Seducir o morir en el intento

El deseo te desconecta de la razón
El deseo es la sed insaciable
El deseo es el hambre de algún país africano por arroz
El deseo no cree en nada ni en nadie
El deseo no sabe del peligro
El deseo son vísceras, tripas, vacío en el estómago
El deseo es amor  por tragar lo  asqueroso porque viene de ti
El deseo es libertad absoluta
El deseo es irrevocable


Poné play plis ....


link: https://youtu.be/Kd1lgGWLed4

Prepárate, porque lo que viene en las siguientes líneas es .... es ..... tú dirás ....

El primer paso ANTES  de “sexualizar” es que tú seas un hombre maduro sexualmente. Pongo entre comillas la palabra porque no es una palabra que exista en nuestra lengua, y porque pienso que no necesitas “sexualizar” a alguien que ya es sexual por naturaleza. Y algo que se volvió un poco mainstream dentro de la comunidad de la seducción ordinaria, y se ha vuelto más una estrategia para “el calentón” que una proyección de tu sexualidad y una comunicación de tu sexualidad a partir de la conciencia de tu propia sexualidad. Como ves es un camino.

Conciencia ====> Proyección ====> Comunicación

Es fácil ver en los foros y en grupos de Facebook que la solución a todo es “sexualiza” y ya. El problema es que puedes provocar el supuesto calentón subiendo la temperatura de tus palabras e incrementando el acercamiento físico, pero no con ello lograr el aumento del deseo en ella y la proyección natural de tu genuino deseo. Nuevamente le ponemos palabras raras a una erupción natural de fuerzas de la naturaleza que se encuentran y deciden explotar juntas.
La llamada “sexualización” es expresar tu deseo de forma adulta, no infantil (miedosa) o adolescente (miedosa y ansiosa). La forma adulta es enfocada, clara, directa y experimentada, lo que yo denomino “madura”. El adulto asume su sexualidad, conoce cuáles son sus puntos más sexuales, maneja la picardía, el coqueteo, la insinuación y también el lenguaje directo.
Supongamos la siguiente situación:
Estás a solas en el apartamento de una mujer, que está vestida de manera sexy, son altas horas de la noche y ella te invita a seguir, básicamente porque siente atracción, incluso un poco de deseo que aún no sabe si es curiosidad o es verdadero deseo sexual.
El hombre niño llegará muy formal, muy serio, y pedirá permiso para iniciar un acercamiento. Permiso directo del tipo “oye y qué vamos a hacer ahora” lo cual expresa la curiosidad infantil y el miedo a ser demasiado intrusivo. El hombre niño actúa con una enorme prevención, una falsa cortesía y pidiendo permiso por casi todo lo que hace.
Cuando el hombre niño lee seducción ordinaria y aprende eso de la “sexualización” resulta actuando como un hombre niño bastante extraño, porque se le nota en su postura, en su lenguaje, en su mirada, en su aroma que huele a bebé, pero actúa como si fuera un hombre adulto y sexual. Es lo más parecido a ver a un niño fumando, es simplemente extraño y sabes que aunque eche bocanadas de humo hay algo que no cuadra del todo, como que no debería estar haciendo eso, Este es el individuo que llega a la seducción con preguntas del estilo “desconozco todo de las mujeres, son un completo misterio para mí, soy un tipo buenazo con ellas siempre y ante todo no molestarlas.”

El hombre niño da muchos rodeos y es pasivo, odia molestar.

El hombre adolescente llegará un poco más suelto, quizá un poco más dinámico, pero su deseo se desborda y es quizá un poco más morboso, se apresura demasiado, y la mujer siente en su mirada el deseo de quitarle la ropa y penetrarla rápido, cosa típica adolescente. El hombre adolescente se ve ansioso, necesita perder su virginidad, pues aunque ese adulto ya no sea virgen actúa como tal, y desea “meterlo” rápido, eso es lo que importa, verla desnuda, besarle un par de horas enteras las tetas, como un adolescente que aprende de sexo con una mujer adulta, quiere devorarla toda, pero cuando la tiene dispuesta no sabe como empezar y encima de todo es precoz y con una técnica perversa, típica de la inexperiencia adolescente.
Aunque sea un adulto la  mujer logra ver que psicológica y sexualmente es un adolescente. Y ello la repele inmediatamente. Y viene a su mente todos los rasgos de la sexualidad adolescente (precocidad, morbosidad, ansiedad) lo cual es signo inequívoco de que ese hombre es un pésimo amante. Resultado cortocircuito total.
Cuando ese hombre adolescente lee seducción ordinaria y aprende eso de “sexualizar” entonces encuentra la excusa perfecta para la expresión de su morbosidad, y empieza a acercarse, a tocar, a subir la temperatura de una manera ansiosa, acelerada, sin acompasarlo a las señales que ve, pensando más y sintiendo menos. La mujer lo ve como un hombre adolescente calentón, no siente conexión emocional, no siente un deseo maduro, sino un deseo hormonal, un deseo del virgen que quiere sexo. Estos son los que llegan a la seducción con el enfoque de “ayúdame a metérselo a las mujeres por favor, sólo necesito meterla o que me la chupen por favor rápido que se me revientan las bolas.”

El hombre adolescente es un cachondo que proyecta morbo sin experiencia ni conexión emocional.


El hombre adulto asume que tiene una vida diversa sexualmente hablando, rica en experiencias y se ha hecho de algún modo un " experto " en el placer femenino. Lo conoce, lo ha estudiado y lo ha practicado. No piensa con su pene, pero si piensa en darle el mejor tratamiento posible y por ello es selectivo.
El hombre adulto reconoce su derecho fundamental al placer y lo busca, y sabe que cuando no lo encuentra por que no hubo química con otra mujer, eso no dice nada sobre él, sino que sigue en su afirmación de su derecho natural al placer, el cual no es algo de merecimientos o algo así, sino que es un derecho, como el derecho al respirar que tenemos desde nacer. El hombre adulto conserva del niño la curiosidad en el encuentro sexual, explora el cuerpo de la mujer como un campo nuevo; el hombre adulto conserva del adolescente el dinamismo y el humor en la intimidad, y como adulto le suma a ello la fluidez, la conciencia de su propio sexo y deseo y una madurez que la mujer definirá como “cancha” o “experiencia”.
El hombre adulto conecta su deseo con su emoción y logra entender que el deseo es un fenómeno emocional y de la imaginación de una mujer. Y sabe que respecto al deseo no puede ser pasivo, que debe tomar la iniciativa e invitar, metafóricamente hablando, a la mujer a bailar, así sea que ella le envío señales desde el otro lado de la pista. El hombre adulto sabe dónde tocar y sabe qué palabras utilizar, sabe agarrar de donde se debe. Conserva la curiosidad del niño y el instinto del adolescente pero los canaliza de una forma segura y sobre todo decidida. Al ser consciente de su sexualidad la proyecta de forma energética.
Y es esta determinación la que logran capturar las mujeres, esa determinación en lograr intimidad. Si les preguntaras muchas de ellas lo definen como una “seguridad” que perciben en ti, y perciben una energía equilibrada en lo sexual.

Lo más importante para entrenar es la mente enfocada en el deseo, este individuo que debe generar deseo y no solamente atracción. Y es que el deseo es una energía que proyectas, es una onda, una vibración que toca a la mujer sin que seas consciente de ello. Y el deseo recae en la intención ni más ni menos. No recuerdo si ya había contado esta anécdota que viene bien al caso, y fue un experimento que realicé con un grupo de amigos en un bar, simplemente tomé mi mano, la estiré al frente mío y les dije “va a pasar una mujer y la va a chocar y luego voy a tener algo con ella” y mágicamente pasó una linda mujer, la chocó, nos reímos todos, yo le tomé de la mano y empezamos. Fue así de sencillo.

Lo interesante es que yo ya había visto a esa mujer antes y con mi mirada le transmití deseo, lo visualicé, vi toda una escena con ella, y ella lo capturó, en el momento en que estiré mi mano ya la había visto venir y sabía, con toda certeza, que ella respondería. Mi comunicación ya había empezado antes sin emitir una sola palabra directamente, y empezó proyectando y comunicando energía, acá no hay técnica, simple conciencia y proyección.

El deseo no solamente se transmite hablando de sexo, eso es otro error de los fanáticos de la “sexualización”, lo puedes transmitir con una mirada, con una amplia sonrisa, incluso sin querer hacerlo. Es como una especie de aroma que transmites y que se basa en una sólida apropiación de tu masculinidad. El deseo se transmite directa e indirectamente.

Revisemos por un momento la objeción o resistencia de último minuto. Consiste en que una mujer está lista para el encuentro sexual pero te saca una excusa o argumento en el último minuto, cosas como “es demasiado pronto”, “nunca había hecho algo así”, “no me acordaba que tengo que irme ya”, etc. No importa lo que diga, es absolutamente secundario, indica un recurso a la racionalidad típico del procesamiento neocortical, es decir la capa más superficial de nuestro cerebro triuno.

Si respondes a ella con argumentos o explicaciones perderás, porque te enredarás y le darás un argumento más para irse. Si respondes manipulando, algo frecuentemente enseñando, o presionando (aunque sea sutilmente) probablemente lograrás tener tu encuentro pero generarás en ella arrepentimiento al día siguiente, porque no operaste sobre el deseo sino sobre la atracción haciéndola parecer deseo.

De acuerdo a lo anterior deberás entender que el deseo está en la capa más profunda del cerebro triuno, el cerebro reptil, el instintivo y el salvaje, por ello tu argumento no tendrá que ser con palabras, sino amplificando lo que ella ve deseable en ti, es decir, siendo más físico, hasta el punto de que para ella sea irresistible. Puede que racionalice nuevamente, porque su mecanismo necesita defenderse de la vulnerabilidad que la entrega sexual supone, pero el instinto, el deseo verdadero resiste la racionalización y la derrota.

Y acá viene otro punto importante, la respuesta manipuladora a la resistencia de último minuto implica un logro en el corto plazo pero dudoso en el largo plazo. El hombre niño responderá racionalizando, o retirándose confundido, el hombre adolescente presionará, se abalanzará, manoseará, acosará o se portará caprichoso, reclamará, se mostrará impotente, indignado, molesto. El hombre adulto se detendrá, dará espacio a la mujer, mientras sigue siendo masculino en todo, convencido de que todo él resulta deseable, jugará, usará su humor, su absoluta confianza en el principio del deseo, sabe que si duda del deseo lo comunicará como inseguridad y lo arruinará todo. Incluso podrá aceptar que ese día no pase nada, pero sabrá que ese deseo reprimido se intensificará y que la siguiente vez será como una represa a punto de estallar y que será tres veces más intenso que la primera vez, porque incluirá anticipación, imaginación y fantasía.

El hombre adulto sabe que las resistencias no se arreglan haciendo que se sienta cómoda, sino amplificando la incomodidad, aunque pareciera que ella quiere todo perfecto, en realidad la perfección matará su deseo. Amplificarás su deseo amplificando la contradicción que siente y siendo consciente que esa contradicción es motor de más deseo y es lo que se llama tensión sexual.

El deseo no se manipula, se siente, y conforme avancemos vamos a hacernos conscientes de eso que es deseable, y de cómo es simplemente energía fluyendo, energía masculina que las mujeres logran percibir, sentir y oler, y la respuesta está en los rasgos masculinos de seguridad y determinación sexual. ¿Qué es lo masculino? Esa es la próxima pregunta a resolver.

Remember  .....cuánto cuesta una alegría ?
———-
Nota: En este post me refiero a una mujer adulta, cronológica y psicológicamente hablando. No hago referencia a adolescentes calenturientas o mujeres que se conceden así mismas un bajo valor y que aunque por fuera tengan un empaque hermoso por dentro no tienen autoestima o inteligencia emocional, dentro de las mujeres también encontramos mujeres niñas, mujeres adolescentes y mujeres adultas, aunque sus comportamientos no son iguales a los de los hombres, y eso quizá sea motivo de otro escrito o no , jajajaaaaa !


Seducir o morir en el intento

18 comentarios - Seducir o morir en el intento

mdqpablo +2
exelente , muy buen aporte ,me doy cuenta que no maduro más . exelente pluma . ojala tengamos más pts un cariño mdqpabloysra
elledany +2
Amigooossss ! ! Si le sirve , solo por momentos lo logramos, agradezcamos, abrazo !
grancucon +1
¡¡¡ Muy bueno...Interesante su escrito, es habil...Gracias por compartir amigo....!!!!
elledany +1
Capo ....... vicisitudes de una vida azaroza , jajajaaaaa ! Abrazo !
Macpapi_Calderon +1
Cuando de adolescente en un arranque de furia accidentalmente desperte el deseo de una compañera del colegio que me confeso que nunca se habia fijado en mi por mi actitud de niño y que aquella ocasion desperte algo en ella y desde entonces ya sabras mi vida secual con exito 🤤 gracias x tu exelente aporte +10!!!
elledany
Capoooooo ....... obvio , no se podía esperar menos ! 😁
( debo tantas visitas ... )
Abrazo maestro !
Pervberto +1
¿Este texto no es von Masturbieren?
elledany +1
( Esta como escritor oculto 😁😁 )
Y si le gustan los acrónimos .... búsquelo en inglés ( Aseed Nomad )
Abrazooo capo !
Pervberto +1
¡Muy bueno!
elledany +1
Seducir o morir en el intento
angieyruben +1
Todo un tratatdo del deseo y el comportamiento de los tipos de hombres con los que me he encontrado en mi vida !!!
Excelente amigo !!!
+ 10 y Reco !!


Gracias por compartir.


Seducir o morir en el intento
elledany
Gracias amiga !
Lady_GodivaII +1
está dictando cursos?? jajaj
elledany +1
Amiga ..... hoy con un solo ingreso es muy difícil , jajajaaaaaa !