Ellos sueñan con sexo; nosotras, con amor



Los sueños revelan mucho acerca de nuestros deseos y preocupaciones. De noche, el subconsciente se libera, creando así miles de escenarios imaginarios que vivimos como si fuesen reales, al menos hasta despertar. Un reciente estudio ha analizado los sueños eróticos y románticos de hombres y mujeres, estableciendo similitudes y diferencias. ¿Qué has soñado esta noche?

Para entender los sueños eróticos, primero hemos de acercarnos a todo tipo de sueños nocturnos. Para ello, el doctor Mark Blagrove, de la Universidad galesa de Swansea, analizó los sueños de más de 100 mil personas y destacó los temas más recurrentes.


¿Con qué sueñan los hombres?


Los hombres suelen soñar con cochesarmasacción, situaciones violentas o con mucha descarga de adrenalina, con desconocidos, aventuras y, por supuesto, sexo. Los sueños masculinos acostumbran a suceder al aire libre, en grandes espacios.


¿Con qué sueñan las mujeres?
Las mujeres solemos soñar con situaciones más familiares y cercanas, con personas conocidas y, especialmente, con situaciones que tienen mucha carga de emoción y sentimientos. Al contrario que en el caso masculino, los sueños de las mujeres acostumbran a transcurrir enespacios interiores.


Orgías y sexo intenso VS Romanticismo y detalles emotivos
En cuestiones de sueños eróticos, los investigadores destacan que hay una gran diferencia entre ambos sexos. Mientras los hombres sueñan a menudo con escenas de sexo intenso, incluso salvaje, con orgías o sexo al aire libre. Sin embargo, las mujeres nos centramos mucho más en los momentos románticos y emotivos, y nos fijamos especialmente en los detalles que conforman esa escena capaz de despertar en nosotras tantos sentimientos y sensaciones. La expresión de los rostros, la topa, la luz… todos estos aspectos son cruciales en los sueños femeninos. Esta diferenciación no quiere decir que las mujeres sólo soñemos escenas románticas, también tenemos sueños eróticos en los que hay sexo, pero seguramente todo transcurra de forma distinta a cómo se desarrolla en las mentes masculinas.
Curiosamente, aunque la testosterona hace que los hombres tengan sueños más violentos o con mayor carga sexual agresiva, las mujeres tenemos más tendencia a tener pesadillas o sueños incómodos. Nuestra mente sigue siendo todo un misterio.