Ellos trabajaban juntos hace un par de años, por el tipo de trabajo que tenían estaban casi en contacto las 24 hs, arreglando cosas de la oficina en cada momento, y mas allá de que siempre jodian con el doble sentido, nunca había pasado nada, y ninguno se lo tomaba en serio; pero con el pasar del tiempo fueron entrando cada vez mas en confianza, contándose mas detalles de su vida privada, sus problemas, y sobre todo, sus gustos, que para sorpresa de ambos, cada vez se daban cuenta que tenían muchos en común. A raíz de ello, se empezaron a ver diferentes, ya no solo eran amigos del trabajo, sino que ya se observaban, como hombre y mujer.
En el transcurso de la semana, se enteraron que en un par de días, tenían que viajar a la sucursal de Trelew, para una capacitación, solo ellos dos.
La semana siguió como de costumbre, solo que ahora hacían chistes mucho mas picantes sobre este viaje prometiéndose aventuras y sensaciones inolvidables; reían después, simulando decir chistes.
Llego el día del viaje y ya en el aeropuerto, él la veía llegar, admiraba su figura de lejos y a mediada que se iba acercando podía distinguir la forma de su corpiño bajo la camisa blanca, sus caderas marcadas por una falda y sus largas piernas que terminaban en unos zapatos altísimos. No podía dejar de observarla, ella con una simple sonrisa caminaba en su encuentro.
Por otro lado, ella pensaba en lo que iba a generar ese viaje, temía pero la excitaba la idea de estar finalmente solos....
Se saludaron con un beso, cerca de la boca, como siempre, mientras subían al avión, hablaron de cosas banales, y se notaba cierto nerviosismo entre ellos, los dos dijeron que se debía al vuelo y una vez sentados, empezaron con sus juegos de doble sentido una vez mas. Ella le pregunto si se iba animar a hacer algo de lo que venían hablando, el se río y se inclino sobre ella como para besarla, sorprendida de su actitud, le dijo:
- Acá no, esta lleno de gente!!!
- Acá no? - pregunto él - en donde si?
Ella se puso colorada, y le dijo que era un tarado, que no se la crea tanto, que eran solo chistes.
Bajaron del avión y se tomaron un taxi hasta el hotel en donde se hospedaban.
Llegaron a sus respectivas habitaciones, y cada uno por su lado se organizo su ropa, se ducharon y se pusieron mas cómodos pensando no en la capacitación, motivo del viaje, sino en lo que iba a llegar a pasar después...
Salieron a cenar no muy lejos y él pidió un rico vino tinto, plato de pastas y ella, pescado con vegetales.
La charla fue muy amena, la vida, familia, expectativas de la capacitación pero a medida que bajaba la botella de vino, subía la temperatura de ella; él sabia lo que producía el alcohol en ella, y lo aprovecho.
Comenzaban las risitas tímidas, las miradas mas profundas, las charlas mas subidas de tono....ya se deseaban, ya sentían que era el momento...
El de golpe se levanto de su silla y ella lo miro asombrada....
- Vamos afuera?, dijo él.
- Claro....respondio......
Empezaron a caminar por la vereda, aguantando el frío que hacia esa noche, ella se acerco mas a el, lo agarro del brazo para protegerse del viento, el la miraba, caminaban rápido, sin decir nada en dirección al hotel, de repente el la llevo al palier de un edificio y sin decirle nada se paro enfrente a ella, se acerco y la beso, ella no se resistió, se besaron un largo rato hasta que el le dijo:
- Tenía muchas ganas de hacer esto.
- Yo también tenia ganas.
Se besaron de nuevo, y se agarraron de la mano y fueron al hotel sin decir nada, se soltaron recién en la puerta del hotel, agarraron sus llaves, saludaron al encargado y subieron al ascensor, apenas se cerro la puerta, volvieron a besarse, esta vez con mas intensidad, agarrandose fuerte, sus manos estaban en su cintura, las de ella en su nuca, atrayéndolo cada vez mas. Llegaron al piso y fueron a la habitación de ella, cerraron la puerta sin dejar de besarse y se empezaron a sacar los abrigos mientras se empujaban hacia donde estaba la cama. En ese momento no importaba nada mas, no había inhibiciones, se deseaban con tantas ganas y sin pensar él ya la estaba desnudando....verle el hombro a medio descubrir lo excito y ella lo noto, mirándolo a los ojos le sonrío y sin titubear bajo sacándole todo el pantalón de un saque, quedando a la vista su sexo erecto, ella lo agarro con su suave mano y comenzó a frotarlo y sin decir mas nada se lo metió todo en su boca, sentía su lengua recorrerlo de punta a punta, él se excitaba cada vez mas, viéndola en esa posición chupándosela como si fuera la ultima vez. La agarro del cabello y la presiono aun mas, era impresionante la forma en que lo hacia, parecía conocerlo de siempre...
Él la toma de sus hombros y la levanta, comienza a besarla en el cuello y a recorrer toda su espalda con sus manos, le besa los hombros y baja a sus pechos, sus pezones estaban duros de excitación, los apreta, los muerde lentamente, le encantan....quiere mas.....
Siguió besándolos mientras se sentaba en la cama, acariciando su espalda, apretando su cola, besándola cada vez mas abajo mientras ella acariciaba su cabeza, tomo una de sus piernas y la subió a la cama, ella mantenía el equilibrio apoyándose contra el, mientras el pasaba su lengua por su cuerpo, sintiendo la excitación que venían reprimiendo hace mucho. Ella empezó a gemir, el apretaba su cabeza tratando de llegar lo mas lejos posible con su lengua, extasiado por la excitación y los ruidos que ella hacia, el se acostó sobre la cama, mientras ella en caminando en cuatro patas se acercaba a su boca para volver a besarlo, se sentían muy cerca, húmedos y despacio ella lo guío adentro suyo, era el momento que los dos esperaban, los dos disfrutaron esa sensación, se miraron a los ojos y con una sonrisa en su cara, se empezó a mover lentamente, mientras, con sus manos lo acariciaba por todos lados, luego se empezó a tocar los pechos ella misma y el la ayudaba y agarraba sus caderas acompañando su movimiento. Tomo la mano de él y se llevo un dedo a la boca, lo chupaba con placer gimiendo y de a poco el movimiento de sus cuerpos comenzó a ser más veloz.
Ella comenzó a sentir en su estomago unas cosquillas que iban bajando hasta su ser, estaba acabando como nunca antes, se sentía mojadísima, sus manos transpiradas se tocaban, se entrelazaban, ella quería seguir...
El la puso boca abajo acostada en la cama y la volvió a penetrar, lo excitaba verla así, podía contemplar su arqueada espalda y la besaba con fascinación, sentía que su momento iba a llegar y comenzaba a gemir cuando ella lo detuvo y le dijo que la dejara a ella, lo quería sentir en su boca, se dio vuelta y así sentada en la cama comenzó a besarle su miembro que ya estaba por explotar y así fue, sintió su lengua caliente rodeándolo y no se pudo contener, con un fuerte gemido acabo en su boca, agarrandose de su cabeza, de sus hombros, mientras ella no dejaba de mover su lengua y el no podía hacerlo para decirle lo que estaba sintiendo, se miraron y se sonrieron, ya en la habitación solo se escuchaba sus respiraciones entrecortadas por tanta excitación...