ACLARACION: Como parece que hay personas que no entienden que es un relato,que es ficción NO UNA FOTO O UN VIDEO y que se sienten ofendidos porque uno de los personajes secundarios tiene una edad "molesta", les diré que Marisa (el personaje en cuestión) era muy buena deportista, pero MUY mala alumna, entonces había repetido varios años, y había llegado a 5to. año con 19 años, edad conveniente para que ciertos moralistas no se sientan ofendidos.
Hecha ésta aclaración espero que disfurten el relato.[/
size]

[size=12]Espero que ésta vez no me levanten el post.



Siempre fui consciente de mis encantos.
Llevaba muy bien puestos mis 35 años, tenía un cuerpo bien formado, y además el hecho de trabajar entre adolescentes me mantenía actualizada de los usos y costumbres de los jóvenes, lo que me ayudaba a no lucir mayor de lo que era.

Siendo la jefa del departamento de educación física de un colegio secundario, me mantenía en forma, tanto física como mentalmente. Más de una vez había pescado a alguno de mis alumnos mirándome descaradamente el trasero,…en una clase,….o esperando que algún movimiento mío fuera acompañado con una sacudida de mis tetas,…

También debo confesar que no sólo había pescado a los alumnos, sino también a varios preceptores y profesores, que circunstancialmente pasan por el patio, a la hora de deportes,…o que se ofrecían a acompañarnos cuando íbamos al campo de deportes.

Entre ellos, el más “dispuesto” era Jorge, un joven preceptor de 3er. año, que estudiaba el profesorado de educación física, y que con la excusa de adquirir práctica, no se despegaba de cuanto evento se organizaba.

Siendo sincera, debo confesar que ésas miradas me gustaban,..la de mis alumnos se parecían a un despertar sexual, y la de los adultos confirmaban que seguís siendo una mujer deseable.

Yo estaba separada desde hacía varios años,…y tenía algún que otro “novio” cada tanto, siempre fuera de mi ámbito laboral, cosa que me permitía cortarla sin ningún tipo de consecuencias ni rumores, cuando la situación de atracción se acababa.

Entre mis compañeros, no faltaban algunos lances, a veces cubiertos de chiste, u otras veces más directo en cuanto a invitaciones o a salidas,..pero como suele ocurrir, o mejor dicho como debería ocurrir, “donde se come no se caga,..”, y además no había ningún platillo apetecible dentro del ambiente escolar en el que me desenvolvía.

También estaban algunos padres, que se trataban de acercar con la excusa de evaluar el avance deportivo de sus hijos,..pero que inexorablemente terminaban clavando sus ojos en mis tetas o en mi culo.

Pero como siempre “el diablo mete la cola”,…. Y ése será el tema de mi relato…..:

Estábamos organizando las jornadas para el día del deporte, evento que coronaba el desarrollo de todas las actividades deportivas del año.

Como siempre el abnegado Jorge, era mi inseparable e insoportable asistente.
Era un chico de unos 23 años, que por su edad y por su pinta tenía bastante ascendiente entre los alumnos, con lo cual su ayuda muchas veces era efectiva cuando buscaba movilizar a los más vagos,..o cuando tenía que mediar entre alguna disputa entre las chicas,….era evidente que era el objeto de deseo de varias de ellas,….

Yo trataba de estar atenta a cualquier cosa que pudiera entenderse como insinuante por parte de algún profesor hacia un alumno,..porque a veces cierto, y otras veces fabulado por los chicos, la más mínima sospecha de acoso, terminaba inexorablemente en un quilombo.

Y el deporte, ya sea por el contacto físico, por la indumentaria, por el sudor , o por la duchas, además de que en general son los profesores más jóvenes, con los mejores lomos, siempre es le medio más propicio para cualquier mal entendido.

Entre las chicas, estaba Marisa. Una imponente rubia de 1,70, atleta por naturaleza, alumna de 5to. año, con un cuerpo que le hacía justicia a sus 19 años.
Siempre dispuesta, y líder por naturaleza, sobresalía por sobre el resto de sus compañeros. Era imposible no verla. Su sola presencia, denotaba su personalidad, y su belleza.

Como mujer percibia que TODOS,…. compañeros, profesores, preceptores, e inclusive muchos padres la miraban con deseo. Ella también era consiente de lo que provocaba.

En una de las tardes, fuimos al campo de deportes con los capitanes de los equipos para coordinar las rutinas que cada casa (grupo en los cuales se subdividía el colegio).
Por supuesto que Marisa, era la capitana de una de ellas.

Trabajamos toda la tarde,…y cada profesor tomó a su cargo un grupo,..y el infaltable Jorge, hacía las veces de mi asistente,…llevando las planillas,….tomando los tiempos ,..etc.
Creo que sentía cierta simpatía por él.
Pronto descubriría que yo no era la única a la cual el joven Jorge le despertaba algún sentimiento.

Quizás por ese sexto sentido que dicen que tenemos las mujeres,…percibí,..lo que intantes después confirmaría,…..

Al pasar Marisa, rumbo a los vestuarios, tocó sutilmente el reverso de la mano de Jorge,…fue algo en los dedos,…o algo en el gesto, pero no me pareció algo involuntario sino más bien una invitación, un código, una sugerencia…..

Esperé, el siguiente movimiento,..ví a Marisa dirigirse al depósito donde se guardaban los elementos de gimnasia,…..entró sin darse vuelta,…segura de que Jorge había entendido su llamada,…y fue así como ví a Jorge tomar unos conos,..e ir en la misma dirección,…..

En mi interior ya sabía lo que estaba pasando,..pero necesitaba confirmarlo,…..esperé a que Jorge entrara,…..por las dudas también tomé unos aros,…y fui en dirección al depósito,…el resto del grupo había terminado con sus actividades,..y algunos estaban en el campo y otros ya estaban en los vestuarios.

Jorge contaba con la ventaja, que él siempre se ofrecía a recoger el equipo, cosa que ningún profesor quería hacer,…era su escondite perfecto…..caminé decidida hasta el depósito,….entre silenciosamente,….el espacio era amplio,..y el desorden general me permitió ocultarme detrás de unos armarios viejos que habían sido removidos de los vestuarios,……en el fondo, apoyado sobre una pila de colchonetas estaba Jorge,….sus manos tocaban los muslos de Marisa,..y ella lo besaba apasionadamente……pensé en cortar todo anunciando mi presencia,…pero éste incidente se estaba desarrollando en el campo de deportes en el cual se suponía yo era la máxima autoridad,…..y cualquier escándalo era más contraproducente para mi que para ellos,…..los besos seguian,..las manos de Jorge levantaban la pollera de Marisa buscando sus glúteos,….me quedé contemplado la escena,…dos cuerpos jóvenes que se tocaban,…y se deseaban,…..se quitó la remera,…Jorge sacó sus pechos fuera de la taza del corpiño,..y comenzó a besarle los pezones,….yo comencé a sentir que me estaba calentando,….ya no quería interrumpir,..sólo quería verlos,…la mano de Marisa buscó la entrepierna de Jorge,….tomó su bulto por sobre el pantalón y comenzó a apretarlo,……yo dejé los aros silenciosamente en el piso,…sentí como mi sexo se mojaba,….mientras Jorge tomaba sus pechos,….Marisa con sus dos manos bajó el pantalón de Jorge,…..su verga asomó por la bragueta del boxer,….era una verga grande,..e inflamada,……Marisa se deslizó por su pecho,..por su abdomen,..y besó la cabeza de aquel miembro erecto,……corrió el prepucio,.y dejó la glande libre,…la introdujo en su boca,..y succionó todos los jugos,….comenzó a pajearlo y a chuparlo rítmicamente,….yo había chupado varias vergas en mi vida,..pero ver a la joven comersela….me llenó de calentura,…..busque mi concha por debajo de mi pantalón de gimnasia,…sabía que estaba mojada,…al llegar a mi vagina, la sentí inflamada,….con dos dedos abrí los labios,..y comencé a introducirme el dedo mayor,…..tuve que ahogar un gemido de placer,….quería seguir viéndolos,……..Jorge tomó a Marisa de los brazos y la incorporó,….la puso de cosatado sobre su cuerpo,….con una mano le corrio la bonbacha,…y con la otra comenzó a fortarle la vagina,….ella con la mano más cercana al cuerpo de Jorge,…seguía pajeándolo,….volacaba la cara de costado,..para permitir que la besara en la boca,……yo inconscientemente seguía el ritmo de ellos,…..ví la cará de Marisa enrojecerse,….los besos se hicieron más fuertes,…gimió y acabó en la mano de Jorge,…..lo pajeó con fuerza,…..el acabó,..vi su leche salir con fuerza de la cabeza de su pito,….yo también acabé,…..

CONTINUARA