Si este relato funciona bien lo posteo completito sin mas preambulo la embarazada calentona parte 1 (ANGEL)[/color]

Ángel

Hola! .. me da gusto volver a tener la oportunidad de compartir con ustedes mis relatos. Definitivamente me han sucedido muchas cosas que me impidieron continuar contándoles mis vivencias, el trabajo, el estudio, cambios de casa y el mas importante la maternidad. Aunque en este lapso de tiempo he tenido varias experiencias que compartir comenzare con esta, y la dividiré en partes porque considero que es mejor para mi el escribirla así y espero que para ustedes al leerla.

Comienzo de esta forma, rememorando los cambios que he tenido en mi vida, continuo casada con mi marido Alan, que si ya han leído mis anteriores relatos es cómplice de varias de mis “aventuras”, pero en esta ocasión la suerte nos ha jugado la otra cara de la moneda. Recientemente mi marido fue despedido de su trabajo por lo cual experimentamos dificultades económicas que nos obligaron, entre otras cosas, a cambiar de casa, vendimos la residencia en donde vivimos muchos años para poder comprar una casa mas económica en unos suburbios de clase media, además tuve la necesidad de empezar de nuevo a trabajar haciendo diseño grafico de “freelance” para poder ayudar con los gastos. Así pasamos algunos meses hasta que la suerte pareció sonreírnos por cuenta doble, primer lugar porque Alan que es medico, encontró una planta laboral muy buena y en segundo porque se cumpliría uno de mis anhelos pendientes que era el de ser madre, después de intentarlo por mucho tiempo los tratamientos de fertilidad funcionaron logrando por fin embarazarme del que es hoy mi primer hijo.

Sin embargo los sacrificios se tienen que hacer cuando surge una oportunidad de ese tipo y Alan me comunico que tendría que hacer un viaje que duraría al menos 3 meses, pues uno de los requisitos es que cumpliría un interinato como residente en un hospital en EU, que a la vez le serviría como maestría, estábamos emocionados con la oportunidad de que ese trabajo nos beneficiaria económicamente, pero el punto malo era que me pasaría sola prácticamente 3 largos meses sin mi marido y con 5 meses de embarazo.

Afortunadamente el rumbo donde vivíamos eran muy tranquilo, muy familiar y con parques llenos de niños, además tendría la cercanía a pocos minutos en una colonia vecina de la hermana de Alan, por si se ofrecía algo de emergencia. Fue duro para mi marido despedirse de mi y mas con mi estado, pero tomamos fuerzas esperando que ese tiempo pasara rápido, fui a despedirlo al aeropuerto y con un beso y un largo abrazo le desee suerte y un pronto regreso.

Pasaron unos días en los cuales me mantenía ocupada con algunos proyectos de diseño que realizaba desde mi casa, sin embargo poco a poco sentía como me empezaba a invadir un desasosiego, una sensación de necesidad física y es que, siendo yo una mujer tan activa sexualmente, comencé a extrañar la presencia de mi hombre, no se si serian las hormonas que en ese tiempo recorrían mi cuerpo, pero necesitaba caricias besos y.. sexo. Tenia algunos dildos y me calmaba la necesidad un poco masturbándome, pero sentía que no era suficiente, en ocasiones vía webcam, con mi marido, teníamos sesiones de cybersexo y eso también calmaba un poco mi ardor, pero no lo suficiente. Alan llego a comentarme que si quisiera podría llamar a alguno de nuestros “amigos” de amplio criterio para tener algún encuentro, pero eso si con mucha protección y con cuidado por mi estado, sin embargo no lo veía como opción en esos momentos pues me sentía un poco gorda por el embarazo, mis caderas habían aumentado y mi trasero era ya mas grande, mis pechos también se habían empezado a hinchar y a crecer y mi vientre ya estaba redondeado haciendo notorio mi estado, así que no me sentía lo suficientemente deseable ni sexy como para animarme a eso.

Afortunadamente pude encontrar una actividad que me calmaba un poco mi necesidad de sexo, y era ir por las tardes al parque cercano a hacer largas caminatas que me despejaban la mente un poco y me distraían y relajaban para poder ir a dormir mas tranquila. Como mencione antes, era una zona familiar muy tranquila y en ocasiones tomaba un descanso en alguna banca y me entretenía viendo jugar a los niños mas pequeños. Un día me encontré con un grupo de madres de edades similares a la mía y poco a poco comencé a conocerlas y a convivir con ellas mas seguido de modo que mientras sus hijos jugaban las mujeres charlábamos.

Uno de esos días salí al parque a encontrarme con el grupito de siempre. Acababa de iniciar el verano y el calor era insoportable, y si consideran que estaba embarazada pues era mas insoportable aun para mi, así que me puse un short cortito unas sandalias cómodas y un top deportivo, que dejaba ver mi apenas regordete vientre. Llegue donde estaban las demás y al saludarlas pude ver que una de ellas reprimía a un adolescente, el chico solo metía las manos a los bolsillos del pantalón y hacia una mueca de resignación ante el regaño de quien supuse era su madre.

-Escúchame!.. no quiero que veas a esos muchachos, me vas a hacer caso lo oyes?-

Vociferaba Raquel una de mis vecinas, que al notar mi presencia dejo de lado la reprimenda para saludarme. El nombre del chico era Ángel, según me dijo su madre cumplió los 18 años ese mismo verano, realmente aparentaba menos edad pues su rostro esa muy juvenil y lozano, aunque su estatura dijera lo contrario pues era un joven alto y delgado pero de apariencia atlética, de tez morena y cabellos obscuros y rizados, Era un jovencito muy apuesto realmente, note además que de vez en cuando, a lo lejos, le lanzaba furtivas miradas a mis nalgas y pechos que llamaban poderosamente la atención por el diminuto conjunto deportivo que llevaba puesto, a pesar de ello no quise darle mas importancia de la debida. Escuchando la discusión supe que los chicos de la escuela habían salido ya de vacaciones y es por eso que Ángel y un grupo de sus amigos parecían planear un paseo al campo pero Raquel, su madre opinaba lo contrario.

-Angelito!.. te presento a la señora Evelyn, este es Ángel mi hijo mayor-

Me presento de esta forma al joven que estiro su mano para estrechar la mía. Tengo experiencia con los hombres y se identificar cuando uno de ellos reacciona de forma diferente, es por eso que no me paso desapercibido que el chico al estrechar mi mano miro de reojo los enormes pechos que por consecuencia del embarazo me habían crecido ya bastante, después me lanzo una mirada penetrante y el brillo en sus ojos obscuros me perturbo un poco, pero no quise darle demasiada importancia nuevamente pues quizás por mi embarazo percibía las cosas de otra manera.

Seguí con mi rutina, charlando con las demás mujeres y ya después de un rato me dispuse a dar una caminata por el parque junto con Raquel, la madre de Ángel. Mientras caminábamos me comento que estaba algo preocupada por su hijo, pues Ángel según ella, empezaba a comportarse mas rebelde y a salir mas por las noches sin su consentimiento. Yo le comentaba que eso era normal en los jóvenes y que no debía de alarmarse, que era parte de crecer, aun así le recomendé a Elsa mi cuñada, la hermana de Alan mi marido, ella es psicóloga y su especialidad son los adolescentes, si es que ella consideraba que el comportamiento de Ángel necesitaba la opinión de un especialista con gusto la contactaba con ella.

Raquel se mostró muy interesada por lo que le pedí su numero telefónico para llamarla una vez que contactara a mi cuñada para preguntarle si estaba disponible para una cita. Nos despedimos y prometí llamarle pronto.

Al día siguiente localice a mi cuñada y le plantee la situación de Raquel con su hijo. Ella me comento que iría a visitarme en estos días y si le servia de algo podría atender a mi vecina y a su hijo en mi casa el día de mañana a la 7:00 p.m. aprovechando la cercanía. Le pedí me llamara mas tarde para confirmarlo con Raquel, así que colgué con mi cuñada para enseguida marcarle a mi vecina.

Marque el numero telefónico, y después de timbrar varias veces una voz me contesto por el otro lado el auricular.

-Hola?... – me contesto una voz juvenil, la cual asumí era Ángel.



Le comente lo de la cita para que se lo contara a su mama, Ángel me dijo que no se encontraba pero de todas formas le proporcione mi teléfono y mi dirección de correo para que su madre me llamara o me mandara un mail.

Le agradecí y después colgué, pues me estaba preparando para darme un baño por el calor que estaba haciendo esos días. Esa noche en la ducha, la tibieza del agua sobre mi piel y la calidez del ambiente volvieron a despertar en mí la excitación y el deseo, bajo el agua de la regadera toque mis abultados pechos que se encontraban muy sensibles, aun mas sensibles estaban mis pezones que se volvieron rígidos con el solo roce de mis dedos en ellos, busque con mi mano mi vagina, introduciendo mis dedos suavemente para embarrar de mis jugos mi hinchado clítoris, comencé a maniobrarme pero estaba tan caliente que me corrí en segundos, aun así seguía excitada y al salir del baño encendí mi computadora buscando conectarme para ver si mi marido seguía en línea, desafortunadamente no lo estaba y la cordura me indico que por la hora que era seguramente estaría dormido no debía importunarlo.

De pronto apareció en mi mensajero instantáneo, un nuevo usuario esperando autorización: “Tuangel18”. Me extraño un poco pues no tenia idea de quien seria, sin pensarlo mucho lo acepte y rápidamente apareció el primer mensaje.

Tuangel18: Hola J
Eve: Hola!..quien eres?

Tuangel18: Soy Ángel el hijo de Raquel

Tuangel18: Mi mama ya llego pero muy tarde y muy cansada, le di su recado pero como vi que no le llamo me conecte para ver si la encontraba y comentarle que mañana en su casa a las 7:00 p.m. esta bien.

Recordé de inmediato que yo misma le proporcione no solo mi teléfono sino mi cuenta de correo electrónico, aun así, me extraño un poco que el chico se tomara esas molestias, pero para los jóvenes de hoy es mas fácil mandar un mensaje por chat o celular que dirigirse a sus propios padres y preguntarles algo.

Eve: Ok Ángel, aquí los espero entonces

Tuangel18: Ok señora yo le digo

Eve: Oye… Tienes idea de que se trata esto.. verdad?

El hizo un aparente silencio pues no escribió nada en varios segundos, de pronto apareció su respuesta en el monitor.

Tuangel18: Si se, me dice que voy a ver a un psicólogo L

Eve: ok espero no te moleste, lo único que te puedo decir es que tu madre lo hace por tu bien.

Tuangel18: si eso me dice, esta bien, da lo mismo

Note que el chico estaba reacio así que aunque no me correspondía intente animarlo un poco para que no se sintiera mal.

Eve: No es la gran cosa!.. solo es platicar

Tuangel18: platicar de que?

Eve: No se!.. de cómo te sientes!, de que es lo que quieres!.. cosas así!

Tuangel18: Ok!.. J señora!... pero no vaya a creer que estoy loco! J

Eve: jejejeje!.. claro que no!.. pero no me digas señora, me siento vieja!.. llámame Evelyn!

Tuangel18: no, no piense que la considero vieja, para nada!...

Eve: enserio.. mas te vale..jejeje

Tuangel18: si esta bien joven y la verdad esta guapa

Tuangel18: no se moleste ni piense que soy grosero, pero si me fije en eso

Me estremecí por unos segundos, sabia que detrás de la conexión había un lindo jovencito, que me consideraba guapa y además joven, no sabia exactamente si intentaba coquetear conmigo sin embargo sonreí para mis adentros y de nueva cuenta volvió a invadirme la excitación como una ola de calor involuntaria, pensaba que era una locura sentirme así pero apenas pude darme cuenta cuando abrí mis piernas para separar un poco mi bata de baño y con mis dedos comprobar la humedad de mi coño.

Aun pensando en las palabras de Ángel, me puse de pie y me dirigí hacia el espejo de la recamara, frente a el, deje caer al suelo mi bata por completo, completamente desnuda frente al espejo me mire detenidamente, por primera vez desde que estaba embarazada, me miraba distinta, me mire deseable, mi castaño cabello estaba mas sedoso y brillante que en otras ocasiones, mi piel se miraba radiante, con luz, mis ojos con un brillo especial, quizás hasta lujurioso, mis pechos efectivamente había crecido mucho, pero estaban duros y firmes, redondos y maduros como la fruta mas deseable, seguí mirándome detenidamente, mi vientre comenzaba a tomar esa redondez materna que me parecía tierna, ni una sola estría en mi piel, nada de flacidez, mis muslos se veían apetecibles y la redondez de mi cadera era como una invitación al sexo, mis nalgas se pusieron duras, tungentes, respingonas, mi coñito con los labios mas hinchados y completamente depilado como a mi me gusta andar, me sentí complacida por todo lo que veía y todo por la aseveración de un jovencito diciéndome que era guapa y joven, apenas repare en que mi vulva estaba empapada de nuevo, pues regrese a la computadora esperando que el chico siguiera ahí.

Tuangel18: Evelyn!.. sigue ahí?

Tuangel18: Hola L

Eve: sigo aquí

Eve: me decías entonces que soy guapa!.. pero como si estoy gorda

Tuangel18: no para nada, va a tener un bebe

Eve: bueno!.. es que yo ahorita me siento gorda y fea .. jejeje por que estoy embarazada

Tuangel18: ah!.. pero no!.. al contrario es usted una señora muy linda

Eve: En serio?.. como cuantos años crees que tengo?

Tuangel18: no se, no sabría..

Eve: Anda!!..dime cuantos crees??

Tuangel18: no se…28, 27??

Eve: J

Eve: que lindo!... pero tengo 35!

Tuangel18: wow!.. se mira mas joven

Eve: Jejejeje!.. gracias que lindo!...pero ya te dije!.. no me digas señora dime Evelyn!

Tuangel18: Ok Evelyn J

Apenas si podía escribir y es que no me había dado cuenta de que estaba al borde de un orgasmo, casi sin darme cuenta mis dedos entraban y salían de mi coñito que chorreaba sin parar, debía de estar loca por estar ahí masturbándome al mismo tiempo que charlaba con el chico, que no tenia ni idea de lo que yo estaba haciendo.

Tuangel18: Evelyn!.. tienes cam?

Eve: no.. no tengo

Tuangel18: enserio??.. ok!

En realidad si tenia pero no podía ponerla en línea pues lo único que el chico vería seria a una señora cachonda, embarazada y desnuda y por si fuera poco, masturbándose como loca.

Tuangel18: yo si tengo, la pongo ahora!

Eve: ok

De pronto apareció la imagen del chico, estaba en su cuarto y aparentemente estaba solo, se me figuro verlo mas varonil y aunque el no podía verme yo sentía como si mi corazón y mi olor a hembra pudiesen oírse y olfatearse a kilómetros de distancia. Mi corazón me palpitaba tan fuerte que mi respiración se entrecortaba. Pude verle y secretamente me gusto que usara una playera muy ligerita y de tirantes, seguramente estaba ya por dormirse, pensé, en ese instante desee poder estar ahí para arrancársela. Su incipiente musculatura se podía delinear perfectamente en sus brazos, los cuales me hubiese encantado que me estuvieran rodeando por completo y me acariciaran toda. Repare en sus rizos negros y tupidos los cuales me imagine estar meciendo mientras sus gruesos labios se apoderaban de mi clítoris empapado. Pensando en eso me invadió un espasmo fuertísimo que casi me hace caer de bruces, lance un sonoro gemido, que mas bien era un grito que anunciaba el violento orgasmo que me sobrevino al imaginarme todas esas locuras.

Infantilmente a través de la cámara, el chico me saludo alzando la mano y me hizo una señal de despedida, el me escribió unas líneas deseándome buenas noches, las cuales yo no pude contestar por estar tirada en la cama frotándome aun el coño, sintiendo como pequeñas replicas de el descomunal orgasmo me seguían atacando, todo por haber fantaseando con ese chico. El se desconecto y yo apenas pude reparar en ello, apague la computadora y me fui a dormir, satisfecha como en muchos días no me había sentido, pero con culpa de todas formas.

A la mañana siguiente me desperté un poco preocupada, sabia que Ángel ignoraba lo que hice pensando en el la noche anterior. Pero aun así algo me inquietaba. Decidí no darle importancia y me dedique a las labores cotidianas. Pasaron las horas y llego la noche, mi cuñada Elsa llego puntual y segundos detrás de ella llegaron Ángel y su mama, note que el chico se había puesto colonia al acercarme a saludarme, amistosamente y sin pensarlo mucho lo salude de beso, al igual que a su madre, repare en eso después preguntándome si lo hice concientemente o inconcientemente?.

Los deje solos a los tres para que charlaran a gusto mientras yo me dedicaba a hacer otras cosas, paso poco mas de una hora cuando salio Raquel la madre y me extraño un poco el que ni mi cuñada ni Ángel hubiesen salido ya.

-Discúlpame!.. tengo un compromiso en 30 minutos, según la psicóloga solo tardara 20 minutos mas con Angelito y cuando salga le pides de favor que vaya directo a la casa…gracias Evelyn!- me dijo mi vecina al mismo tiempo que salía apresurada.

Efectivamente habían pasado 20 minutos cuando Elsa salio y se despidió de mi y de Ángel y fijo una nueva cita para la próxima semana. El chico me pidió permiso de usar mi baño así que me quede sola con el en la casa habiéndose ido ya su madre y mi cuñada.

Un intenso cosquilleo invadía mis entrañas y de nuevo ese calor emanado de mi interior me empezó a invadir, rememore todo lo que hice la noche anterior e inevitablemente me comencé a excitar, parecía ser como si el estado de embarazo en el que me encontraba elevara escandalosamente mi libido y en ese momento solo podía pensar en el, y me maldecía a mi misma preguntándome como es que un chico tan joven me ponía tan mal?.

Mi corazón dio un brinco cuando por fin salio del baño, el me miro y me recorrió de pies a cabeza con sus negrísimos ojos, sonrió y trato de disimularlo torpemente pero fue en vano pues pude darme cuenta de ello. Un poco desconcertado Ángel se rasco la cabeza mientras caminaba a la puerta de salida.

-Oye!.. tu esposo no esta?- me cuestiono con un poco de curiosidad y picardía.

-Oh! Si ..eh... el tuvo que salir de viaje por cuestiones de trabajo, volverá hasta dentro de unos meses!- conteste algo nerviosa.

-Bueno Evelyn!.. pues.. ya me voy!.. gracias por todo!- comento cuando intempestivamente giro hacia mi intentando darme un beso en la mejilla como forma de despedida.

Sentí que intencionalmente giro de mas el rostro para buscar mis labios, sin duda me sorprendió un poco con esa actitud pero aun así no intente apartarme de su juvenil rostro.

-Oh!, espera!.. yo..no… Oh Dios!- gimoteé débilmente intentando protestar antes de poder sentir la presión de sus tibios labios en los míos, fue un beso lento, suave y húmedo, que provoco que instintivamente Ángel buscara tocar mi cuerpo.

-No!- grite en un intento por recuperar la cordura. Me aparte de el y me quede mirando al suelo apenada. El aparentemente contrariado no atino a hacer otra cosa que salir pronto de la casa.

-Tonta de mi- pensaba en mi interior. ¿Como es que fui a perder el control con un niño como Ángel? ¿Como es que teniendo tanta experiencia, reaccionaba como una colegiala en celo? ¿Que pasara si le lo cuenta a su madre?, mil cosas me pasaban por la cabeza en ese momento, y aun así, seguía sumamente excitada.

Decidí irme a la cama y ya no pensar mas en eso, en mi recamara me cambie de ropa, me quite el sostén, y solo me deje las pantaletas puestas, encima me puse solo una pequeña bata de delgados tirantes que me llegaba a medio muslo. de nuevo el hormigueo que comenzaba en mi vientre bajando hasta mi vagina me detuvo frente a la computadora, sin pensarlo mucho me conecte para notar que Alan mi marido no estaba en línea, pero si lo estaba Ángel. Pensaba que quizás debería hablar con el y explicarle que no fue su culpa e intentar que lo olvidara, en eso estaba pensando cuando un mensaje apareció.

Tuangel18: Evelyn, estas ahí?

Tuangel18: Estas enojada?.. Discúlpame es que eres tan linda y yo..!

Eve: Estas solo?

Tuangel18: Si!.. creo que mama llegara después de medianoche, porque dejo a mi hermano con mi tía

Eve: Apaga la computadora…

Eve: …y ven corriendo a mi casa

Tuangel18: como?

Tuangel18: estas segura?

Eve: Cállate ya… y ven rápido, la puerta va a estar abierta

Tuangel18: Ok… ya voy

Inmediatamente vi como su contacto dejo de estar en línea, y un escalofrió me recorrió el cuerpo erizándome la piel… ¿Que es lo que acabo de hacer? Me preguntaba.

Con el corazón latiéndome a mil por hora, baje las escaleras rápidamente, apague la luz del pórtico y del recibidor y entreabrí la puerta de la entrada, después me recargue en un muro casi gimiendo de la excitación esperando anhelante en medio de la penumbra.

Pasaron pocos minutos que se me hicieron largos como horas cuando de pronto pude ver una sombra masculina que se asomaba en la entrada de la puerta.

-Evelyn.. donde estas?- pregunto Ángel al asomarse sin poder ver nada.

-Acá, estoy.. ven!- le dije con la voz enronquecida por la excitación y el deseo.

Seguramente mi olor a hembra lo guió, pues sin decir una palabra se acerco a mi.

-Evelyn..yo.. – No pudo decir mas, pues le calle la boca con la mía besándolo con furia. Fue como un choque de trenes, el lo deseaba al igual que yo, a mi ya no me importaba el que dirán ni ninguna otra cosa, estaba tan cachonda, tan caliente que solo quería que ese chico pagara por todo el tiempo de abstinencia sin tener un hombre.

La juventud y vigor de Ángel no tardaron en aparecer pues pude sentir como una durísima polla luchaba por emerger de sus pantalones. El chico sin dejar de comerme la boca, con ambas manos amasaba mis hinchados y sensibles pechos que comenzaron a segregar escaso calostro.

-Desde que te vi… me imagine esto- Me dijo con la voz entrecortada por la excitación, mientras golosamente levantaba mi ligero camisón para acariciarme lascivamente las nalgas.

Lo tome de la camisa y con violencia lo avente sobre el sofá, me fui encima de el y le arranque la camisa reventándole los botones, no se que me estaba pasando, no me acordaba de haberme sentido tan cachonda como en esos instantes, pero las hormonas hablaban y actuaban por mi, el embarazo me había vuelto una autentica hembra en brama, deseosa de la virilidad de un macho.

Aun con la poca luz que había, pude admirar su torso, joven, lampiño y atlético, el cual bese y chupe para después recorrerlo golosa con mi lengua haciéndolo estremecer. Me dirigí justo al sur, ahí por fin pude darle alivio a mi joven amante liberando su falo que estaba a punto de estallar.

-Ah!.. Que delicia!..!- exclame con voz temblorosa, al ver la magnitud de el viril miembro de Ángel que ya resoplaba de la excitación.

Era una herramienta preciosa, larga y rígida, apuntando al cielo, la virilidad en su máxima expresión. Tome aquel tesoro y de inmediato lo lleve a mi ansiosa boca, la lubricación del liquido preseminal de su polla me lleno la lengua y el paladar, haciendo mi felación mas que placentera para ambos.

Ángel que se encontraba sentado en el sillón, miraba incrédulo como hacia desaparecer por completo su verga en mi boquita, el chico gemía y me tomaba de los cabellos, tratando de acompañar el bombeo de mi mamada. Eventualmente me sacaba el miembro de la boca para masturbarlo y poder mirar con beneplácito el gesto de placer en la cara de Ángel al saber que su embarazada vecina, estaba comiéndole la polla. Podía sentir el rigor y las venosidades de aquel joven y viril miembro, el sabor del chico me era delicioso y golosamente lo saboreaba palmo a palmo.

Mi joven vecino comenzó a tensar los músculos de la cadera y acelerar sus movimientos empujando su tranca hasta el fondo de mi garganta como si follara mi boca, yo acompañe sus arremetidas acelerando el ritmo de mi felación, mientras con una de mis manos no paraba de acariciaba sus testículos, ya quería su descarga en mi boca, la estaba deseando, y el deseaba dármela toda a mi. El chico no tardo mucho, sus testículos subieron y sentí como el esperma caliente de Ángel salio con toda su fuerza y virilidad inundándome el paladar por completo, era tan abundante su descarga que varios chorros se escaparon de mi boca y resbalaron por mi cuello hasta mis pechos, aun y cuando saque su polla de mi boca un par de chorros salpicaron mi rostro. Ángel quedo tendido sobre el sofá sudoroso y complacido, mientras tiernamente le seguía recorriendo todo su tallo con mi lengua.

Al parecer mi vecinito no perdía vigor pues su polla parecía volver a endurecerse en segundos, ¡Bendita juventud!, pensé en mis adentros. Me puse de pie y lo tome de la mano,

-Ven sígueme!- le dije mientras lo conducía escaleras arriba hacia mi recamara

Llegamos al cuarto, estaba dispuesta a cogerme a ese chico en la cama donde mi marido y yo dormíamos, el termino de quitarse el resto de su ropa y se sentó en el borde de la cama. Yo me acerque coquetamente frente de el, contoneándome de forma sugerente. Acto seguido me despoje de mi delicado camisón, para que el pudiera contemplar mis tetas hinchadas y redondas cual melones, después baje lentamente mi blanquísima pantaleta, que ya se encontraba empapada de mis jugos vaginales, quedando así al descubierto mi depilado monte de Venus del cual emanaba un delicioso olor a hembra en celo. Por fin quede completamente desnuda frente a Ángel que me miraba embelezado, con un gesto tierno y aun sorprendido. Su herramienta ya había recuperado toda su dureza, inclusive me parecía que estaba mas grande y dura que antes, quise comprobarlo de inmediato y me abalance sobre el para montarlo.

Mi joven amante se recostó en la cama e inmediatamente me coloque encima sobre su magnifica polla. No sabia a ciencia cierta si el tenia experiencia o no, pero como el se dejaba llevar, no me interesaba en ese momento hacer preguntas, solo quería ser atravesada por ese hinchado glande y sentir ese caliente y hermosos miembro por completo en mi interior.

-Oh Dios!..Oh que rico!_ gemí extasiada cuando por fin tuve dentro esa envidiable tranca, la facilidad con la que me entro toda de golpe fue pasmante. Podía sentir como me llenaba las paredes por completo aquel grueso cilindro, el cual empecé a cabalgar de una forma pausada la cual estaba volviendo loco de placer a mi joven macho.

Puse ambas manos en el torso del chico para apoyarme mientras lo cabalgaba, al mismo tiempo el tiernamente acariciaba mi vientre de embarazada, un detalle tierno y a la vez cachondo. El solo contacto de sus manos con mi piel me ocasionaban descargas eléctricas por toda mi espina dorsal.

En cuestión de segundos la habitación se lleno de aromas de sexo y deseo, la lubricación de mi coño junto con la de la verga de Ángel y el rechinar de la cama emitían sonidos obscenos que se escuchaban por toda la casa. Mis gemidos se incrementaron al mismo tiempo que las embestidas de Ángel provocaban que su espectacular falo entrara y saliera de punta a tallo cual pistón de una poderosa maquina.

-Ah por Dios!... me matas pequeño!... me voy a correr!!!- exclame gimiendo de angustia al sentir dentro de mi una vorágine de placer que cual volcán en erupción surgía de lo mas recóndito de mi intimidad de mujer consumiéndome por completo.

Mi cabalgata sobre aquella joven polla se volvió frenética, mis nalgas redondeadas por la maternidad subían y bajaban a un ritmo acelerado provocando que ambos gimiéramos de placer emitiendo sonidos guturales mas similares a los de los animales cuando se aparean. El me sujetaba fuertemente de las caderas y el culo, me tenia totalmente encajada su verga, esa magnifica y joven verga. De pronto sentí que ya no podía parar, no me importaba nada, mis gemidos se convirtieron en auténticos aullidos de placer que fácilmente podrían escucharse hasta la calle, mis movimientos hacían crujir la cama y de forma obscena mis hinchadas y sudorosas tetas saltaban al compás de mis movimientos.

-Ahhhhh!....me corrooo!!!...siiii!!...ahhhh!!!- grite sonoramente para hacerle saber a mi joven amante que un abrasador orgasmo me consumía por completo, las ondas de calor que emanaban de mi conejito y se dispersaban por todo el cuerpo me hacían arquear la espalda por completo, cortándome la respiración. ¡Vaya forma de correrme! Los mas deliciosos espasmos me invadieron en seguida haciendo que el placer no terminara. Finalmente caí rendida sobre el esbelto pecho de Ángel para poder recuperar, poco a poco, la respiración.

Después de un par de minutos, la necesidad de ir al baño me hizo incorporarme de inmediato, deje a Ángel tendido sobre mi cama, con el miembro aun empalmado y completamente mojado en mis jugos. Tarde solo unos segundo en salir y ahí estaba el, mirándome fijamente con esos ojos negros e intensos. Se incorporo y de un par de pasos ágiles llego junto a mi, sin mencionar palabra alguna me tomo de la cintura y de mi regordete vientre y me condujo de nuevo a la cama.

-Espera!..a..ahora tengo..que- fue inútil mi débil protesta, de un empellón que no fue violento pero si lo suficientemente fuerte, caí de bruces en las sabanas empapadas aun de nuestro sudor.

No hice ningún movimiento, el me tenia ahí una mujer casada, embarazada, madura y desnuda, boca abajo y con el enorme culo al aire, el miro satisfecho aquel panorama solo unos segundos para después colocarse justo detrás de mi y tomar mi gran trasero con ambas manos y apuntar su polla justo en la entrada de mi hinchada y húmeda conchita.

Al parecer el chico aun necesitaba mas, al menos deseaba correrse de nuevo, y teniéndome así en cuatro, empinada justo en el borde de la cama con mi culo ofreciéndosele generosamente, no tenia la menor intención de desaprovechar ese manjar que tenia enfrente. Sentí como su hinchado glande abrió las comisuras de mis labios para hacerse paso de nuevo en mi vulva, el exceso de lubricación hizo que la penetración fuera mas que fácil, aun así deje escapar un gemidito cachondo al sentirme llena de nueva cuenta por la viril herramienta de mi joven macho.

El chico comenzó a embestirme, primero lentamente, como no queriendo hacerme daño, pero conforme pasaban los segundos, sentía que su falo cual hierro candente taladraba llegando a mi cervix sin piedad alguna, de tal modo que empezó a incrementar su bombeo arrancándome gemidos dignos de una puta.

-Cariño!!... ahh!...sigue!!.. no pares, ohhh!!! Si ¡!..dame mas!!- le decía completamente fuera de si por la excitación a mi joven amante, quien complaciente con su hembra, incremento aun mas la velocidad de su penetración haciéndome perder la razón. Su pelvis chocaba una y otra vez con mis grandes nalgas y sus testículos llegaban inclusive a golpetear mi hinchado clítoris en cada una de sus embestidas.

-Me corrooo!!!!...ohhhh siiii… me corroooo!!! Ohhh!!- gemí como puta al sentir nuevamente como un orgasmo, mas fuerte que el anterior, hacia explosión en mis entrañas. Alce instintivamente mi culo queriendo ser follada con mas fuerza. Apreté mis enormes tetas y mi cara contra la cama y con mis dientes mordí las sabanas en medio del éxtasis en el que estaba inmersa. Ángel al ver mi reacción apretó mis caderas y bombeo con mas vigor dentro de mi al sentir la inminente eyaculación que se aproximaba. El chico gimió deliciosamente al sentir como su esperma salía cual chorro de lava ardiendo inundándome el coño por completo. Finalmente después de vaciarme dentro hasta la ultima gota de su semen, permanecimos quietos unos segundos recuperándonos por el esfuerzo.

Me levante de nuevo y me coloque encima la delicada bata de dormir que traía puesta antes. Ángel se vistió a toda prisa, temiendo que su madre llegara y el no estuviera aun en casa. Me acerque a el y golosamente le di un beso húmedo en donde entrelazábamos las lenguas en señal de obscena complicidad.

-Quiero que estés atento a mis llamados- le dije al despedirlo en la puerta mientras le guiñaba el ojo en señal de complicidad. Finalmente me fui a dormir, no quise cambiar las sabanas, quería seguir sintiendo los olores que nuestros cuerpos y fluidos dejaron como recuerdo de esa noche.

Al día siguiente me volví a conectar y note que tenia un nuevo contacto esperando mi confirmación: “Tato”.. ¿Quién es “Tato”?

Finalmente acepte la invitaron a darlo de alta y no pasaron ni 5 segundos cuando apareció un nuevo mensaje.

Tato: Hola!

Eve: Hola!.. quien eres?

Tato: Antes de que te lo diga, debes de saber que anoche vi. salir a Ángel de tu casa, y se muy bien que era lo que estaban haciendo! J

Un escalofrió me recorrió el cuerpo ¿De que se trataba todo esto?, ¿Quién era esta persona que se entero de lo de Ángel? Un nuevo mensaje me saco de mis pensamientos.

Tato: Te gustaría que alguien lo supiera?

Eve: No por favor!.. no se quien eres…

Eve:… pero no seria bueno que esto se supiera

Tato: Yo lo se, que me ofreces a cambio de mi silencio?

Eve: no se.. no se que quieras

Tato: yo si..te digo
Tato:…quiero lo mismo que le diste a Ángel!
CONTINUARA....



comentar es agradecer




FUENTE: http://www.todorelatos.com