Este relato cuenta cómo me cogí o como me cogió mi tía-



El asunto es que mi tía es en realidad la (ex esposa de mi tío), que actualmente esta en pareja desde hace varios años con un señor menor que ella de unos 42 años. Ella es ahora una mujer de unos 54 años, en ese momento tenía unos 42, no es la típica mujer madura que todos quieren cogerse, pero hay algo en ella que me despierta un morbo increíble, es de estatura baja, debe andar por el metro 50, mas o menos, está media entrada en carnes, tiene un cola bastante normal para una mujer de su edad, media regordeta, pero lo que más morbo me da de ella son dos cosas, a saber: Su forma de ser “muy abierta”, siempre que me ve me abraza, me estruja contra sus pechos, me jode preguntándome si estoy con alguna chica, si me la cojo, me manotea la verga, todas esas cosas, pero siempre con un tono de broma?? Además de los comentarios de mis familiares y mismo de sus hijas de que cuando estaba casada con mi tío lo engañaba y que era bastante “trola”.Pero como es mi tía nunca quise ser yo quien intente algo.
Otra de las cosas que me da mucho morbo de ella son sus terribles pechos, tiene dicho por mi prima, su hija, unos 115cm de busto y eso que su espalda es muy pequeña.
Bueno el hecho es que siempre me excitó verla, por las conversaciones que tiene, por como me trata, etc.
Uno de los ejemplos de porque me excitan sus conversaciones ( a lo largo del relato voy a contar varias situaciones, espero no aburrirles ). Yo siempre fui muy compinche de su hijo (mi primo). Por lo que incontables veces me quedaba en su casa por algunos días, especialmente en los veranos. Uno de estos un tiempo antes de que sucediera la “gran cogida”. Fui invitado por mi primo a una quinta de unos amigos de mi tía. Fuimos pasamos el día en normalidad, en la pileta, ella con una malla poco excitante, enteriza, lo único bueno eran sus pezones enoooormes que se marcaban en ella.
Al regresar, yo me iría a la casa de ellos, volvíamos todos en el auto, medio apretados, yo iba atrás al lado suyo, después venía ella con su beba de 1 año, una amiga de mi tía y mi prima (21 años) adelante conducía la pareja de mi tía y mi primo de acompañante.
En un momento del viaje, debido al cansancio, la mayoría dormía menos mi tía y yo, en la parte de atrás claro, ella se levanta la remera y se le salen las dos tetas, instintivamente miro y veo dos increíbles pechos queriendo reventar el corpiño al levantar la vista la veo que me estaba mirando, me sonroje pero a ella no le interesó y me dice en tono bajo: - “Vistes como tengo las tetas me están por explotar, encima la beba no quiere tomar más leche hoy, me las tengo que masajear, porque sino siento que me explotan. Mira toca como las tengo” me agarró la mano y me la hizo pasar por toda su teta derecha. A lo que yo digo con voz temblorosa:-“Si tía las tenés muy duras”
Ella:-“Vistes me las voy a masajear”
Sacó las dos tetas fuera del corpiño y empezó a apretar sus pezones, a lo cual respondieron endureciéndose y también saliendo leche de ellos. Terminó, las guardó dentro de el corpiño siguió el viaje como si nada, yo a todo esto estaba con mi pija dura como un fierro (ven a lo que me refería cuando antes hablaba de su manera de ser?)

Al llegar a su casa se bañaron todos y cuando llega mi turno, entro al baño me desnudo, abro la ducha, empiezo a tocarme la pija que la tenía durísima como nunca antes la había tenido( imagínense, tenia 14 años y era la primera vez que tocaba unas tetas y encima eran la de mi tía, un morbo y un excitación increíbles ), cuando en eso veo en el cesto de la ropa sucia asomar algo negro, como de encaje, Siiiiiiiiiii, era la bombacha de mi tía, la agarré, la olí y sentí un olor que todavía siento, me las pasé por la pija, me masturbé y acabé como loco dentro de la bañera, las deje donde las encontré y me bañe.
Al salir del baño la veo en la cocina preparando la cena, estaba de espaldas, cuando me escucha salir, me dice que mis primos habían salido con su pareja a hacer unas compras que en un rato volvían, a lo que le dije q estaba bien, y si quería que la ayude con algo, y ella me dice si podía colgar la malla de mi primo en la soga, mientras ella terminaba de cocinar. Si le dije en un segundo lo hago. Fui al baño agarre la malla que mi primo había dejado en el lavabo y me dispuse a colgarla, para salir al patio debía pasar por detrás de ella ya que la puerta estaba donde terminaba la mesada de la cocina, justo donde ella estaba preparando la cena, y encima el espacio es muy reducido, me dirijo hacia el patio y al pasar detrás de ella, se tira para atrás apoyándome todo su culo en mi paquete, creo que lo hizo sin querer, y me dice:-“Epa sobrinito que linda forma de avisarle a tu tía que estas pasando por atrás” a lo que largo una carcajada, yo le sonreí y fui a tender la malla.
La cena siguió normal y así fue todo, siempre que la veía se mandaba alguna de las suyas, amamantaba a la nena en cualquier lado, no cuidaba el detalle, y ese morbo me mataba.
En una de las veces que me quede en su casa le encontré en su mesita de luz una caja de preservativos de 30, casi vacía, eso me excito y me pajee ahí mismo.
Otra vez, estaba durmiendo en el living de su casa, cuando escucho unos gemidos que venían de su cuarto, al rato escucho la puerta del baño, pero cuando volteo para ver, ya había entrado, al salir la veo en un body negro, con la parte de las tetas desabrochada, es decir con las enormes tetas al aire, y la parte de la cola metida toda en la zanja. Se fue a su cuarto sin advertir que estaba despierto, a lo que me masturbe un vez más gracias a las situaciones que mi tía me regalaba..
Otra vez en una reunión familiar estábamos en el departamento de su hija, que era pequeño y no había muchas sillas, yo estaba sentado en una de ellas en un rincón, ella pasa por mi lado y me dice no me dejarías sentar, si tía digo, cuando amago a levantarme ella me dice:-“No, así está bien” y acto seguido se me sentó encima mío. Yo no sabía que mierda hacer, yo tenía puesto una bermuda de tela fina, mi verga se estaba entonando y ella encima mío con un pollera larga de una tela muy finita y hablaba con una amiga de mi prima q estaba frente a nosotros. Mi pija estaba tomando color, se me estaba endureciendo cada vez y encima sentía toda la raja de su culo encima de ésta, veía como inconscientemente mi pene se escurría en su zanja, se ve que en un momento se dio cuenta y me dice:-“Epa!!!, Juancito, me pareces que ya estas dejando de ser Juancito…jajajajajaja” yo estaba con una excitación terrible y cuando dijo esto me puse rojo, a lo que ella empezó a hacer bromas con la amiga de mi prima, diciéndole:-“Huyyy Vanina, cuando este chico crezca, me parece que lo tendrías que tener en cuenta como pareja tuya..jajjaja. Te lo digo porque lo estoy sintiendo” Y se movía levemente como si me estuviera cabalgando y además lo disfrutara.
Al rato se levanto. Siguió la reunión y yo obviamente al llegar a mi casa me hice una gran paja pensando en ese momento.
Bueno el tiempo transcurrió como siempre, es decir de tanto en tanto aparecían situaciones como las que conté anteriormente, pero nunca pasó más de eso.
Un día de Enero, unos amigos de ella, habían alquilado una quinta Moreno, una localidad de quintas al oeste del conurbano bonaerense, el asunto es que durante la semana, los amigos que la había alquilado estaban ausentes debido a que trabajaban en la Capital Federal; por lo que pidieron a ella si la podía cuidar durante la semana, como ella vive cerca de esa zona accedió sin problemas, una de esas semanas me invitaron a ir con ellos.
Llegué un Lunes y el Martes, mi primo y mi prima, tuvieron que ir a la Capital, porque debían rendir unos finales de la facultad y de paso para estar más cerca se hospedarían en la casa de su abuela, por lo que quedamos, mi tía, su esposo, la beba y yo.
El miércoles por la mañana, el esposo de mi tía salió a trabajar por la mañana temprano y como es de costumbre llegaría a eso de las 11 de la noche, por lo que quedaríamos solo nosotros en la casa.
En ese entonces tenía yo unos quince años, ese Miércoles me levante a eso de las 10 de la mañana y la veo a mi tía con una malla enteriza, nada excitante por cierto, y encima tenía un pareo anudado en la cintura, la veo en la cocina y la saludo, ella se da vuelta me mira y me dice:-“Hola sobrinito! Como amaneciste? Vas a desayunar algo, porque ahora termino de ordenar la cocina y me voy a la pile, voy a aprovechar que la beba se fue con Héctor ( ese era el nombre de su pareja ), porque la iba a llevar a la de la abuela mientras el está en el trabajo, así que vamos a quedarnos los dos solos hasta la cena.
Yo respondí:-“ No tía gracias, me cambio y voy a la pileta con vos, ok?
Ella:-“Dale venite así tomamos un poco de sol!”
Yo:- “Bueno en 15 minutos estoy ahí.
Subí al cuarto que me habían asignado, me cambié y luego me dirigí a la piscina.
Al llegar la veo que justo estaba por tirarse de cabeza a la pileta, cuando salta se tira y da un panzazo terrible, a lo que me empiezo a reír y ella me dice:
-“De que te reís??? Nunca vistes a una señora de mi edad entrando de cabeza a una pileta?
Yo:-“Si, pero lo que nunca vi es a una señora de tu edad entrando tan mal!!!!!!!!!!! Jajajaja!!!!
Ella:-“Bueno vení y enseñame, ya que te haces el nadador……..jajá jajá!!!”
Yo:-“Bueno, dale salí que te enseño”
Ella sale, se coloca delante de mí a un metro aproximadamente, y me dice:
-“Dale acercate que desde ahí no creo que me puedas enseñar mucho”
Entonces me coloco detrás de ella y le digo que se incline hacia delante, y que pare la cola, ella hace lo que le digo, pero lo hace medio mal, entonces me pongo justo detrás de su cola y le agarro la cabeza, indicándole que la baje más. Al hacer esto sin querer le metí una apoyada terrible en su ojete, todo sin querer.
Ella, se da vuelta y me dice: “Epa, eso era parte del aprendizaje???????
Yo rojo de la vergüenza le digo:-“No tía, perdoname fue sin querer!!!!! Yo no quise……
Ella:-“No seas tonto, mirá si vas a querer apoyarte a esta vieja”
Yo:”Como vieja?? Estas en carrera todavía tía!!!!!!!
Ella en ese momento manotea mi verga (que estaba durísima por la apoyada) por encima del bañador y me dice:-“Mmmm a juzgar por la dureza de tu “amiguito”, es verdad que estoy en carrera”…….jajajajajaja!!!!
Bueno luego de esto me quede pensando un poco en mi interior, pero al momento se me pasó esa calentura, porque sabía que ella era así, que siempre bromeaba con esas cosas y además era mi tía.
Luego del almuerzo, ella me dijo que si quería dormir la siesta en el cuarto de ella, que era el único que tenía tele y aire acondicionado, yo acepté.

Antes de ir al cuarto fui al baño, entonces al entrar al cuarto ella ya estaba en la cama acostada viendo la tele, me recosté a su lado, no mediamos ninguna palabra.
A los 20 minutos me di cuenta que ella estaba dormida, y no se porque me invadió una curiosidad con mezcla de excitación tremenda, de poder acariciarla mientras ella dormía, se había sacado la malla y tenía puesto un vestido que le llegaba hasta un poco antes de las rodillas, y debajo obviamente tenía ropa interior.
Estaba muy ansioso de ver algo de su ropa interior y de acariciarla, pero lo único que me frenaba era el miedo de que ella se de cuenta y se armara una lío terrible.
Entonces seguí mirando tele, hasta que en un momento se da vuelta y queda de costado dándome la espalda; esta acción hizo que el vestido se levantara y dejara asomar un poquito de los cachetes de su morbosa cola, como el vestido era bastante suelto me di cuenta de que podía levantarlo un poco con mis dedos y ella no se daría cuenta. Lo levanté al punto de dejar al descubierto ese culo que me excitaba y me provocaba un morbo increíble.
Desde ahí pude observar una cola bastante grande, redonda, bastante parada para la edad, y lo más curioso sin nada de celulitis (obviamente de todas estas cualidades me dí cuenta cuando tuve otras experiencias con cuales compararlas, en ese momento para mí era la mejor cola de todas) tenía un bombacha de encaje negro metida hasta la mitad de la zanja de su culo y en la parte de la conchita se le marcaba como una rayita. Yo estaba muy caliente, así que me tape con las sábanas y saqué mi poronga afuera del bañador, la tenía muy dura y muy parada, tanto que me daba un poco de dolor. Me empecé a pajear contemplando la cola hermosa que tenía, hasta que no aguanté más y le empecé a acariciar primero un cachete, luego el otro. Mientas con una mano hacía eso, con la otra me seguía acariciando la poronga, de vez en cuando me tocaba a cabeza de la pija y con el flujo que me salía se lo pasaba por la cola a mi tía. Estaba realmente extasiado, sentía que en cualquier momento iba a acabar, pero quería hacer otra cosa antes de largar todo el torrente de leche que se estaba juntando en mis duros huevos.
Fue entonces que deje de sobar los cachetes de la cola, para pasar a acariciar suavemente su conchita, comencé con el dedo mayor recorriéndola de arriba hacia abajo lentamente, hasta que empecé a meter más presión en mis masajes, justo en ese momento como era de esperarse mi tía giró su cara y me miró por arriba de su hombro, la situación fue terrible, yo con mi poronga durísima y goteando líquido preseminal de su enorme cabeza en una mano y con la otra tocándole la concha.
Me quedé helado, ella me miró y me dijo que era lo que estaba haciendo, yo le dije que me disculpe pero que la verdad es que estaba excitado y no me pude aguantar, le pedí perdón, a lo que ella me dijo, bueno vamos a hacer una cosa yo te saco esa molestia que tenés en el pitito y vos me das unos masajes y otras cosas más, ok?
Yo la verdad que no podía creer lo que estaba escuchando, pero bueno me dejé hacer.
Me dijo quedate boca arriba y dejá que la tía haga.
Se colocó de rodillas a mis pies y me empezó a tocar la poronga, me la recorría con sus dedos de arriba hacia abajo, rozándola con sus largas uñas una y otra vez, me apretaba los huevos, que en ese momento yo creía que me iban reventar de lo hinchado que los tenía, en un momento me mira y me dice te gusta como te pajea la tía, te gusta Juancito? Sí tía me encanta.
Bueno ahora te la voy a hacer más fuerte y te la voy a chupar.
Empezó a pajearme de una manera deliciosa, a un ritmo frenético y luego me la empezó a lengüetear, qué boca más caliente que tiene la hija de puta yo empecé a gemir.
Ella me dice: Te gusta sobrinito, te gusta como te chupo la pija, dale, dale!!! Que me quiero tomar toda tu lechita.
No aguanto tía, te la doy toda tomátela.
Largué un chorro de leche que le inundo toda la boca, ella seguía chupando y chupando, era muy morboso se le escapaba la leche por los costados de su boca.
En eso para de chuparla y sigue pajeandola hasta que se pone dura, se para en la cama se saca el vestido y queda en ropa interior, me dice ahora Juancito chupame las tetas.
Le saque el corpiño y dejé al aire esas tetas enormes y hermosas que tiene se las chupé hasta el cansancio ella gemía sin parar y me decía cosas chanchas como dale pendejo chupale las tetas a la tía que está re caliente, dale no pares.
En un momento me separo, me acostó en la cama, se sacó la bombacha me acarició la pija y se me sentó en ella.
Ahhh, ahhhhhhhhh que buena que está tu poronga, que dura, ahhhhhh ahhhhhhh, soy tu puta pendejo, cogeme, cojéeme. Ahhhhhh
Estuvo así como por unos 5 minutos creo.
Luego se levanta y se pone en 4 patas y me dice: dale ven yo te saqué la leche, vos sacame la calentura que me hicistes agarrar, acariciame la concha antes de metérmela-.
Me puse detrás de ella y empecé a frotarle mis dedos por su argolla, gemía como una gata en celo, arqueaba el cuerpo.
En un instante me dice que le acaricie el culo que le encantaba, eso hice.
Hasta que no aguante más y le empecé a frotar la pija por la concha, muy mojada por cierto, hasta que por los flujos de ella y los restos de mi leche se metió sola en su hermosa conchita, la empecé a bombear ella seguía gritando como una puta, hasta que en un momento dio un movimiento con su orto y me saco la poronga de su concha y me dijo: clavamela por el culo, dale
Se la metí de a poco, no costo mucho entrar, se notaba que ese culo tenía mucho usa, además por lo mojada que tenía mi verga de sus jugos mezclados con los míos era como un jabón.
Ella gritaba de dolor y de placer estaba como una puta.
Me decía: Dala, daleeeeeeeeeeeeeeee ponemela dale pendejo, dale ahhhhhhhhh que rica pija que tenés que larga, me duele, pero me gustaaaaa, Siiiiiiiiiii.
Dale hacele el orto a la tía que es una puta dale.
No aguante más y acabe adentro de su caliente culo.
Ahhh gemí. Se la saqué y pude ver como chorreaba la leche de orto y se resbalaba hacia las piernas.
Se levanto me miró y me dijo: Bueno espero que te haya gustado el regalito de la tía, yo se que te has pajeado varias veces con mi ropa interior, porque las encontré con lechita, también se que me mirás muchos la tetas, así que en parte esto te lo debía, además cuando empezaste a acariciarme por encima de la bombachita me calenté mucho. De más está decir que esto queda acá y no creo que vuelva a repetirse.
Dicho esto se fue al baño se baño y al salir todo era como antes se acostó a mi lado y se durmió.
Bueno desde esa vez no he vuelto a cogerme a mi tía, pero cada vez que lo recuerdo me excito muchísimo.
Espero que les haya gustado, Saludos
silver_arrow

No olviden comentar y recomendar!