo
hermoso y apretado.
lo beso.
lo respiro con ganas.
Necesito tragarte toda.
entrar mi lengua en tu garganta.

Hacerte el amor, no es la palabra.
Penetrar sin miramientos, tu cuerpo y alma.
se acerca mas al deseo.
Llevo en mis entrañas el fuego,
que solo se saciara,
al escapar mi esperma
y bañar tus tetas hechas de miel.