BUENO, LES CUENTO QUE EL PRIMER EXPERIMENTO SALIO MUY BIEN, FUE UNA NOCHE SUPER HOT, ESTAR EN UN BARCITO, MIENTRAS LULY LEIA SUS COMENTARIOS.TERMINO MUY EXCITADA, ALGO QUE ME VINO MAS QUE BIEN JAJA. BUENO, ACA VA EL SEGUNDO, ESPERO QUE LES GUSTE. ESTE TIENE UNA CONTINUACION.


ACLARACION:

PARA QUE NADIE SE SIENTA ESTAFADO, ESTE ES UN RELATO EROTICO QUE LE ESCRIBI A LULY.
NO ES REAL. A ESTE RELATO LO ACOMPAÑO CON UNA SERIE DE IMAGENES DE ELLA PARA QUIENES GUSTEN.


ALE YLULY CONOCEN RIO Y PAGA ELLA.

Luly y Alejandro desde hacía un tiempo venían sacándose fotos eróticas en sus encuentros sexuales.

Luly responde un mensaje

Esto comenzó por una charla que tuvieron una noche, donde viendo un programa de televisión que trataba el tema de los hombres y la pornografía a Luly se le ocurrió preguntarle si para masturbarse el miraba películas porno, seguramente buscando un contundente no. La primer respuesta de él, recordando el consejo de un amigo abogado… –Nega todo. –Fue… –No, no. Para nada. –Pero algo en la respuesta, tal vez un gesto involuntario en su rostro, un movimiento, una pausa, no convenció del todo a Luly, que con una sonrisa cómplice y un tono más amigable, como comprendiendo y aceptando al acto, repregunto. –Dale, decime, no tiene nada de malo. –Y el pobre Ale entro como un caballo. –Bueno, sí, sí, no es que lo haga tan seguido, pero si, en internet busco algunas cosas. –Y a Luly, que no esperaba esa respuesta, le cambia la cara por completo, a una de repulsión. –Qué asco! Sucio! –Y con un tono inquisidor pregunta –Y que andas mirando? Seguro cosas sucias… -Alejandro, dándose cuenta que ya no eran socios de tal picardía, intenta explicarle que no era lo que pensaba, que probablemente estaba exagerando un poco. Cuando logro bajar un poco los decibeles comenzaron a hablar del tema y más relajados Ale le dice. –Bueno, tal vez no recurriría a internet si tuviera alguna fotito tuya… -Y con una sonrisa y un gesto insiste. –Ya sabes, algo hot.

amateur

novia

A Luly, para su sorpresa, le pareció buena idea, algo distinto, excitante y con algunas condiciones comenzaron. Las fotografías eran de tipo erótica, sin penetración, sin primeros planos, muy delicadas. A medida que pasaba el tiempo la colección de fotos iba creciendo, al igual que la calidad. Por qué no subirlas a internet y compartir la belleza de Luly con otros. Una noche decide preguntárselo a Luly… -Mi amor, que te parece si subimos a internet unas fotitos hot? –Inmediatamente Luly contesta con un rotundo -¿Qué? Vos estás loco? Mira si alguien me ve. No, no, ni loca. –Ale insiste, le explica que la cara estaría tapada y que no hay forma que la reconozcan. Luly termina cediendo, no muy convencida, le dice que sí. Ale ya tenía vista una página, una tal Poringa! Y así comenzaron.

relato

Un día Luly estaba leyendo los comentarios, algo que le gustaba mucho, sobre todo los “ordinarios”, los que le describían que le harían si la tuvieran adelante y mucho más le gustaban si a eso le agregaban alguna imaginen de sus miembros erectos y le decían que así los había dejado sus fotos. Este día, algo excitada después de leer varios comentarios, se encontró con uno que le llamo particularmente la atención, este era un mensaje largo, parecía bastante seria, donde esta persona se presentaba…

cola

-Hola, soy Javier, antes que nada quería decirte que sos muy linda y me gustaron mucho tus fotos, son muy sensuales. Me encanto tu cola y tus largas piernas, casi tanto como tu actitud, por eso me animo a escribirte. Espero con esto no ofenderte, ni a vos ni a Ale. Antes que nada te cuento que soy de Brasil, en este momento estoy viviendo en un pueblito que se llama Isla Grande, cerca de Rio de Janeiro, pero viví muchos años en Buenos Aires por eso hablo bien castellano. Tengo 30 años, durante el año soy guardavidas y ahora para carnaval bailo en una comparsa muy conocida de Rio. Me gustaría invitarlos a los dos a pasar una semanita acá. Las playas son hermosas y también tengo auto para ir a Rio, si les parece bien, hablamos y arreglamos. Acá mi casa es muy grande y hay lugar. Espero su respuesta. Un beso Javi.

Luly

A Luly le llamo mucho la atención este mensaje, si bien ya le habían hecho muchas propuestas y de todo tipo, esta le pareció bastante seria y la idea de ir a Rio le gustaba, pero no sabía de qué se trataba. Le comento a Ale y juntos le respondieron el mensaje, para que les aclarara de que se trataba la cosa, y la respuesta fue…

picachuu

-Hola, que bueno que hayan contestado, bueno les cuento cual es mi idea. Ustedes vienen y yo les ofrezco mi casa, hay un cuarto para ustedes, se pueden quedar el tiempo que quieran. La casa está sobre la playa, es muy lindo el lugar, muy tranquilo. No sé si ustedes han tenido experiencia con otras parejas, yo lo que pido a cambio es verlos teniendo sexo. Nada más. Bueno, espero su respuesta.

Luly responde un mensaje

Los dos quedaron callados un momento, esperando la reacción del otro, lo que de alguna manera dio a entender que no era tan descabellada la idea. La primera en decir algo fue Luly… -Vamos a Rio? –Acompañando su pregunta con una leve sonrisa, que todavía no dejaba entender si era chiste o no y viniendo de ella, era poco probable que aceptara semejante propuesta, por lo menos eso era lo que pensaba Ale hasta ese momento. Ale siguió callado, como si no lo hubiera escuchado. Luly replica –Vamos a Rio? –Pero ahora se lanza sobre él, comienza a besarlo y con su mano comienza a acariciarlo e inmediatamente se da cuenta que su respuesta es sí, Ale estaba completamente excitado. Desabrocha su pantalón, con la ayuda de él y se lo baja hasta los tobillos. El intenta abrirle el short y ella le dice –No, no, que haces? Vos tenes mis fotos, confórmate con eso. –Y mientras con una mano masturbaba a Ale, con la otra controlaba el mouse y buscaba sus fotos, para que las viera en la pantalla de la computadora. Se arrodillo entre las piernas de él y comenzó a succionar solo el glande, con un movimiento corto de lengua. Solo le llevo unos pocos minutos, antes de darse cuenta que Ale estaba a punto de acabar, saco el pene de su boca y le dijo… -Vamos a Rio? Ale. Tenes que contestar antes de acabar. –Y volvió a colocar el pene en su boca, succionando con mayor vigor hasta que tan solo unos segundos después escucha decir –Si, si, vamos –Acompañado de una enorme cantidad de semen que llena su boca.

amateur

Llegan al aeropuerto de Rio, algo nerviosos, iban a conocer a Javier, que los esperaba para llevarlos al Isla Grande. No tardaron mucho en encontrarse y partieron rumbo a la casa. Era jueves por la tarde y no había muchos autos por lo que no demoraron mucho en llegar, unos 20 minutos. Durante el viaje hablaron mucho, Javier era muy simpático, parecía que se conocían de antes. Luly, que estaba sentada en el asiento de atrás, no hablaba mucho, más que nada asentía con un sí algunas cosas, estaba un poco nerviosa, ese hombre que manejaba ya la había visto desnuda en fotos y ahora la quería ver personalmente.

novia

relato

Llegaron al pueblo, era muy chico, con calles de tierra y arena, se encontraba al pie de un gran morro y el mar se podía ver prácticamente desde cualquier lugar. La casa, como decía en el mail, estaba sobre la playa, había un gran ventanal que daba a una galería, de esta se podía bajar por una escalerita a la playa donde el agua se encontraba a unos quince metros. No había muchas casas por el lugar y los espacios que quedaban libres entre una casa y la otra la naturaleza se los apropiaba con palmeras, enredaderas y distintas especies de plantas y árboles.
Javier los invito a entrar y les mostro la casa, esta contaba con un espacio grande que hacía de cocina comedor, atrás, del lado que daba al mar, se encontraba un living muy grande donde estaba el ventanal y subiendo las escaleras había dos habitaciones muy grande una de Javier y otra para ellos. Los dejo es su habitación y les dijo que se pongan cómodos, que pronto iba a oscurecer y que él iba a encargarse de la comida esa noche. Quedaron los dos solos en la habitación, sentían que por el cuerpo corría la adrenalina, no sabían cómo iba a ser, ni cuándo pero ya estaban preparados, ansiosos.

cola

Luly

picachuu

Se bañaron y bajaron. Faltaba un rato para comer y Javier los esperaba con un vino. Se sentaron en el living los tres y se pusieron a charlar un rato. Hablaron de todo, a ellos les llamaba la atención lo de la comparsa, y estuvieron hablando bastante de eso. Javier se levanta y va a buscar una Tablet, vuelve y se sienta junto a Luly –Mira, acá tengo fotos del carnaval del año pasado. –Dice Javier mientras se encendía, entra en una carpeta de se llamaba fotos y Luly llega a ver que junto a la carpeta que decía “Carnaval 2014” había una con el nombre de “Ale y Luly” y pensó que tal vez ahí había fotos de allá desnuda, que había descargado de internet. Y comenzó a mostrarle las fotos del corsodromo y de él bailando, algo que a Luly le llamo poderosamente la atención, Javier era morocho, bien marcado y con ese sello brasilero que los hace ver más fibrosos y musculosos que cualquiera. Usaba una sunga negra con detalles en dorado que marcaban su abultado miembro y parecía que el cuerpo estaba cubierto por una pátina dorada con brillo que resaltaba su musculatura. Pasaban las fotos, el vino iba bajando y Luly comenzaba a sentirse algo excitada y más desinhibida. Terminan de ver todas las fotos y Luly le dice –Que tenes en la otra carpeta? En la que dice Ale y Luly. –Con una sonrisa picarona. Javier algo nervioso contesta –Nada, va, algunas fotitos tuyas. –Acompañando la respuesta con una carcajada. –A ver qué tenes. –Contesta Luly, agarrando la pierna de Javier para acercarse a la pantalla. Abre la carpeta y ven que tenía prácticamente todas sus fotos. Mientras que estaba apoyada sobre Javier para poder ver mejor, con la otra mano acariciaba la entrepierna de Ale y siente que prácticamente no hay nada, seguramente los nervios impedían que se endurezca. Estaba descalza y tenía puesto un vestidito, se levanta, gira media vuelta, colocas sus rodillas una a cada lado de Ale y se sienta sobre él. Comienza a besarle el cuello y el con sus manos recorre las piernas de Luly hasta sentir que el vestido llega a cubrir solo la mitad de la cola.

Luly responde un mensaje

amateur

novia

Luly mientras lo besaba miraba a los ojos a Javier, este se acomoda, toma su copa e intenta recargarla una vez más, pero ya no quedaba más vino. Luly, sintiendo que Ale estaba completamente excitado, se pone de pie y deja caer su vestido al piso, saca la copa y la botella de las manos de Javier y las deja en la mesita ratona. –Busco otro? Pregunta Luly girando media vuelta la cabeza por arriba de su hombro, mientras se dirigía a la cocina, con su diminuta tanguita. Sirve las tres copas, ella toma un sorbo de la suya y le da la copa a Javier que se encontraba en la punta del sillón, a un lugar de Ale. Baja el short de Ale, apoya sus rodillas donde estaba sentada anteriormente y colocando sus piernas sobre Javier, lleva su boca el pene de Ale y comienza a jugar con el mientras que con el pie derecho acariciaba el pene de Javier por encima del pantalón, sintiéndolo completamente erecto y muy grande. Gira su cabeza y le pide que le baje la tanguita, este deja la copa sobre la mesita ratona y muy cuidadosamente comienza a bajársela. Luly nuevamente se acomoda y dando media vuelta y apoya sus codos sobre las piernas de Javier e invita a Ale a que la penetre mientras mira fijamente la cara de Javier que se desfiguraba de la excitación. Ale se arrodilla atrás de ella y suavemente comienza a penetrarla mientras ella se mantenía erguida aun, con la cabeza en alto. Poco a poco comenzó a incrementar la violencia en cada envestida, haciendo que esta energía atravesara el cuerpo de Luly y finalmente las sintiera Javier en sus piernas.
Ale la sujetaba de la cintura con una mano mientras con la otra tiraba de su pelo hacia atrás, haciéndola mantenerse erguida, con la cabeza en alto a pocos centímetros de la cara de Javier hasta que la fuerza de sus brazos se agotó y cayo tendida sobre el regazo de él, mientras que Ale con más y más fuerza la penetraba, en profundidad ahora, haciendo que Luly gimiera más y más –Te gusta pagar la estadía así putita? -Decía Ale percibiendo que se excitaba aún más. –Vas a tener que seguir pagando. -Le decía, mientras Luly pasaba sus brazos por atrás de Javier abrazándolo y gimiendo. -Ale la levanta de un brusco tirón del pelo y la sienta junto a Javier, y llevando su pene a la boca le dice. –Mostrale a Javi lo que sabes hacer. –segundos antes de acabar en su boca, mira a Javi y abra su boca mostrándole el semen y acto seguido la cierra y lo traga por completo, nuevamente abre su boca y le muestra a los dos que yo no había nada.
Esa noche comieron los tres en casa, no se habló del tema, más bien fue una cena callada. Algo cansados por el viaje, se fueron a acostar temprano.


relato