Hola, esta cuenta es de mi hermano erick, pero como es tal lindo me la presto para que les puesda relatar mi primera experiencia, es la primera vez que subo archivos. bye bye espero les guste!

Ahora quiero relatar como fue que empecé mi andar por la maravilla que es el sexo.

Algo mas de mi, es que soy la mayor de 4 hermanos, alternándonos mujer-hombre, hasta el menor. Entre el que me sigue que se llama Erik y yo, hay un año de diferencia, a la que sigue, Liliana le llevo 4 años y al último, Eduardo le llevo 6.

Todo comenzó desde muy chica, tendría yo unos 7 años cuando empecé con esos juegos del papá y la mamá con mis primos, donde había besos, roces, nos tocábamos. Lo mas que pasó, era tocarnos por debajo de la ropa, y recuerdo a alguno de mis primos frotando su pene en mis nalguitas, sin ropa ni uno de los 2, pero nunca hubo una penetración, aún así, ya le iba agarrando el gusto a todo eso.

Cuando tenía 10 años, en una fiesta familiar, estábamos varios primos y nos metimos a la recámara de los papás de uno de ellos, ahí, mi primo sacó una película pornográfica y nos pusimos a verla, era la primera vez que veía algo así y me sorprendió mucho, no puedo decir que me desagradó, pero si me causó mucha sorpresa el ver esos miembros tan grandes, como se las metían, en fin, todo lo que se ve ahí. Recuerdo que de mujeres solo estábamos mi prima Jazmín y yo, y había 5 primos más, hombres, todos estábamos entre los 10 y los 12 años, siendo Jazmín y yo las mas chicas.

Después de un rato de estar viendo la película, dos de mis primos sacaron sus penes y se empezaron a masturbar, invitando a los otros 3 a que lo hicieran también, a lo cual no se resistieron y casi en seguida estaban haciendo lo mismo. Jazmín y yo solo los veíamos, y por su mirada de ella, puedo asegurar que estaba igual que yo, con la boca hecha agua y también comparando esos penes con los de la tele. Fue Chucho, el mas grande de todos, al que se le ocurrió la brillante idea de que Jazmín y yo los ayudáramos y se las chupáramos, a lo cual no nos resistimos, es mas, estoy segura que de no haberlo propuesto, lo habríamos hecho nosotras. Jazmín empezó a mamar la verga de Chucho y yo la de Ivan, trataba de imitar el como lo hacían las mujeres de la película, me lo metía a la boca y lo recorría con mi lengua, le daba pequeños besitos y lo seguía chupando, la verdad desde un principio no me desagradó el sabor ni nada. Ivan y Chucho terminaron casi al mismo tiempo, con la diferencia de que Ivan aún no eyaculaba y Chucho ya. Pude ver la cara de mi prima toda salpicada por la leche de Chucho y me dio mucha curiosidad, pero por el momento no hice nada, pues aún faltaban 3 primos más por mamárselas. Jazmín se fue con uno y yo agarré a los otros 2 que quedaban y me alternaba para chupárselas. Caray, ahora que lo pienso, que rápido le agarré el gusto al sexo oral.

Una vez que terminamos, Chucho me jaló para que ahora se la mamara a el, pero antes de hacerlo, me hicieron que les enseñara mis tetas, pues ya empezaba yo a desarrollarme. Me acosté en la cama con mi blusa y sostén levantados boca arriba y Chucho metía su verga en mi boca, mientras junto con Samuel, me sobaban los pechos. No tardó mucho mi primo en venirse y echarme su leche, tenía su verga dentro de mi boca, así que la pude probar toda, fue algo raro, pero tampoco me desagradó. Una vez que terminó, Samuel tomó su lugar, era el único que me faltaba por probar, tampoco tardó mucho en venirse, e igual pude saborear su leche.

Cuando me levanté de la cama, pude ver a Ivan y Luis sentados, al parecer ya habían terminado, y viendo a Jazmín mamársela a Isaac.

Cuando terminó el último, la peli ya había terminado, así que mi primo la quitó y la fue a guardar, estábamos ahí platicando, cabe señalar que yo me sentía a mil, quería seguir, que me acariciaran, seguírselas chupando, pero en eso escuchamos ruidos y nos dimos cuenta que habíamos terminado justo a tiempo, pues era mi mamá que había ido a echarnos un ojo.

Después de esta fiesta, solo hubo pequeños encuentros fugaces con mis primos, siempre por separado y terminando en una mamada rápida acompañada de caricias hacia mi. De ahí, pasó más de un año, cuando nos dejaron en la escuela hacer un trabajo en equipo, en el cual estábamos otra niña y yo, junto con 3 compañeros. Nos reunimos en casa de uno de ellos por 3 días seguidos, al tercer día ya habíamos terminado el trabajo, pero aún así decidimos juntarnos, pues entre platicas, había salido que el tenía una película pornográfica y su mamá no estaría ese tercer día, así que esa fue la razón por la que decidimos reunirnos.

Viendo la película, se me ocurrió comentarle a Luz, mi compañera que eso del sexo oral yo ya lo había hecho y volteó a verme sorprendida y como hasta con envidia, los 3 muchachos preguntaron del por que su reacción y les dijo, a lo cual los 3 pidieron que se los hiciera, echándose un volado a ver quien iba primero. Sacaron sus pitos, de tamaño normal, nada del otro mundo, ya con vello creciéndoles y al primero que se la empecé a chupar fue a Toño, mientras los otros 2 se masturbaban solos en un principio, pues Luz no tardó en unirse a la fiesta, guiada por mis consejos de cómo hacerle. Fue una rica tarde, se las mamamos a los 3, nos comimos su leche, nos acariciaron, nos besaron las tetas, nos dedearon, en fin, pasó de casi todo. Hasta que Luz recibió la llamada de su mamá de que ya iba a pasar por nosotras.

En ese entonces iba yo en sexto de primaria, y lo sucedido lo repetimos en 2 ocasiones más, pero con más prisa, pues era aprovechar la ida de la mamá de la casa en la que estábamos a la tienda o el que se quedara platicando con alguien.

Cuando se acercaba el fin de año y la salida de la primaria, ya tenía los 12 años cumplidos. Se organizó una pequeña fiesta en mi casa, donde asistieron casi todos los del salón. Esa vez no estuvieron mis papás ni mis hermanos, pues me concedieron ese honor de disfrutar mi fiesta. Aparte de los chicos de la escuela, también vino mi prima Jazmín, que como saben es de mi edad y como había escuchado algo, también vino su hermano Enrique, junto con un amigo de el, que según a cuidarnos, ellos ya tenían 20 años en ese entonces. Mi primo me dijo que no nos preocupáramos, que ellos iban a estar en lo suyo y nosotros nos divirtiéramos. Cumpliendo lo dicho, Enrique junto con su amigo se metieron al cuarto de mis papás a ver televisión y nosotros estuvimos en la sala, al tiempo, sacamos la botella y estuvimos jugando, poniéndonos castigos de cualquier tontería hasta llegar a los besos. Al principio éramos como 20 niños y niñas, pero por algunos llegaron temprano, hasta quedar como 10. Del juego se apartaron algunos y solo quedamos Luz, otra chica Itzel, Toño, Memo, Juan y yo. Otras 2 parejitas de habían apartado y se besaban sentados en un sillón.

En una de esas, Toño me castiga a mí y me dice que lo acompañe a uno de los cuartos, nos dirigimos al que yo compartía con mi hermano acompañados de varios gritos burlones de parte de mis demás compañeros. Una vez ahí, el me empieza a besar y acariciar los pechos, sube mi blusa y los comienza a besar, mientras yo le sobaba la verga por encima del pantalón, cuando en eso abren la puerta y volteo y era mi primo Enrique, solo alcancé a bajarme la blusa y fui en seguida hacia el entre apenada y con miedo. Cuando llego empiezo a tartamudear y el notando mi tomar y sonriendo me dice que me calme, que no preocupe, que no pasa nada, que entro sin querer, que siga yo en lo mio, que el no dirá nada, después de asegurarlo varias veces, sale de ahí y yo un poco mas tranquila, regreso con Toño que igual se había quedado muy nervioso viéndonos desde la cama. Seguimos con lo nuestro hasta que se la empiezo a mamar, el acostado en la cama y yo de rodillas, con las tetas al aire. Pasan como 10 minutos hasta que lo hago venir y me acuesto a un lado de el, y nos quedamos platicando un poco, que si no queríamos llegar a algo mas, y los 2 coincidimos en que si, pero como no había condones, pues quedamos que para después, jajaja, cabe recordar que en esos momentos nos hicimos novios y lo sellamos con un beso.

Salimos del cuarto y nos encontramos con los que estaban en la sala, a excepción de Itzel y Luz, y en seguida pregunté si ya se habían ido y me dijeron que no, que estaban con mi primo y su amigo, por lo cual me extrañé y me fui a asomar al cuarto de mis papás. Al acercarme a la puerta, escuché algunos jadeos y me detuve, abrí lentamente la puerta y grande fue mi sorpresa al ver en la cama a mi primo cogiendo con Itzel y debajo de ella, sobre la alfombra a su amigo con Luz, todos desnudos, me quedé unos momentos quieta, hasta que mi primo volteó y me vió y con una seña hizo que me saliera, Itzel también se dio cuenta pero no hizo nada, solo siguió disfrutando. Salí de ahí anonadada, con aquella visión en mi mente, si de por si estaba muy caliente, con aquello me había puesto a mil.

Después de un rato, regresaron Luz e Itzel, ambas ruborizadas, con esa cara entre cansadas y contentas, me acerqué a Luz y le pregunté que había pasado, me dijo que lo que tenía que pasar con una sonrisa, le pregunté que tal había estado y me contestó que muy rico, que después me contaba bien.

Más o menos en el transcurso de una hora, fueron llegando por algunos de los que aun estaban ahí, y otros se fueron yendo, llegando también mis papás, sin mis hermanos, pues se habían quedado en casa de unos primos. Enrique y su amigo, se habían pasado a mi cuarto a ver la tele, y me habían llamado junto con mi prima Jazmín para que fuera con ellos. Mis papás se quedaron en la sala platicando con y recogiendo todo el tiradero.

Ahí en mi cuarto, Enrique y su amigo nos empezaron a decir que así como ellos no dirían nada, nosotras tampoco debíamos decir nada de lo que habíamos visto, les dijimos que claro que no. Ahí me vine a enterar, que también a Jazmín la habían visto fajar con Sergio, y así mismo ella también se había dado cuenta de lo que había pasado en el cuarto con mi primo, su amigo, Itzel y Luz.

Empezaron a platicarnos y preguntarnos que habíamos sentido, Enrique se limitaba un poco en las preguntas hacia su hermana, pero su amigo Christian no tenía reparo, en medio de la pena les decíamos que se veía bien, que se antojaba.

Como mis papás estaban en la casa, no podíamos cerrar la puerta, pero aun con esto, no podíamos evitar ciertos roces entre la plática, hasta que después de un rato, mis papás entraron para decirnos que iban por mis hermanos, y llegando llevaban a Enrique, su hermana y su amigo a su casa. Apenas oímos cerrar la puerta, y Enrique sin decir mas, se levantó, desabrochó su pantalón y lo bajo junto con su bóxer, dejando al descubierto un hermoso pene bastante duro y parado, un poco mas grande que el de mis compañeros, dijo que no aguantaba mas, que lo tocara, no solo lo toque, sino que me dediqué a mamarlo, estaba yo sentada en la orilla de la cama y el parado frente a mi. Christian jaló a Jazmín hacia la otra cama y ahí acostados comenzaron a fajarse.

Después de estar mamando la verga de mi primo, me la quitó y se sentó junto a mi, me comenzó a besar y me dijo que me quería coger, que si lo podía hacer, con la cabeza solo asentí. Me puso de pie frente a el y me hizo que me desnudara, lo cual hice rápidamente. Me acosté y el se desnudó poniéndose encima de mi, pude ver hacia la otra cama como Christian ya se estaba cogiendo a Jazmín, además de que se oían sus jadeos y gemidos, mi primo abrió mis piernas con las suyas y tomó su pene en sus manos llevándolo a mi vagina que estaba empapada, lo empezó a clavar hasta llegar a ese tope que representaba mi himen, ahí, empujó un poco mas duro, y no pasó nada, solo sentí un leve tirón, el segundo igual y al tercer empuje, sentí una punzada de dolor y como algo se desgarraba dentro de mi, me arrancó un leve grito y sentí como mi panochita se llenó con esa verga, lo abracé y empezó a bombearme, con movimientos suaves pero constantes, sentía su verga entrando y saliendo, junto con esa sensación de dolor mezclada con placer, sentía como esta última sensación le iba ganando a la primera, a la vez que el empezaba a cogerme mas fuerte, gemía, gritaba y entre todas esas sensaciones, podía escuchar también a mi prima, de vez en vez la volteaba a ver y también ella lo hacía hacia mi, era mi primera vez, nuestra primera vez y ahí estábamos juntas, ella con el amigo de su hermano, y yo con su hermano, con mi primo, que no paraban de cogernos, de bombearnos, de meternos toda su verga y cada vez lo hacían mas rápido, mas fuerte para después detenerse. Quizá no era esa primera vez como tantas veces la había imaginado, no puedo decir si era mejor o peor, solo que estaba resultando muy placentera, tal vez por el grado de excitación en el que me encontraba ya. Escuché fuertes jadeos por parte de Christian y al voltear pude ver como sacaba su verga de Jazmín y empezaba a llenar su cuerpo con su leche, mientras ella también jadeaba y respiraba muy agitada. Enrique seguía moviéndose sobre mi, metiendo y sacando su verga en mi vagina, me cogía rico, con fuerza, sentía como salía casi toda para después hundirla otra vez por completo en mi, sentía delicioso ese ir y venir, hasta que empezó a acelerar mas en medio de nuestros gemidos que casi eran gritos, mezclándose los de los 2, hasta que se salió de mi y en seguida empezó a salir su leche disparada, manchando mi estómago y hasta mis tetas, pude ver su torso empapado de sudor mezclado con el mio, sentir su respiración agitada al igual que la mia. Cuando terminó, se sentó en la cama y yo me quedé recostada, tomé un pedazo de papel del buró que separa las 2 camas y limpié su leche, viendo como prima se la estaba mamando a Christian y ya la tenía completamente dura otra vez.

Mi primo le hizo un comentario que si no quería pasarle, dirigiéndose a mi, algo que me desconcertó, a lo cual Christian en seguida se paró y se pasó a la cama en la cual yo estaba, mi primo se paró y me volteó a ver, diciéndome si se podía, solo asentí con la cabeza cuando Christian ya se estaba acomodando entre mis piernas abiertas y sin decir nada me la clavó hasta el fondo, pude sentirla un poco mas grande que la de mi primo, me arrancó un fuerte gemido y en seguida me empezó a coger, mientras mi primo le decía que se apurara, pues mis papás no tardarían en llegar, el haciendo caso de esto, empujaba rápido, duro, fuerte, mientras yo pensaba que era lo que estaba haciendo, que pasaba, que era mi primera vez y ya me estaba metiendo la verga una segunda persona, pero que que rico que era, que rico se sentía. Después de unos minutos así, encerrada en mi mundo y disfrutando esa segunda cogida que me estaban dando, voltee a la cama de a lado y pude ver a mi prima mamándole la verga a su hermano, en ese momento no reparó en eso, en que eran hermanos, me dediqué a disfrutar esa verga que me estaba taladrando, sentía como entraba y salía, como iba y venía, estaba extasiada, hasta que mi primo nos hizo reaccionar poniéndose de pie y diciéndonos que se había escuchado la puerta de la entrada. Christian en seguida se quitó de mí y todos nos levantamos. Nos vestimos como pudimos, yo ni siquiera puse mi ropa interior, solo la escondí debajo de la cama, igual mi prima.

Cuando entro mi hermano a la habitación, apenas nos habíamos acomodado para según dar a entender que llevábamos largo rato viendo la tele, con trabajos podíamos simular nuestras respiraciones, y mi primo y su amigo, batallaban aun más con sus erecciones.

Mis papás gritaron que ya estaban ahí y contestamos que en seguida bajábamos.

Tomamos todavía unos momentos para tranquilizarnos, mi hermano había salido del cuarto ya.

Antes de bajar, Christian me dio un rico beso y después hizo lo mismo con mi prima, Enrique también me besó y solo le dijo a Jazmín que en la casa terminaban, a lo que ella dijo que si. Quedamos en repetirlo en otra ocasión y bajamos con mis papás.

Después de unos minutos de charla, se fueron mis papás a dejar a mis primos y Christian y yo corrí a encerrarme en el baño a terminar yo sola con la ayuda de mis dedos, algo que no me costó trabajo, tuve ese primer orgasmo en toda mi vida, dulce, delicioso, riquísimo, recordando esas 2 vergas que me acababan de meter.

Ya acostada en mi boca, lo pude volver a repetir, aunque tuve que ser más discreta, pues en la cama de a lado estaba mi hermano.

Que dia tan maravilloso fue ese, y por supuesto, a la semana volvimos a repetir la experiencia, me cogieron Enrique y su amigo, al igual que a mi prima, todo esto fue en casa de Christian. Aparte de todo, me excito ver eso, Jazmín siendo cogida por su propio hermano, algo que despertó otras sensaciones y me hizo ver a mi hermano Erik de una forma muy distinta, pero eso es otra historia.

Por el momento es todo, y si llegaron hasta este punto, espero hayan disfrutado de mi relato.

Hasta la próxima, Besos

Espero sus comentarios.