cromosoma y (5)

Era de noche. Emmanuel estaba recostado en su propio dormitorio. Su nueva criada, Megan, limpiaba encima de su sitio. Ella no usaba ninguna ropa, pues Emmanuel le ordenó que ella limpiara su cuarto, mientras estaba desnuda. Ella estaba de rodillas, sacando el polvo por debajo de su mesa. Emmanuel estaba viendo su trasero, gozando de la vista. Repentinamente, hubo golpes en su puerta. "entre", dijo Emmanuel. Su mamá abrió la puerta y Karen estaba con ella. Karen, estaba también bajo control mental, y obediente a Emmanuel. "ella está aquí para verle", dijo su mamá. La mamá miró Megan y dijo, "podrías venir conmigo por el momento". Megan se levantó, de lo que ella hacía y siguió a la mamá de Emmanuel, diciendo, "sí madame." Megan desapareció con su mamá, fuera de su dormitorio, cerrando la puerta detrás de ella, dejando más privacidad entre Emmanuel y Karen. Como recordaran Megan era tía de Karen. Karen, La mamá de Karen y Megan, estaban todas bajo hipnosis, forzadas a obedecer a Emmanuel, y Emmanuel hipnotizó a su mamá para que aceptara todo esto, Megan que daba uniforme a ella como actual IE un criada. Mientras que estaban solos, Emmanuel se levantó y comenzó a quitarse la ropa, diciendo Karen, "desnúdate también. Quiero que te acuestes conmigo". Karen contestó, "sí, mi amo". Karen se quito sus ropas. Mientras que ella todavía estaba parada, Emmanuel se acostó en la cama, desnudo, y él le dijo, "puedas apagar las luces también." Karen caminó al interruptor del cuarto y apagó la luz. Ella caminó a la cama y se recostó al lado de Emmanuel. Él la agarró y la besó en los labios. Él recostó su cabeza en su almohada, mientras Karen apoyo su cabeza en el pecho de su amo. Su mano derecha estaba en su pecho derecho, acariciándolo y dándole masajes al pezón. "entonces, viniste verme", dijo. Él ya sabía por qué. Ella cabeceó. Ella dijo, "traje la lista de la gente, que ahora también son sus esclavas". Emmanuel sonrió mientras decía "excelente". Él había programado a Karen, para buscar a otras estudiantes, engañarlas y ponerlas bajo hipnosis, por lo tanto convirtiéndolas en esclavas de Emmanuel. "¿Qué hay acerca de la señora DuBois? ¿Hizo lo que le fue ordenado?" Karen cabeceó, "Sí amo, ella también me dio la lista de las profesoras, que ella manejó para hipnotizar y hacer obedientes a cada uno de sus comandos". Después de que él hipnotizara a los tres rubias (Karen, Megan y Jennifer) y a su propia mama, para que aceptara sus decisiones, Emmanuel entonces snuck en su preparatoria y fue al otro lado del edificio de la escuela, que era una parte abandonada de la misma. Él hipnotizó a la señora DuBois, su rubia profesora de francés, poniendo a cinco personas bajo su control pero solamente utilizó cuatro como esclavas sexuales (quién todas sucedieron ser hembras caucásicas rubias). Karen fue hecho para mantener vigilada a la señora DuBois.


Entonces Emmanuel le dijo a Karen "quiero que te pongas en cuatro, como perrita". Karen se colocó, en sus cuatro. Emmanuel se arrodillo y entro en su culo, desde atrás. Él empujó su verga duro y rápido, apretando sus pechos. Ella hacia los gemidos de ser cogida, gemía por el dolor y el placer. Después de que él la cogiera por el ano, ambos se acostaron en su cama por un rato. Él acariciaba su bello pelo rubio y después le dijo que, "tráeme sus listas, la tuya y la de la de la señora DuBois". Karen se levantó de la cama y por como ella caminó, él podía ver su esperma el exudar hacia fuera de su culo, manchando y goteando por debajo sus largas y sensual piernas. Ella caminó a su bolso y sacó las listas. Había dos, entonces caminó de nuevo a Emmanuel, dándole las listas. Él entonces le dijo, "enciende las luces". Karen caminó de nuevo a donde estaba el interruptor, y las encendió. Emmanuel leía los nombres en la lista de Karen, en cuántos los estudiantes femeninos ahora bajo su control el sonrió. Eran Muchas nenas, desde calientes rubias y ardientes pelirrojas a Latinas atractivas y afro americanas sofocantes, a todas a las porristas y atléticas. "bien, muy bien ", decía Emmanuel para si mismo, contando su suerte. Él entonces leyó la lista de la señora DuBois, de las profesoras que ahora estaban bajo hipnosis (por la señora DuBois) y hechas para obedecer Emmanuel, puesto que ella los enseño la foto de su "nuevo amo". Él vio la lista. Éstas eran todas profesoras calientes y atractivas. Él se relamía los labios. Él también tenía los números telefónicos de Karen y de la señora DuBois. Él se sentía como los masones, haciendo funcionar el mundo en secreto. Él ahora tenía muchas profesoras, todas que actuaban normales pero al ver a Emmanuel, sabrían quien es su amo y debian obedecerlo y al mismo tiempo, hechas para actuar cuidadosas no revelar sus verdaderos formas de ser, en caso de que hubiera alguien entre ellas, que no era su esclava (y meter a Emmanuel en problemas, por toda clase de cosas y talvez mandarlo a la prisión).


Un nombre de una profesora ahora él miraba, era la señora McKenzie. Ella era una atractiva profesora. Ella enseñaba matemática y como muchos de los profesores, tenía un cuerpo apto y atractivo, puesto que ella se preocupaba de su peso. Muchos de sus estudiantes hombres, e incluso algunas chicas lesbiana, le dijeron muchas veces, que ella parecía la ardiente actriz pelirroja Melinda Clarke, del programa de TV O. C. Emmanuel dio a Karen instrucciones específicas, para la señora McKenzie. "deseo que le digas, que venga a tu casa, esta viernes en la tarde, al rededor de las ocho, y muéstrale tu sótano, así tu puedes mandarle, venir a mi sótano. Quisiera que ella viniera aquí, de tu sótano al mío." "entendido", cabeceado su esclava Karen. Emmanuel tenía aún más planes. "y a propósito, también quisiera que ella usara cierto tipo de ropas. Si ella ya hizo planes para el viernes, debe cancelarlos. Mi noche es mucho más importante que la suya". Emmanuel susurró al oído de Karen, que es lo que quería que la señora McKenzie hiciera.


Viernes en la noche


El sótano ahora era diferente. Su mamá iba a tener cierta diversión con Megan y Jennifer (sus nuevas criadas) y él iba a tener su privacidad, dentro de su sitio rediseñada habitación en el sótano. Él tenia allí una cama, así como un calentador (por invierno) y también una televisión, con su sistema de DVD y una colección de DVD’s gratis (que él consiguió que féminas compraron para él). Él tenía pequeñas lámparas, a alumbrar el sótano y estas luces eran rojas. En el extremo de su cama del sótano, frente al televisor, la puerta secreta del pasadizo del sótano, que no estaba no bloqueada. Esto significada, ese cualquier futura esclava podría ir para alla, cuando él lo deseara. Él hizo que su mamá pidiera una pizza para él y una botella de refresco. Él tenía platos y vasos listos. De repente, la puerta del sótano se abrió y estaba parada, señora McKenzie, sosteniendo una linterna. Ella sonrió a Emmanuel, diciendo, "usted envió por mí, amo". "seguro, esclava", Emmanuel rió cruelmente entre dientes. La señora McKenzie tenía pelo rojo corto. Ella usaba una mini falda negra y un sujetador negro, por debajo de su chaqueta azul algodón. Ella cerró la puerta interior del sótano detrás de ella. "pedí una pizza para nosotros. Eso esta bien por usted, señora McKenzie?", Emmanuel pregunto. "amo la pizza, me encanta mi amo", contestó la señora McKenzie. "entonces ¿Cuál es tu nombre?", preguntó Emmanuel. La señora McKenzie contestó, "Paula señor". "Paula muy bien. Desnúdate, Quiero que vengas y que recuestes horizontalmente, en mi cama. Vamos a comer pizza y ver películas." Paula se quitó todo la ropa y las dejó tiradas en el suelo del sótano, con su linterna. Ella después se fue a cama y se recostó, tal y como se le ordenó. Él abrió la caja de pizza y utilizó el cuerpo desnudo de ella, como un plato de sushi. Él también puso una película. Era "Jurassic Park III". Mientras que él comía el alimento de su cuerpo, él gozaba solo. Pero él miraba por de bajo de la boca de Paula y podría decir, que su esclava también tenía hambre. Él tomó una rebanada y después la alimentó, ella comió el la orilla mordida de la rebanada, cómo la mujer de los sushi comería los sushi, alimentada con ellos por sus clientes masculinos. Ella comió y gozó. La película era emocionante. Después de que él y ella acabaran el comer, él entonces pidió que ella se levantara. Él les sirvió ambos coca (coke), en sus vasos. Ella le tomó el vaso y bebió, tenía sed por haber caminado y de la comida. En cuanto a Emmanuel, él estaba bebiendo pero miro los enormes y pálidos pechos de Paula y entonces sonreído. Él recordó esa escena de Sol Naciente (Rising Sun) donde el hombre de negocios japonés miraba malignamente a su esclava pelirroja y después colocó su vaso debajo de su pecho y ella tuvo que sumergir su pecho, en el vaso y entonces después de sacarlo, bebió la parte mojada de su pezón. Emmanuel hizo lo mismo. Paula sonriente colocó su pezón en su vaso y lo sumergió lo mas que sus enormes pechos blancos se lo permitieron. Él entonces lamió el líquido del refresco, de su pezón. Sabroso.


Después de la película y de la pizza, estaban ambos acostados debajo de la manta, mirando una película porno que él adquirió, a través de su esclava. Él veía una pelirroja siendo cogida en el culo, ella alegaba con su violador. Emmanuel después miró Paula y sonrió. Él acaba de tener una idea. Él tomó el control remoto (mando a distancia) y apagó la película. Paula miraba su estudiante/amo. "tengo una idea" dijo él y se levantó de su cama y caminó a una pequeña mesa, que tenía dos pañuelos para atar en ella. Él miró por detrás a Paula y sonrió. Ella sonrió detrás en él, lista a hacer lo que él quisiera que ella hiciera, pero más como, dejando que el conseguirá cualquier cosa que el quisiera con hacerle a ella, o a su cuerpo. Emmanuel ato sus muñecas juntas, en la parte superior del poste de la cama. Él después se separó las piernas y ató cada tobillo, a un poste separado de la cama, en la parte de los pies de la cama. Él después tomó un paño y amordazó su boca rudamente, sonriendo con su trabajo. Ella era una visión deliciosa. Su pelo púbico rojo parecía listo para la diversión. Sus pechos estaban enormes y miró jugar con ellos y azotarlos. Él entonces susurró a ella, "escucha mi esclavo del pelirroja. Vamos a jugar un juego. Vamos a jugar un juego de violación. Usted va a ser la víctima de la violación y yo seré el violador, ¿Esta bien?". Ella cabeceó, entendiendo su idea. Ella iba a intentar y a luchar, y sientir el horror real de que ella no dio ningún consentimiento y que él cogía el infierno fuera de ella. "ahora comenzamos", dijo Emmanuel sonriendo. Ahora los ojos de Paula dieron vuelta, de obediencia, del miedo. Ella sacudió desesperada y desamparadamente su cuerpo y se retorcía bajo la mordaza de la boca. Ella parecía realmente asustada, pero estaba demasiado abandonada para hacer cualquier cosa. Él le dio una bofetada y ella intenta luchar pero al final lloraba y gritaba. Emmanuel era su estudiante y él estaba a punto de violar su cuerpo desnudo. Emmanuel miraba y se sentía su vello púbico rojo. Él se levantó de su cama y tomo su máquina de afeitar. "despídete de esos el pelos rojos entre tus piernas, perra", dijo riendo Emmanuel y comenzó a afeitar su pubis, hasta que ella no tenía ni un solo vello solo apenas una grieta entre sus piernas. Las lagrimas fluyeron bajo de sus ojos. Él lanzó lejos el pelo rojo afeitado. "ahora esa es manera que adoro. Sin un solo pelo de mierda sobre el agujero ", rió Emmanuel. Él se levantó sobre ella y entonces empujó su herramienta dentro de su vagina y comenzó a cogerla. Sus ojos se veían crueles y ella era demasiado impotente como para hacer cualquier cosa. Sus manos exprimieron sus pechos, triturándola y amasándolas como puré de patatas. Ella se retorció y gritó debajo de esa mordaza de la boca. Él estaba lastimándola por sus movimientos.

***

Después de cogerla, él encendió una vela. Emmanuel tenía más planes para Paula esta noche. Él se levantó en la cama otra vez y dejó que vela estuviera goteando hacia su conejito abierto y expuesto. "ahora sostén esto Paula, mantenlo inmóvil. Esto no lastimará un pedacito ", él dijo de forma fría. Por supuesto lastimaría. Él dejó la vela era cayendo sobre su conejito. Ella se retorció por el dolor. Se veía que su coño iba tomando un color rojo y lo veía quemado, excitado el cruel estudiante de la preparatoria. Después de dejar la vela gotear sobre su conejito, pasó la vela por encima sus pechos y se cercioró de que, goteara en ambas pezones y arriba todo sus pechos. Sus pechos estaban pálidos, con algunas contusiones rojizas. Significó que le lastimaban y dolían. Ahora, estaban a punto de conseguir más dolor. Sus pezones se volvieron del color rosa al cobre. Paula cerró los ojos y sacudió su cabeza en dolor. Ella se sentía como estar en el infierno. Emmanuel se sentía como estar en cielo. Él odiaba la clase de matemáticas y le hacía esto a ella, por todas las veces que ella reprobó a este filipino-americano en matemáticas. Ahora él conseguía revancha, aunque la proporción era extrema. Él terminó riendo, de su propia crueldad. Después de "ENCERAR" sus pezones y conejito, él se detuvo. Paula ahora estaba llorando. Él iba demasiado lejos. Esa noche, durmieron juntos. Ella iba a casa la mañana siguiente y después de que él le dijo que el juego había terminado, ella entonces se preguntaba, porqué ella justo ahora estaba llorando.

cromosoma y (6)

Se recomienda leer algunas de las partes anteriores

Aquella tarde Emmanuel había estado pensando a que esclavas usaría el fin de semana, estaba sentado sobre su cama observando las fotos, que tenia encuadernadas de todas sus esclavas, que por orden suya su propia madre, ayudada por sus mucamas Megan y Jennifer, habían preparado para el donde estaban las fotografías y breves descripciones de cada una de las esclavas del preparatoriano, en esa libreta se encontraban las alumnas mas hermosas y atléticas de la escuela, las profesoras mas sexys de la misma escuela y reciente mente algunas de las nuevas compañeras de trabajo de su madre, quien ahora trabajaba como directora en la compañía donde antes trabajaba Jennifer. Era un archivo tan completo, que incluía incluso una lista de la ropa que tenia cada esclava, los perfumes que usaba y hasta el tipo de comida que prefería.


Emmanuel se encontraba solo en boxers cuando tocaron a su puerta "adelante" dijo Emmanuel, eran las maduras mucamas de la casa Jennifer y Megan que antiguamente habían sido madre y tía de su mejor amigo quien después de la plaga del cromosoma Y había pasado a mejor vida, "hemos venido a hacer la limpieza de su habitación, amo" dijeron ellas estando paradas frente a el y con la cabeza agachada. Ambas eran sus esclavas rubias y se veían realmente suculentas en los trajes de sirvientas francesas que había elegido para ellas, vestidos negros con minifaldas y que dejaban los hombros descubiertos, delantales blancos que apretaban aun mas sus enormes y deliciosos pechos, con escotes que llegaban casi a los pezones, además debían usar ropa interior una talla mas chica de la suya, pues según Emmanuel eso las hacia ver aun mas apetecibles, medias de red negras y zapatillas de tacón debían complementar el uniforme, y ambas coronadas con las clásicas cofias de ese tipo de uniformes.


Él las miro con desdén pues estaba un poco cansado de verlas ir y venir por toda su casa, podría decirse que estaba aburrido de ver sus cuerpos, pero no se deshacía de ellas porque eran quienes le daban a su madre la satisfacción sexual que necesitaba para relajarse. Emmanuel asintió con la cabeza, mientras les decía "comiencen, y háganlo rápido putas, porque quiero sentir sus bocas" "si señor" contestaron las dos hermanas. Cuando terminaron, ambas se arrodillaron, una a cada lado de Emmanuel Jennifer a la izquierda y Megan a su derecha, con sus manos empezaron a acariciar la entrepierna del joven filipino-americano, y este les ordeno "dije que quería probar sus bocas, no usen sus manos" ambas colocaron sus manos tras su espalda y con sus labios lograron sacar el órgano viril de su amo, empezaron a lamer el flácido miembro que poco a poco iba tomando firmeza, cuando estuvo suficiente mente duro, Megan se lo metió a la boca, casi por completo y después de algunas mamadas se lo ofreció a su hermana Jennifer, quien también le dio algunas fuertes mamadas, así estuvieron algunos minutos compartiendo el pedazo de carne de su amo, hasta que él aviso "voy a correrme y quiero que las dos recibieran mi semen en sus caras y pechos." Así lo hizo su par de esclavas, ambas se pusieron en posición adecuada aun con las manos en las espaldas y él dirigió el chorro a sus rostros y sus enormes pechos, ambas quedaron bañadas con algunos grumos en sus caras otros en sus pechos y algunos otros en sus rubias cabelleras. Por los que Emmanuel dijo "límpiense una a la otra con sus lenguas", y de inmediato obedecieron, probando por enésima vez ese semen que para ellas era el manjar mas deliciosos del mundo, era todo un espectáculo ver a dos rubias hermosas y como ellas y además hermanas, aunque un poco maduras, lamiendo cada parte de sus caras e ir bajando por sus cuellos hasta sus pechos que estaban medio descubiertos por los uniformes, y para terminar como un regalo especial para su amo compartieron los restos de semen que tenían sus bocas con un delicioso beso blanco entre hermanas, aunque aun quedaban restos de semen en sus rubias cabelleras, así lo dejaron por disposición de su amo.


Al terminar de limpiarse Jennifer le pregunto "que desea para cenar amo" el respondió "pescado frito, papas a la francesa y arroz al vapor, y díganle a Karen que quiero verla lo mas pronto posible". Karen fue la primera esclava de Emmanuel, y ahora era su espía en la preparatoria. Karen, Jennifer y Megan aun Vivían en su casa, y llegaban a la casa de Emmanuel por medio del túnel secreto que las conectaba por los sótanos, al igual que casi todas las demás esclavas del muchacho. En menos de una hora Karen estuvo en la habitación de Emmanuel, "¿me mandó llamar amo?" pregunto sumisa la joven rubia. "así es Karen primero desnúdate, me gusta verte desnuda y a mi lado, recuérdalo; y después acércate y bésame" dijo él y así lo hizo, obedeciendo las ordenes, ya completamente desnuda se acerco a su amo y abrazándolo por el cuello lo beso apasionadamente. Emmanuel se divertía acariciando los enormes pechos de Karen y apretando con fuerza sus pezones, jalándola de sus enormes pechos la llevo hasta su cama y se recostaron juntos, después él tomo su libro y ordeno "el viernes por la tarde quiero que ellas dos estén en mi sótano, como siempre las llevaras desde tu sótano" le dijo mientras le enseñaba las paginas de Kelly Smith y Kaori Saoto la primera era una hermosa afro-americana y la segunda una bella china-japonesa nacida en estados unidos, "¿Están en primero verdad?" pregunto él "Si amo, y acaban de ser aceptadas en el quipo de porristas, son excelentes gimnastas" respondió su esclava. "excelente entonces quiero que vengan con sus uniformes de porristas, tu eres la capitana así que no habrá ningún problema por eso, solo llévalas a tu casa y diles que pasen contigo a través del túnel del sótano.


La Noche del Viernes


Eran poco más de las 8:00 de la noche, cuando la puerta secreta del sótano de Emmanuel se abrió, de ella salieron Karen y las dos chicas que habían sido elegidas, las tres llevaban gabardinas sobre sus cuerpos, al llegar al cuarto de Emmanuel las tres se quitaron las gabardinas dejando ver sus uniformes: minifalda verde con las orillas amarillas, y una blusa sin mangas que estaba bien ajustadas a sus grandes y fabulosos pechos y estos parecían querer salir por la pequeña abertura triangular del centro de la blusa para formar una "V" y que a su a su vez servia como escote, junto con unos pampones verdes con amarillos, y calcetas blancas con líneas horizontales del los mismo colores, formaban el uniforme de las porristas.

Lo primero que ordeno Emmanuel fue que Karen se pusiera a su lado, y les dijo a las otras chicas "siéntense en aquel sillón, una junto a la otra", obviamente sus ordenes fueron obedecidas de inmediato.


Karen se coloco a su lado en la cama, mientras las otras chicas Kelly y Kaori se sentaron en el sofá esperando órdenes de su amo a quien veían con respeto y sumisión, Mientras tanto Karen le acariciaba el pene sobre el pantalón de mezclilla, que ya para entonces estaba empezando a endurecerse, y les dio la siguiente orden: "Karen, Desnúdate por completo ¡ahora! Kaori, Kelly, atención, mírense la una a la otra, en este momento sienten deseos irrefrenables de hacerse el amor la una a la otra, comenzarán a besarse y acariciarse para después de esto lentamente se desnudarán y se darán placer hasta llegar al orgasmo. Cuando truene mis dedos comenzaran." Dijo Emmanuel con voz segura y dominante


Al tronar los dedos Emmanuel; como impulsadas por una fuerza invisible se dieron un ardiente y cachondo abrazo y comenzaron a besarse en la boca como dos enamoradas. Sus manos se acariciaban la espalda, buscando la forma de entrar en la playera del uniforme de la otra mientras que sus lenguas se peleaban, por entrar en la boca de la otra. El ruido de sus labios succionándose era enorme, ruidoso y mientras esto sucedía Emmanuel contemplaba todo, mientras Karen sin una sola prenda, y sin un solo vello en su bello cuerpo, pues esa era la forma que a su amo le gustaba que estuviera, le acariciaba el pene lentamente a Emmanuel. En ese momento Kaori comenzó a desabotonar los botones de la espalda de Kelly; mientras Kelly metía sus manos por debajo de la blusa de Kaori, acariciando sus ya duros pezones. Cuando Kaori terminó su labor, la blusa cayó a un lado y dejó ver el hermoso y negro cuerpo de Kelly, las cuales Kaori comenzó a chupar mientras Kelly gemía y desabotonaba los botones de la espalda de Kaori, quien ya estaba quitándole la minifalda a Kelly dejando ver unas nalgas grandes y firmes totalmente descubiertas porque usaba unas tanga de hilo dental que solo tapaban en parte su pubis. Kelly desesperada jaló hacia arriba la blusa de Kaori y los dos bellos y grandes pechos, aunque no tan grandes como los de la chica negra, de Kaori quedaron al descubierto, eran grandes y claros, comparados con los de su compañera, pero no tan claros como los de Karen, que en definitiva eran los favoritos de Emmanuel.


Las piernas de ambas chicas se entrelazaban mientras Kelly se inclinaba para desabrochar el sostén de Kaori. Kaori gemía al sentir sus pezones succionados y tras despojar a Kelly de su brasier, un hermoso sostén deportivo que soportaba los enormes y oscuros pechos de su amiga, ella comenzó a acariciarlos con mucho cuidado y cariño. Emmanuel se sentía explotar ante este cuadro, por lo que optó por dejar que Karen lo viera con el y el acariciarla a ella viendo el espectáculo. Kelly desabotonó la falda del uniforme de Kaori y esta se levantó para dejarlo caer, con todo dejando ver una hermosa tanga roja, dándole la espalda y dejándome ver su lindo y firme trasero. Kaori se arrodillo frente a Kelly y después de desabotonar la falda de su amiga la jaló con fuerza, dejando al descubierto un hermoso tanga morado que cubría solo esencial, por las dos estaban de pie y mostrando sus traseros sin ningún pudor a su amo, Emmanuel ordenó a Karen "quítales las tangas a las otras esclavas, y tráelos Karen" de inmediata la chica rubia se levanto y se acerco a las otras dos chicas, se arrodillo ante el trasero de Kaori y le quito el tanga que quedo un poco pegado a sus sexo que empezaba a humedecerse, luego repitió la misma operación con Kelly dando le un par de nalgadas a cada una de las esclavas de su amo. Karen regreso al lado de su amo con los tangas de la asiática y la negra en cada mano. Al llegar con su amo, se las entrego y Emmanuel, las palpo, estaban calientes y húmedas, además tenían un olor que lo éxito casi de inmediato. Entonces volvieron a ver a las chicas, Kelly sentada en el sillón abrió sus piernas y la melena de Kaori cubrió el espacio al inclinarse a mamarle la ya húmeda raja.


En ese momento Emmanuel se levanto del sillón para poder seguir más de cerca el show, y se puse a un lado del sofá para ver como Kelly inclinaba su cabeza y gemía por tan severa mamada que recibía allí pudo notar que también la negra raja de su esclava estaba completamente depilada. "esclavas acomódense en el sillón y hagan un 69" ordenó. Inmediatamente Kaori dejó su labor y ayudó a Kelly a acostarse a todo lo largo del sofá. Una vez hecho esto le abrió las piernas y se montó sobre ella, abriendo las suyas y colocando su raja a la altura de la boca de Kelly. Kelly tomó a Kaori de las nalgas mientras hundía su cara en la ardiente concha de Kaori. Por unos minutos que se hacían eternos Emmanuel contempló el espectáculo, cambiando de lugar para ver a detalle todo lo que ahí ocurría. Cuado estuvo detrás de Kaori, quien tenía el culo al aire y era succionada en el chocho por Kelly, Emmanuel inclinó para besar sus expuestas y casi amarillas nalgas y después lamer su apretado y expuesto ano.


Al hacer esto Kaori se estremeció y gimió largo y profundo. Emmanuel continuó su labor mamando ese rico e impecable ano mientras que con sus manos acariciaba las tetas en reposo de Kelly, quien también respondió gozosa al estimulo. "Bien chicas, deténganse, tomen asiento en el sofá una al lado de la otra". Jadeantes se desencadenaron y se sentaron, sin que sus manos dejaran de tocarse una a la otra, sudorosas, calientes y deseosas. Emmanuel de pie frente a ellas, les ordenó "quiero que me mamen el pene, tomándose turnos y tu Karen tócate y masturbarte, mientras las ves, corretee las veces que quieras". Kelly tomó la iniciativa y engulló velozmente el ardiente fierro, ante la mirada perdida y fogosa de Kaori, quien se conformó con acariciar las pelotas de su amo. Kelly se sacó el miembro y tomándolo en la mano se lo ofreció a Kaori, quien gozosa comenzó a mamarlo con energía, entonces Kelly se metió las bollas e Emmanuel a la boca mientras los tres escuchaban los gritos de placer de Karen. Siguieron con esos turnos un algunas veces y decidió seguir con el tratamiento, mientras Kelly tenia de nuevo el pene de su amo Kaori se metió las bolas a su boca y las chupaba, así mientras una estaba en su falo, la otra lamía y chupaba el escroto.


Emmanuel les dijo "Síganme a la cama, chicas y tu Karen vete al sillón" y desnudos los tres nos enfilamos a la cama. Adelantándose Emmanuel se recostó boca arriba y le ordenó a Kaori que le pusiera el coño en la cara, a Kelly le ordenó que se montara la verga, ya dura como nunca. Ese momento era glorioso ver a estas dos hermosas mujeres de distintas razas desnudas subiendo a la cama y acomodándose para recibir este tratamiento especial que les tenia preparado, Kaori se montó sobre su rostro y no pude ver mas que una hermosa raja que olía a jugos y saliva de mujer, la cual tenía los labios hinchados de la excitación. Apenas empezaba a saborear el coñito que se le ofrecía cuando sentí las manos de Kelly sobre el abdomen, para acto seguido sentir como diestramente tomaba su verga y se la colocaba en su húmeda vagina; instantes después las piernas de sus esclavas descansaban sobre las de Emmanuel y las húmedas cuevas de sus sexos cubrían completamente sus miembros, lengua y pene.


A los gemidos de estas chicas se unieron los de Emmanuel mientras seguía mamando la raja jugosa de Kelly y recibía tremenda follada por parte de Kelly, entre los húmedos sonidos escuchaba como las chicas se seguían besando en la boca mientras sus sexos se mantenían ocupados por su amo, además se escuchaban los quejidos Karen. Así estuvieron buen rato, hasta que Emmanuel les ordené que cambiaran lugares.


Ahora, acostado e inerte Emmanuel observaba como se alejaba el rico culo asiático de Kaori quien cambiaba lugares con Kelly, la cual se colocaba sobre su rostro, para también recibir su dosis de mamadas. Kaori se acomodó sobre su pene y notó como su coñito era más apretado que el de Kelly, quien seguramente ya habría tenido más experiencia y por tanto más "flexibilidad" para esos menesteres. Un profundo gemido escapó de su boca al meterse todo el duro fierro en su chocho húmedo, para quedarse estática por unos momentos y después proceder a montarlo con energía.


Ahora Emmanuel mamaba la jugosa raja de Kelly, la cual tenía un sabor muy diferente al de Kaori, pero igual de delicioso. Sus manos acariciaban sus grandes nalgas negras mientras su verga recibía los embates de una muy cachonda conchita asiática. Como ya sentía muy cerca los deseos de correrse Emmanuel ordenó a las chicas que desbordaran sus ganas y tuvieran su orgasmo... apenas lo ordenó y las dos comenzaron a gemir durísimo y a estremecerse mientras se abrazaban para no caer del circo de tres pistas que habían formado. No les dio tiempo de descansar, ya que las tumbo en la cama una al lado de la otra y él de pie al pie de la cama masturbándose vigorosamente para derramar grandes disparos de leche sobre los cuerpos de ambas. Las dos abrazadas, sus pieles daban un espectáculo cachondisimo, cada una tomó las porciones que le tocaron y las embarraron por sus desnudos cuerpos.


Estando las dos chicas sobre la cama, Emmanuel reparo en Karen quien seguía masturbándose fuertemente en el sillón Emmanuel de inmediato ordeno "Karen ven a acostarte entre estas dos perras con las piernas separadas y ustedes dos cómanle el coño hasta que se corra, y tu Karen dame una mamada como solo tu sabes esclava mía" dijo con voz fuerte y profunda, pero antes de que Karen se metiera su miembro a la boca, Emmanuel la beso en la boca con pasión. Y ella se acomodo a la orilla de la cama para chuparle el miembro a su amo, al hacerlo pudo probar el sabor combinado de las vagínas de sus amigas, junto con los restos de semen de la corrida de Emmanuel, mientras tanto las otras dos esclavas se colocaron entre sus piernas, y con sus lenguas empezaron a estimular chupar, lamer, dentro y fuera de la vagina de Karen, mientras una estaba lamiendo el clítoris, tratando de chuparlo, la otra metía su lengua por la vagina, para chupar los labios vaginales de Karen, y de un momento a otra cambiaron de lugar para estimular, los movimientos de las chicas mientras ambas trataban de acariciar sus piernas con una mano y con la otra se ocupaban de acariciar el sexo de Karen, quien con el pene de Emmanuel en su boca no podía dar los gritos de placer como los sentía, pero eso le daba mayor placer a Emmanuel, después de unos minutos Karen comenzó a bañar a las chicas con sus jugos, mientras ella misma tragaba cada gota del semen de Emmanuel, y para finalizar les ordeno a Kaori y Kelly que se limpiaran mutuamente con sus lenguas, mientras el se dedicaba a limpiar el coño de Karen. Las otras dos chicas estaban probando la combinación de los restos de semen de su amo, la corrida de Karen, sus propios sudores, mientras recorrían lamiendo el cuerpo de la otra. Además de por iniciativa propia hacer un 69 solo par aprobar los restos de sus propias corridas, comían casi todo lo que podían, pero cuando las dos terminaron de limpiarse, se dieron un apasionado beso donde se intercambiaron los sabores que habían recolectado durante toda la faena.

Cuando estuvieron limpias, Emmanuel les ordeno volver por el túnel a casa de Karen y pasar el resto de la noche allí, y en la mañana llamar a sus madres para decirles que estaban bien, y que se quedarían el resto del fin de semana con Karen para practicar las rutinas de las porristas. También le ordeno a Karen quedarse a dormir con el esa noche, pues ya se divertirían al día siguiente pues tenia varios planes para ese fin de semana.