hola hoy les dejo este relato de sexo entre hermanos es 100% real
comencemos

Elena miró a los ojos a su hermano, estaba sumamente nerviosa, su respiración era agitada, había decidido desnudarse y que él se masturbara viéndola para que desahogara esa excitación que lo tenía como loco y no le permitía pensar en las consecuencias de tener sexo con su propia hermana. Sin embargo en su interior la atormentaba el temor de ceder a los deseos de Luis y ese temor la hacía sentir una opresión en el pecho, movía sus pies sobre el piso llevada por los nervios, dudaba en levantar su camisón y exponer su desnudez frente a Luis, ella lo había propuesto sabía que si Luis tenía un orgasmo darían fin a la locura en que se habían metido, "¿Y yo? ¿No perderé también la cordura y terminaremos cogiendo?". Se preguntaba en medio de su nerviosismo. Amaba a su hermano y también lo había deseado, cuantas veces en la soledad de su recámara se había imaginado a su hermano meterse a su cama y poseerla apasionadamente.


Es terrible la "soledad acompañada", Ese sentimiento de llegar a un lugar donde no se conoce a nadie, donde los compañeros de clase la miraban como la "extraña" haciéndola sentir una intrusa, las tardes llenas de hastío viviendo en una casa dentro de un campo militar caminando sola por el campo donde los soldados bajaban la vista para no mirarla, ¿Quién se atrevería a mirar fijamente o a hablarle a la hija del general?, iniciaba plática con las mujeres oficiales pero ellas solo tenían unos minutos para dedicarle en su muy atareado día de obligaciones y su único compañero era su hermano, con el había compartido esa soledad que es el mayor enemigo de un adolescente en pleno despertar sexual. Sus pensamientos fueron interrumpidos por Luis que preguntó


-¿Lo vas a hacer o no?


-Si, pero solo te dejaré tocar mis piernas… ¡No Luis!, mejor distraigámonos en otra cosa, no es posible, ¿Cómo con mi propio hermano?, no, no…me voy a bañar en agua fría o voy a salir a la calle a tomar un café y tú debes hacer lo mismo.


Cuando Elena comenzó a caminar hacia su recámara, Luis se puso de pie y la abrazó por los hombros.


-Perdón Elena, no te pongas así, estás desesperada, nerviosa, asustada.


Ella se dejó abrazar pegando sus nalgas al cuerpo de hermano, cerró los ojos su nerviosismo fué transformándose en excitación, sentía los brazos de su hermano sobre sus pechos que reaccionaron endureciendo sus pezones, sobre sus nalgas sentía el pene erecto de su hermano y sobre su cuello su respiración agitada que se detenía cada vez que él besaba sobre la piel de su cuello… Lo sabía, sabía que iba a ceder a lo deseos de su hermano.


-Me gustas Elena, eres la única mujer con la que me gustaría perder mi virginidad, quiero perderme en tu cuerpo y llenarme del placer de tenerte, quiero que tú, mi hermana a la que amo plenamente me enseñe a ser hombre en la cama, por favor no me rechaces.


Elena se dio la media vuelta y Luis bajó la mano a las nalgas de Elena y la juntó a su cuerpo, ella sintió sobre su vientre la erección de su hermano, sus ojos estaban llenos de lágrimas, miró a su hermano a los ojos y con voz entrecortada por el llanto le dijo


-Te odio, juro que te odio por llevarme hasta este punto, ya no lo resisto mas Luis, entiéndeme, no puedo mas, eres un desgraciado y te odio.


Luis se quedó pasmado ante las palabras de su hermana y dejó de abrazarla sus ojos se humedecieron y respondió con voz triste.


-No digas eso Elena, yo... me duele escucharlo,…es que estoy ardiendo, quiero… quiero sentir a una mujer…y no tienes idea de cómo deseaba poder estar solos tú y yo… juntos para pedirte…suplicarte…decirte que eres especial para mi, eres tan linda, contigo me siento seguro, te deseo, no sabes cuantas veces me he masturbado viendo tu foto, una vez Elena, solo una vez, piensa en lo mucho que te he deseado, de verdad te necesito.


-¡¿Y yo qué?!...¿Yo qué Luis?... ¿Lo que yo siento no importa?


-Claro que importa, solo que no lo has querido decir


-¡¿No le he querido decir?!... Me tienes en tus brazos pretendiendo hacerme el amor, yo estoy respondiendo como mujer, estoy siendo mujer en los brazos de mi propio hermano ¿y dices que no te he dicho nada?... ¡¿Que clase de imbécil eres?!...¿O que mierda de mujer soy yo?



Respondió Elena con llanto en los ojos apoyando su cabeza en el pecho de su hermano, él la abrazó acariciando su espalda y sus nalgas, le levantó la cara y le dio un beso en los labios diciendo "Tú eres la mujer mas bella y maravillosa de la tierra, por eso quiero que seas la que se quede con mi virginidad". Elena más calmada le respondió


-Luis, yo también he tenido noches desesperantes en que sueño que tú me haces el amor, ese sueño me despierta tendida boca arriba y pongo sobre mi cuerpo una almohada pensando que es tu cuerpo sobre el mío y mis dedos se encargan de acariciar mi sexo hasta que mi orgasmo se presenta y quedo dormida nuevamente. Te he deseado mucho pero nunca te pedí que tomaras mi virginidad…Te amo Luis, tenerte como hermano es lo mejor que me ha pasado en la vida, pero somos hermanos corazón…por desgracia somos hermanos.



-Tienes razón Elena, perdóname, voy a mi cuarto a masturbarme con tu foto y olvidemos este asunto.


Luis se separó de Elena y ella se llenó de un raro sentimiento, ¿ternura?, ¿amor?, ¿deseo?, ¿lástima?, no lo sabía, solo sabia que lo amaba y estaba dispuesta a complacerlo, se desnudaría frente a él y lo ayudaría a calmar sus deseos, "¿Y los míos?, seguramente no podré seguir reprimiendo este deseo que me está quemando por dentro" y mientras pensaba eso, tomó la mano de su hermano para detenerlo y le dijo.


-No Luis, hazlo frente a mi, solo recuerda que soy un ser humano y que estoy ardiendo en deseos, ya no lo resisto mas, ya perdí el control y….


Las manos de Elena temblaban por su nerviosismo, se levantó el camisón y se lo quitó, bajó su panty, levantó alternadamente sus pies para dejarla a un lado puso sus manos frente a su sexo tratando de cubrirlo, sus pezones estaban hinchados, erectos y en su sexo sentía la humedad de la excitación, su respiración era muy agitada, había perdido la cordura, soltó una risita nerviosa y se dio lentamente una vuelta completa para que su hermano disfrutara de su total desnudez y nuevamente frente a él le dijo.


-Te cedo la responsabilidad de detener esta locura, yo ya no puedo, estoy ardiendo, me hiciste pasar el punto sin retorno…Has conmigo lo que quieras.


Luis le quitó las manos de su sexo sin que ella pusiera resistencia, le levanto los brazos hacia los costados y admiró su cuerpo, la abrazó y ella respondió pasando sus brazos sobre el cuello de su hermano y juntaron sus bocas saboreándose las lenguas apasionadamente, él acarició con sus manos los pechos de Elena que al sentirlo separó un poco su cuerpo de Luis para permitirle las caricias, él le decía "Te deseo, eres muy bella, que lindos pechos", bajo su cabeza y los comenzó a besar y a chupar, Elena dio un brinco diciendo "despacio, aprieta con los labios, no los muerdas", le tomó una mano a su hermano y la bajó hacia su sexo y él con su dedo sintió por vez primera el placer de separar los labios vaginales y tocar la humedad femenina, sintió la entrada de la vagina, metió en ella la punta de su dedo y preguntó "¿Es ahídonde….?". Elena no respondió, solo intento bajar el pantalón deportivo de su hermano.


Luis se separó y se desnudó frente a su hermana, se sentó en la orilla del sofá recargando su cabeza sobre el respaldo para quedar recostado y le dijo "Haremos lo que estabas dispuesta a hacer, no te forzaré a nada, nunca lo haría, te quiero mucho como para obligarte o violarte" Elena que permanecía de pie frente a él dijo. "Por Dios Luis"…denotando su admiración por lo que veía, el pene de su hermano era muy grueso y grande, sobre el tronco que se curveaba hacia el vientre se resaltaban las venas y el glande hinchado brillaba por el líquido transparente que salía por su uretra.


-¿Por Dios qué?___preguntó Luis


-Es enorme y…. bonito, haría feliz a cualquier mujer


-Menos a la que deseo con toda mi alma.


Respondió Luis mientras observaba a su hermana desnuda frente a él, tomó su pene con una mano y comenzó a pasarla de arriba hacia abajo sobre su pene, le pidió a Elena que se acercara, ella subió un pie sobre el muslo de Luis quien comenzó a acariciar su pantorrilla y su muslo. "Que hermosa eres, estás deliciosa, me muero de deseos de tenerte", pasó su mano por la parte interna del muslo de ella hasta llegar al depilado sexo, Elena solo respiraba agitadamente y permanecía con los ojos fijos en el pene de su hermano, al sentir el dedo de Luis penetrar su vagina inspiró profundamente, cerró los ojos y exclamó "Ohh, me gustas Luis". El dejó de acariciar su miembro, bajó la pierna de Elena de su muslo, se enderezó y besó el vientre de su hermana, abrazándola por las nalgas.


Después de unos minutos en que la llenó de besos en el vientre y los pechos ella se separó, empujó a Luis hacia el respaldo del sofá, él se asustó, "Aquí termina todo""¿Quieres aprender?, te enseñaré entonces a disfrutar y hacer disfrutar a una mujer".pensó, pero Elena se arrodillo entre las piernas de él, tomó el pene con sus manos y con la vista fija en los ojos de Luis, besó su glande y comenzó a pasar su lengua sobre de el, lo acariciaba con sus manos pasándolas por todo el pene, besaba sus testículos, llenaba el glande con su saliva para facilitar el deslizamiento de sus manos y le dijo con voz entrecortada por la enorme agitación.



Abrió su boca y metió el pene en ella, era realmente grueso, tenía que abrir mucho su boca para moverla de arriba a bajo y que el pene entrara y saliera de ella, Luis tenía los ojos cerrados y gemía del placer, Elena movía su lengua dentro de su boca para acariciarlo en el glande, sacó el pene de su boca, al sentir esto Luis le dijo en tono de súplica.


-Sigue haciéndolo, yo te aviso cuando me vaya a venir.


Ella rió y le dijo


-No me importa si terminas en mi boca, pero eso será mañana, hoy vamos a tu cama para que sientas la emoción de tener el cuerpo de una mujer desnudo debajo del tuyo mientras ese…..
Elena detuvo un instante sus palabras dudando de lo que diría, pero se decidió a decirlo a sabiendas de la excitación que producen ciertas palabras y frases, ya la lujuria se había apoderado de ella y estaba deseosa de dar y recibir placer y continuó diciendo


-Mientras esa verga deliciosa que tienes conoce el calor de una vagina que la aprieta desesperadamente como queriendo apropiarse de ella. Quiero que sientas tu verga moverse dentro de mi, quiero que sientas mi vagina contraerse con fuerza sobre tu verga cuando se presente mi orgasmo, ya no me importa nada, solo quiero tenerte dentro de mi y ordeñarte toda tu leche.


Se puso de pie, tomó a su hermano de la mano para que también se levantara y caminaron hacia la recámara de Luis, ahí ella se acostó en la cama boca arriba y le dijo "Hazlo, estrénate con la mujer que te desea mas en el mundo" El se subió a la cama tomó su pene con su mano y lo acercó al sexo de su hermana, lo pasó por todo el sexo, Elena rió y le dijo "Mas abajo, ahí métela y disfruta de mi", Luis comenzó a empujar su pene y cuando había entrado el glande Elena dijo "Me rompes Luis", él se detuvo y preguntó "¿Te lastimé?"…"No, no al contrario tu verga estira mi vagina al máximo, es increíble, métela toda, despacio cariño, despacio pero hasta el fondo, hasta que no quede nada fuera de mi"

Elena gemía conforme entraba el pene de Luis, la llenaba, sentía como estiraba las paredes de su vagina hasta sentirlo empujar su útero, cuando su pene entró completo en el cuerpo de su hermana, Luis se recostó sobre de ella, la besó en el cuello y le dijo al oído "Gracias, eres la mujer mas dulce y hermosa que existe, me quema tu calor, me quema, te adoro Elena, eres única", ella sonrió, le tomó la cara con sus manos y se dieron un beso largo y húmedo, se separaron lentamente y ella le dijo "Comienza a moverte lentamente para que me acostumbre a esa delicia que tienes". Luis comenzó a moverse, Elena gemía llevada por la pasión con vocablos "Ahh, ohh, mmm"


Poco duró Luis moviéndose dentro de ella, cuando sintió en sus entrañas endurecerse mas el pene, desesperada le dijo "No Luis, no por favor, aún no" pero no lo pudo evitar, sintió en su vagina contraerse rítmicamente el pene que le indicaba que el semen de su hermano la estaba llenado dejándola a ella ardiendo en deseos por sentir un orgasmo, varias veces arrojó Luis su semen en las entrañas de su hermana, terminando su orgasmo Luis quedó en silencio recostado sobre de ella



-Perdón Elena, es que…que pena… has de decir que…


Elena que acariciaba la espalda de su hermano lo interrumpió diciendo


-Nada amor, no he de decir nada, estas cosas pasan y mas siendo tu primera vez, no te preocupes Luis….Todo fue muy presionado, mucho nerviosismo, es normal que esto haya pasado.
Quedó unos instantes pensativa besando el hombro de su hermano y agregó


-Tenemos una semana para que me hagas disfrutar como loca de ti.


Luis trató de levantarse pero Elena le dijo.


-No, quédate aquí sobre mi hasta que tu pene quede totalmente flácido.


-¿Lo podré intentar de nuevo hoy?


-Hoy o tal vez otro día, cuando quieras y las veces que quieras…


Cuando Luis perdió su erección Elena le dijo.


-No te salgas, antes pásame unos pañuelos desechables
Cuando él se salió ella cubrió su vagina con los pañuelos, se levantó con su mano en su entrepierna deteniendo los pañuelos y le dijo.


-No te levantes, espérame ahí, me limpio y regreso, creo que tenemos que hablar… y quien sabe, pudiera ser que me quites lo caliente…¡no te muevas de la cama!


Elena entró al baño y se sentó sobre la taza del wc... y ay termin no tiene buen final pero la historia es buena en fin adios