Hace tres años me mude a un departamento cerca de la universidad en la que estudio, en aquel tiempo yo tenía 19 años y quería probar la vida solo, así estuve por algunos meses cuando mi hermana que vive en la misma ciudad me pidió que cuidara a mi sobrina por unos días mientras ella iba de visita a ver a nuestros padres, yo acepte algo molesto porque había agarrado gusto a estar solo, pero es familia, además con mi sobrina me llevo muy bien y casi tenemos la misma edad ella tiene un año menos que yo, así que en ese tiempo tenía 18.
-hola tío, como estas?-me pregunto al llegar a mi depa cargando su maleta
-bien bien, rosa, es todo lo que vas a necesitar esta semana?- le pregunte
-si, supongo, si necesito algo mas iré a casa por lo que necesite-dijo mientras la veía instalarse en la recamara de al lado de la mía.
Lo bueno de mi departamento es que es un lugar pequeño, pero cómodo con 2 recamaras la cocina, sala comedor y el baño completo, así que estaríamos bien acomodados, la primer noche la pasamos bien cenamos temprano algo ligero, me fui a ver tv y ella a bañarse, al poco rato Salí de su cuarto tenía una pijama pegadita al cuerpo y una blusa de tirantes que dejaba ver de mas.
-que calor tan horrible hace, verdad tío?- me dijo de forma algo cómica
-jajajaj- reí yo más de nervios que por la forma en que lo dijo.
Ella estaba acostada sobre su pecho, en el sillón que quedaba enfrente de donde estaba sentado, así que tenía una vista buenísima de su delicioso trasero, al que ya había tocado algunas veces cuando bailábamos en fiestas familiares, ella se dio cuenta de que la veía o eso creo porque empezó a moverlo de un lado a otro y a acomodarse la pijama se la levantaba para que se viera que traía tanga.
-hasta mañana, tío, descansa-me dijo dándome un beso en la mejilla muy cerca de la boca
-descansa- le dije mientras la veía irse a dormir, decidí irme a dormir pero antes entre al baño a refrescarme ahí vi su ropa tirada en el piso, no me resistí y levante su panty para saber como olía su conchita, olía a gloria, un aroma algo dulce, no se describirlo pero era delicioso. Luego de eso me fui a dormir.
Al poco rato de estar dormido sentí que alguien subía a mi cama, era ella.
-tío, no puedo dormir cuando no están mis papas, puedo dormir contigo hoy?-me dijo en tono muy tierno
-está bien, puedes dormir conmigo, pero no hagas ruido-le dije, ella se metió debajo de mi sabana, yo le di la espalda, algo nervioso porque no sabía cómo podía reaccionar yo, además me ataco mi conciencia, es la hija de mi hermana, como podría yo hacerle algo?.
Me quede dormido pensando en eso, al rato de estar dormido me di la vuelta y quede abrazado de ella con mi paquete en su trasero, mi paquete estaba duro, supongo que ella lo sintió pero no hizo ningún movimiento, decidí dormir así, al menos podría disfrutar esto por esta noche, no?, pensé para quitarme las culpas.
Al rato sentí una mano tocando mi pene por dentro de mi pijama, era algo torpe pero se sentía bien, de pronto ella se dio la vuelta para quedar frente, yo cerré los ojos para parecer dormido, ella siguió con su masaje a mi pene con una mano, con la otra se tocaba la concha de repente guió mi pene a su concha aun con la pijama y empezó a embarrárselo, la pijama era muy suave y delgada podía sentir el calor de su conchita en la cabeza de mi verga, hizo esto durante un rato hasta que supongo que se vino, se volteo de nuevo yo seguía con mi erección así que me pegue mucho a sus nalgas ella se me repego también y se empezó a mover.
-quieres terminar?-dijo, en voz muy bajita casi como para no despertarme
Yo no dije nada y la deje moverse, ella puso mi pene entre sus piernas justo debajo de su conchita y se movió hasta que me vacié entre sus piernas mojando su pijama, así ella se levanto y se fue a cambiar, volvió a mi cama, yo hice como si nada hubiera pasado e igual lo hicimos a la mañana siguiente no mencionamos nada de lo sucedido.
-buen día tío-me dijo la coqueta
-buen día rosa- conteste sonriendo mientras seguía cocinando
-anoche estuve muy inquieta, discúlpame tío- dijo
-no te preocupes, estuvo tranquila la noche- le dije, sabía que hablaba en doble sentido, así que le conteste igual.
Ese día pasó sin más incidentes, hasta la noche en que de nuevo quería dormir conmigo.
-puedo dormir contigo de nuevo tío?- pregunto
-si, está bien, solo que igual que ayer no hagas ruido, ok?-le dije
-si tío tranquilo no hare ruidos-contesto
Esta vez decidí ver hasta donde quería llegar así que al apagar las luces me acomode detrás de ella con mi verga entre sus nalgas, ella solo gimió quedito, en ese momento dijo
-sentiste lo de anoche?-
-si, sentí tu mano en mi verga-conteste
-que vergüenza tío, es que la sentí detrás de mí y quise tocarla para saber cómo era, nunca había tenido una de ese tamaño en mis manos, de hecho solo he tocado una en mi vida aparte de la tuya- confeso la muy coqueta
-te gusto tocarla?-pregunte clavándole más mi verga entre sus nalgas
-si tío, de hecho cuando se vino me fui al baño a probar su semen, me gusto mucho- dijo mientras contenía un gemido.
En ese momento la tome por el cuello e hice que volteara a besarme, la bese con mucha pasión ella solo paso sus brazos por encima de mi hombro, yo bajo mis manos a su trasero y bajé su pijama así siento que no tenía nada debajo, así que me dedico a dedear su conchita pero ella me detiene
-no, tío, aun soy virgen, y me da miedo-me dijo algo asustada
-tranquila, no tengas miedo-le decía yo mientras la besaba y la calmaba
-no tío, aun no quiero hacerlo-me dijo
-entonces que hacemos?- le pregunte
Ella sin decir nada se metió debajo de la sabana y empezó a lamer mi verga ya dura
-tío enséñame a hacer esto, así aunque no pueda hacer todo al menos haremos esto- dijo algo apenada
-estás segura de que quieres hacerlo?-pregunte
-si tío, estoy segura- me dijo ya con voz más segura
-Entonces sigue lamiendo, métetelo en la boca y chupa- le dije ella empezó
-mis huevos también chúpalos y masajéalos un poco, suave- ella hacia todo lo que le decía
Entonces nos acomodamos para hacer un 69
-no tío por favor ahí no- me rogaba
-tranquila tan solo voy a lamer- le dije para calmarla
Empecé a lamer su rajita a lo largo llegue a su clítoris y empecé a lamerlo en círculos ella gemía pero no dejaba de lamer mi verga y de tocar mis huevos, con su lengua lamia la cabeza de mi verga la besaba y se la metía completa, yo por mi parte me dedicaba a meter un poco la lengua en su conchita y moje uno de mis dedos en saliva y se lo metí en su culito, ella se asusto un poco pero continuo chupando yo seguí metiendo mi dedo en su culito que ya lo apretaba como queriendo algo mas dentro así que metí otro dedo y así sucesivamente, ella empezó a estremecerse y de repente baño mi boca con su orgasmo delicioso, ella no grito en cambio empezó a chupar mas rápido y fuerte cosa que me gusto muchísimo así que la recosté en la cama y me dispuse a apuntalarle el culito con mi verga, ella no hizo ni un movimiento así que apoye la cabeza de mi pene en su ano y lentamente pero con fuerza la fui penetrando
-ahhhhh, cuidado tío me duele-me decía
-tranquila cuando este adentro no te dolerá- al decir esto la mitad de mi pene ya estaba dentro de ella así que me moví en círculos despacio para que se dilatara
Ella solo se dedicaba a gemir, no se movía para nada yo por mi parte seguía ensanchando su culito, ese pedacito de gloria que se escondía entre sus nalgas y ahora era mío, cuando sentí que estuvo preparada de un solo empujón se lo metí todo.
-AAHHHHHHHH- grito
Pero no hizo intento por quitarse ella solo me decía
-sigue, sigue tío, hazme tuya-
Yo seguía con mis movimientos dentro y fuera de su culito que ya me dejaba entrar y salir con algo de facilidad, aunque su culito aun me apretaba cuando entraba toda mi verga ella gritaba y se movía de un lado a otro, le di la vuelta y empecé a cogerla de misionero pero aun por el culito, la besaba y le chupaba esas tetas deliciosas que tiene, ella me decía
-tío, que bien se siente, no te detengas, sigue, sigue- mientras me mordía los labios y me arañaba la espalda con sus uñas.
-AAHHHH m e vengo-le dije
-hazlo dentro, lléname con tu semen-me decía la muy putita
Me vine dentro de ella, al sacarlo de su culito pude ver mucho semen salir de ella así que metí mi dedo pada sentir su culito recién penetrado y bañado, ni siquiera me di cuenta de que por el esfuerzo ella se había quedado dormida, así que me fui a la regadera y volví a cubrirla con la sabana para que durmiera bien.
A la mañana siguiente nos despertamos ella estaba seria
-rosa, porque estas seria?- pregunte
-es que lo de anoche me gusto mucho, pero eres mi tío y no podremos hacerlo de nuevo- me dijo algo triste
- podemos hacerlo, digo soy tío, pero si tu quieres hacerlo, podemos seguir habiéndolo-le dije
-pero y mi mama?- pregunto
-no le diremos nada, no te preocupes-
Ella se calmo y vino a besarme
-por esta semana no te preocupes estaremos juntos y nadie nos molestara, ok?- le dije
-está bien tío, no me preocupare, puedo dormir contigo esta noche?-
-claro que puedes y puedes hacer el ruido que quieras- le dije
Así comenzó mi vida de incesto con mi sobrina, espero que este relato les guste tanto como a mí me gusto vivir esta experiencia con ella, que fue la primera de muchas que ya luego les contare.