Ah, los mitos. Qué aburrida sería la vida sin ellos. Y cuando estos mitos se refieren al sexo esta afirmación se hace aun más evidente. En este sentido a la rumorología popular basada en años de tradición y múltiples tonterías que se transmiten de boca en boca se han añadido en las últimas décadas las múltiples patrañas pergeñadas por el cine porno. En este sentido, mucha gente cree como ciertas ideas absurdas. Una de ellas: el pene es un músculo. Parece de risa, pero lo cierto es que no pocos hombres y mujeres están convencidos de ello. Claro, si se supone que el pene es un músculo, lógicamente cuanto mayor sea su tamaño mayor “fuerza” tendrá. Esto se traduciría en que un pene grande significa un hombre más viril y con más potencia sexual. Bueno, pues el pene no es ningún músculo. Y al contrario de lo que se cree, cuanto más grande sea menos “fuerza” tendrá, pues requerirá un mayor volumen de sangre para ponerse erecto y en consecuencia será más difícil para los cuerpos cavernosos del pene retener el gran volumen de sangre de la erección de forma prolongada. Esta es la razón por la que la gran mayoría de los actores porno recurren a la Viagra y similares, a fin de garantizar una buena erección duradera durante las largas sesiones de rodaje.

En lo concerniente al hombre (y también a la mujer) son una gran cantidad de músculos los que tienen una función en las relaciones sexuales. De hecho todo el cuerpo está involucrado en el coito. Pero quizá el músculo más desconocido de todos es, paradójicamente, el que más efectos positivos aporta al hombre: tales como un casi total control de la eyaculación, múltiples orgasmos sin eyaculación y sin pérdida de erección entre ellos, erecciones más firmes y duraderas y orgasmos mucho más intensos y también incrementa la estimulación vaginal por penetración en la mujer. Estoy hablando del músculo pubo-coccigeo (músculo PC a partir de aquí)-

Y DURA Y DURA…..

Otro de los mitos que el porno explota a conciencia es el de las penetraciones interminables de los sementales en los videos. Bueno, esto tiene su truco. Obviamente, el video que se comercializa está editado y en consecuencia no se aprecian las numerosas pausas que durante el rodaje del coito se producen (para cambiar posición de la cámara, luces, retoques de maquillaje y para evitar que el actor se corra, pero claro, esto la mayoría de la gente no se lo imagina porque nunca han visto cómo es un rodaje porno).


En base a esta creencia en las penetraciones de larga duración, muchos hombres suelen preguntar cuál es el “secreto” de estas máquinas del sexo. Bueno, pues el único método que médicamente ha demostrado una efectividad en controlar la eyaculación y prolongar la penetración no es otro que el tener un músculo PC fuerte y tonificado.

TAN-TRA TA TAAAAN

¡Ah, el Tan-tra!. Esa mágica mística oriental que promete proezas sexuales que se traducen en coitos interminables y penetraciones eternas. Sting, el cantante de Police, aseguraba en su día que gracias a las técnicas aprendidas del Tan-tra, es capaz de hacer el amor durante 8 horas. A mí personalmente, la sola perspectiva de pasarme 8 horas follando ya me produce por si sola fatiga y hasta aburrimiento. Pero bueno, si el rubio cantante lo dice, será verdad…. Digo yo.

En fin, recuerdo que hace unos 2 años, en la revista española Interviú, apareció una entrevista con jugosas fotografías de la entonces esposa del semental de gran polla español Nacho Vidal. Esta ex-modelo venezolana (y actualmente ex esposa de Nacho, tras una denuncia de malos tratos parte del actor hacia ella) afirmaba en esa entrevista al ser preguntada sobre su vida sexual con Nacho que ésta era muy intensa pues Nacho Vidal utiliza técnicas del Tan-tra para prolongar el acto sexual. ¡De qué cosas se entera uno!



Bien, el Tan-tra es un libro impresionante, que supone un monumental ensayo sobre el aspecto místico del ser humano, siendo el sexo uno de sus muchos apartados. No es, pese a lo que muchos creen, un mero manual del sexo, sino que es una extensa guía sobre el aspecto espiritual y místico de los seres humanos.

Pero en lo concerniente al sexo, habla de una serie de ejercicios y técnicas que por lo visto aumentan la duración e intensidad de la experiencia sexual. Se ha hecho famoso mundialmente por introducir una técnica que permite al hombre controlar la eyaculación y prolongar así el coito casi indefinidamente. Bien, pues esa técnica en concreto se basa en el uso del músculo PC, que debe ser lo que hace Nacho Vidal en sus videos (sobre todo cuando pone esas caras raras (posiblemente porque está contrayendo el músculo PC con fuerza) cuando está penetrando a las chicas en los videos) o con su señora en casa.

LA PETITE MORTE….



Así denominaba un dramaturgo francés al orgasmo (masculino y femenino). Unos breves segundos de éxtasis y clímax que nos transportan a un nivel superior de placer. En busca de orgasmos más intensos, hombres y mujeres se han entregado desde la noche de los tiempos a la búsqueda y degustación de todo tipo de alimentos, brebajes y chuminadas pretendidamente “afrodisiacas”, si bien no hay evidencia que hasta el momento se haya encontrado ninguna substancia particularmente orgiástica. Bien pues en el caso de la mujer (por lo que he leído) y del hombre (por lo que yo mismo he experimentado) el poseer un músculo PC entrenado proporciona orgasmos de una intensidad brutal. Yo en los últimos años estoy experimentado unos orgasmos de una intensidad como no había conocido ni siquiera cuando era un adolescente.

ENTRANDO EN MATERIA



El músculo pubo-coccigeo se llama así porque está situado entre el pubis y el coxis (el hueso del culo, vamos). En los hombres es un músculo alargado que discurre perpendicular a la uretra. Las mujeres también poseen músculo PC, de hecho los ejercicios para fortalecerlo se desarrollaron en su día para las mujeres por el ginecólogo Dr. Kegel. El musculo PC forma una base sobre la que se asienta el abdomen, intestinos y el útero de las mujeres. Por eso se llama “suelo pélvico”.

Los denominados ejercicios Kegel en honor a su creador, tenían como finalidad que la mujer pudiese retener mejor la orina, evitando de este modo su pérdida involuntaria que se produce de forma esporádica, sobre todo en mujeres maduras.
No obstante, poco a poco la comunidad científica constató, no sin poca sorpresa, que la utilidad de estos ejercicios iba mucho más allá del estricto control urinario para las mujeres. En este sentido, la mujer puede realmente estrechar el tamaño de su vagina a voluntad, con lo que el contacto con el pene durante el coito proporciona una mayor estimulación en la vulva y el clítoris, lo que hace más fácil a muchas mujeres con un músculo PC tonificado, el alcanzar un nivel de estimulación con la penetración suficiente para alcanzar el orgasmo. Esto también se traduce en una mayor estimulación del pene del hombre durante el coito, al hacerse la vagina más estrecha, como consecuencia de la contracción del músculo PC por parte de la mujer.

EJERCICIOS DE KEGEL PARA LA MUJER



Embarazo, obesidad, cambios hormonales o herencia son causa de que los músculos de la porción abdominal inferior, llamada suelo pélvico, se debiliten y den lugar a problemas urinarios y sexuales. Por fortuna, existen soluciones para esta condición.

Sabemos que las actividades deportivas o en el gimnasio tonifican los brazos, piernas, espalda, cuello o abdomen, ayudándonos a que luzcan más atractivos y a que sean más resistentes al esfuerzo. Empero, no todas las regiones de nuestro cuerpo se benefician con estas rutinas, pues existe una en concreto que, por desconocimiento, nunca ejercitamos a pesar de que es susceptible a sufrir debilitamiento que le impide cumplir con sus funciones. Hablamos del suelo pélvico, conjunto de músculos comprendido entre glúteos, muslos y pelvis, que se encarga de proporcionar sostén a la parte baja del abdomen, donde se localizan vejiga urinaria, porción final del tracto digestivo y útero o matriz.

Cuando estas fibras musculares pierden fuerza, se presenta un problema llamado pérdida o caída del suelo pélvico, mismo que puede manifestar algunas complicaciones a corto o largo plazo:

Incontinencia urinaria de esfuerzo. Es muy frecuente y consiste en que cualquier actividad que genere tensión abdominal repentina, como toser, reír, bailar o saltar, desencadena escape de orina.

Disfunciones sexuales. Son comunes la pérdida de sensibilidad, disminución en la intensidad del orgasmo (en ocasiones no se alcanza) y dolor e incomodidad durante el coito.

Prolapso. Trastorno de mayor gravedad en el que algunas estructuras internas pierden su localización y descienden parcialmente por la vagina. Esto puede ocurrir con la matriz (prolapso uterino), vejiga (cistocele) y recto (rectocele).

Problemas psicológicos. A consecuencia de las complicaciones anteriores, la mujer comienza a sufrir depresión, retraimiento, inseguridad y pérdida de autoestima.

Las principales causas del padecimiento son aquellas que ocasionan presión excesiva en el abdomen, como embarazo y alumbramiento, usar ropa ajustada, retener mucho tiempo la orina, obesidad, estreñimiento, tos crónica (común en personas con asma o fumadoras) y vejez, aunque también intervienen factores hormonales (bajo nivel de estrógenos, como ocurre en la gestación y menopausia) o hereditarios.



A pesar de que no es fácil aceptar esta condición, pues se relaciona con la intimidad femenina, es importante subrayar la necesidad de solicitar la ayuda de un ginecólogo, ya que en la actualidad se cuenta con soluciones que mejoran notablemente la calidad de vida, como son los ejercicios de Kegel y la terapia con pesas vaginales.

Los pasos básicos en una primera etapa son los siguientes:

Antes de iniciar, se tiene que vaciar la vejiga por completo. A continuación, se contraen los músculos de la vagina durante tres segundos; luego se relajan. Se repite 10 veces. Después de una pausa, los músculos pubococcígeos se contraen y relajan 25 veces, lo más rápido que se pueda.

La paciente imagina que sujeta algo con la vagina, mantiene dicha posición 3 segundos y se relaja. Se hacen 10 repeticiones. La mujer imagina que lanza un objeto con los músculos vaginales, conserva esa posición durante 3 segundos y después se relaja. Se efectúan 10 contracciones de este tipo.

Todos los ejercicios se realizan tres veces al día.

Después de varias semanas de práctica (de 4 a 6, cuando hay constancia), se puede pasar a una segunda etapa:

La mujer se acuesta en el piso, con las rodillas dobladas y las plantas de los pies en contacto. Se mantienen los músculos del estómago y de la vagina en posición relajada. A través de la imaginación, se visualizan las paredes interiores de la vagina y se intenta acercarlas, contrayendo los músculos mientras se cuenta hasta 10. No se debe flexionar la región del estómago ni presionar los glúteos. Se mantienen los músculos contraídos, con la vagina cerrada, contando de nuevo hasta 10. La relajación se realiza despacio, otra vez contando hasta 10. Se hace una pausa y el ciclo reinicia. Dicho ejercicio se realiza durante 10 minutos.

Para saber si se efectúan bien los ejercicios, basta con colocar un dedo entre los músculos de la vagina y hacer la contracción; se debe notar que se genera estrechez a voluntad. Asimismo, durante la ejecución no se deben sentir molestias en abdomen o espalda, pues cuando esto ocurre es señal de que se tensan otras secciones o se contiene la respiración; lo correcto es mantener la relajación y concentración al máximo en los músculos del piso pélvico.
La terapia con pesas vaginales es de aparición más reciente y fue creada por médicos y ginecólogos con la intención de resolver la dificultad que encontraban algunas mujeres al realizar los ejercicios de Kegel.

Para llevarse a cabo, se requiere la utilización de un grupo de conos de diferente peso, aunque todos son del mismo tamaño, los cuales se usan manteniéndolos como pequeño tampón durante algunos minutos al día, de pie o caminando. Cuando alguno de estos objetos se introduce en la vagina tenderá a caer por fuerza de gravedad, y dicha sensación provocará la contracción de los músculos del suelo pélvico.

La terapia con pesas vaginales es de aparición más reciente y fue creada por médicos y ginecólogos con la intención de resolver la dificultad que encontraban algunas mujeres al realizar los ejercicios de Kegel. Para llevarse a cabo, se requiere la utilización de un grupo de conos de diferente peso, aunque todos son del mismo tamaño, los cuales se usan manteniéndolos como pequeño tampón durante algunos minutos al día, de pie o caminando. Cuando alguno de estos objetos se introduce en la vagina tenderá a caer por fuerza de gravedad, y dicha sensación provocará la contracción de los músculos del suelo pélvico.

Los pasos a seguir cuando se utiliza el método de pesas vaginales son los siguientes:

Antes de iniciar se vacía la vejiga por completo. El cono se introduce a modo de tampón, con la punta estrecha y el hilo de nylon con que cuenta hacia abajo. Debe comenzarse con el número 1; si se retiene sin esfuerzo, de pie o caminando, tendrá que probarse el siguiente, y así sucesivamente hasta llegar al de mayor peso que se pueda retener. Con él se iniciará la terapia. El cono vaginal seleccionado se retiene durante 15 minutos, dos veces al día (por ejemplo, mañana y tarde), caminando o de pie. De ser necesario, puede retirarse el cono durante su uso y reinsertarlo después, aunque se recomienda lavarlo con agua y jabón, antes y después de cada uso.

La constancia es esencial. Se notará una mejoría entre las 2 ó 3 semanas de uso, y el tratamiento completo suele durar 3 meses. Las ventajas de este procedimiento son notables, ya que facilita la realización y aprendizaje de las contracciones, requiere menos dedicación, reduce la duración de la terapia, el uso es discreto y es muy fácil observar el progreso logrado. De cualquier forma, la asesoría por parte del ginecólogo es de gran utilidad para resolver dudas.

Finalmente, le aconsejamos que una vez que los músculos del suelo pélvico se hayan tonificado, sea mediante los ejercicios de Kegel o pesas vaginales, siga estas medidas para mantener la salud del suelo pélvico:

Adquiera el hábito de realizar contracciones y relajaciones del suelo pélvico en todas las posiciones posibles, rápidas o lentas, al menos una vez al día, cada tercer día. Procure que antes de realizar un esfuerzo abdominal, lo cual sucede al estornudar, toser, levantar objetos pesados, correr, dar saltos o hacer abdominales, los músculos del suelo pélvico se encuentren contraídos. Evite aquellos hábitos cotidianos que pudieran ser perjudiciales, como retener orina mucho tiempo o expulsarla con fuerza, así como vestir prendas muy ajustadas que compriman la zona o subir de peso.

Llegados a este punto, les ruego a las damas de este foro que estén leyendo este texto que disculpen que no me explaye en mayor detalle sobre los beneficios de los ejercicios Kegel para el sexo femenino. A partir de aquí voy a centrarme en los beneficios de tener un músculo PC tonificado para los hombres, poniendo mi experiencia al respecto como ejemplo ilustrativo.

EJERCICIOS DE KEGEL PARA EL HOMBRE



En los hombres el músculo PC juega un papel fundamental en la eyaculación. El músculo PC se contrae involuntariamente de forma espasmódica (a intervalos) durante el orgasmo masculino. Con estas contracciones se expulsa el semen por la uretra hacia el exterior, dando como resultado la eyaculación.

Normalmente, la inmensa mayoría de hombres y mujeres tienen un músculo PC débil y poco tonificado. Eso se debe a que la mayoría de hombres y mujeres solo lo usan cuando quieren detener el chorro de orina al mear (o miccionar, hablando correctamente). Sin embargo, cuando un hombre desarrolla un músculo PC fuerte y tonificado por el ejercicio habitual del mismo, adquiere un total control sobre estas contracciones involuntarias, hasta el punto de anularlas, con lo cual el hombre experimenta el orgasmo pero no eyacula semen. Por ello la erección se mantiene tras cada orgasmo y puede proseguir con la penetración hasta que él lo desee. Esto dicho en otras palabras es el multi-orgasmo masculino. Efectivamente, amigos, algo que se creía exclusivo de algunas mujeres (obtener varios orgasmos en una misma relación sexual o masturbación) puede ser fácilmente logrado también por cualquier hombre con un músculo PC entrenado.

Como he apuntado, la forma más sencilla para hombres y mujeres de identificar el músculo PC es detener el chorro de orina cuando estén meando. Ese músculo que se contrae para ello es nuestro protagonista: el músculo PC. Vamos a ver como se entrena para fortalecerlo.

Los ejercicios Kegel consisten en realizar unas series de contracciones, de distinta intensidad y duración, del músculo PC. Se pueden realizar en cualquier momento y situación. No se nota en nada cuando se están realizando. No provocan fatiga ni cansancio. No hacen sudar. Se pueden realizar sentado, de pie, caminando, viendo la televisión, conduciendo, en cualquier momento y actividad, incluso haciendo el amor o follando en plan animal.

Como en el caso de las mujeres, se debe empezar, como en cualquier ejercicio, poco a poco. Con unos pocos minutos diarios e ir aumentando su duración e intensidad progresivamente. Se requieren varios meses de práctica diaria (que varían de un hombre a otro) hasta que el músculo PC está lo suficientemente fortalecido como para tener un completo control de la eyaculación y experimentar orgasmos múltiples sin eyacular.

Y una cosa importante: una vez que se ha alcanzado ese grado de tonificación del músculo PC, los ejercicios Kegel deben realizarse DIARIAMIENTE y durante TODA LA VIDA del hombre, para mantener los efectos positivos a los que he hecho mención anteriormente. Esto puede sonar muy fuerte (“toda la vida”) pero dado que llega un momento en que este ejercicio se hace casi involuntariamente, su práctica habitual no supone ningún esfuerzo ni requiere ningún tiempo adicional del hombre para su realización diaria.

Una vez que se ha identificado el músculo PC, se trata de ejercitarlo. Para ello se empezará haciendo contracciones de un segundo de duración aproximadamente a intervalos regulares (contraer-aflojar) durante 5 o 10 minutos al día. Al principio, dado que el músculo PC suele estar débil, se puede producir un ligero cansancio. Tampoco será posible mantener la contracción más de unos pocos segundos. Con el tiempo se podrá aumentar el número de contracciones y la duración de las mismas de forma progresiva.

En mi caso, llevo más de 8 años practicando los ejercicios Kegel de forma diaria. Actualmente los realizo todo el día de forma casi ininterrumpida (salvo cuando duermo, por supuesto). Puedo mantener una contracción ininterrumpida por más de 20 minutos). Eso significa que tengo un músculo PC muy fortalecido. De hecho, cuando lo contraigo, si me toco la zona en la que se localiza el músculo (entre los testículos y el ano) lo noto duro como la piedra.
Afortunadamente, en Internet existe documentación abundante, gratuita y en varios idiomas sobre programas de ejercicios Kegel. Basta usar el buscador habitual con las palabras “ejercicios Kegel”.
Cada hombre puede adoptar un programa de ejercicios que mejor se adapte a su gusto. Todos estos ejercicios consisten, como he dicho, en contraer y relajar el músculo PC con distinta intensidad, repeticiones y duración.
Yo actualmente no sigo ningún programa pre-establecido, lo contraigo y aflojo según mi voluntad a distintas intensidades y duraciones, alternando sin ningún patrón establecido.

PROGRAMA SUGERIDO PARA COMENZAR CON LOS EJERCICIO KEGEL EN LOS HOMBRES.

Ejercicio 1

Aprieta los músculos como si intentases detener la orina, tirando de ellos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces.
Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20 segundos. Cuanto más tiempo consigas mantener la contracción de los músculos, más fortalecerás tu musculatura pélvica.

Ejercicio 2

Contrae y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos. Comienza con 10 repeticiones, cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias. A partir de aquí pueden incrementar las duraciones y repeticiones tanto como deseen.

ES CUESTION DE TIEMPO



Como comenté, se necesita un cierto tiempo para que el músculo PC alcance la tonificación suficiente como para abordar el siguiente paso del proceso: el control de la eyaculación y los orgasmos múltiples. En mi caso, me llevó cosa de unos 4 o 5 meses aproximadamente de ejercicios Kegel diarios para alcanzar la fuerza suficiente para poder empezar a controlar mi eyaculación.

TODOS A PAJEARSE

Bien, una vez que tenemos un músculo PC fuerte y lo notamos duro al tacto al contraerlo, es momento de pasar a ejercitar el control de la eyaculación. Y para ello es fundamental la masturbación. Pues sí, familia, a partir de ahora le vamos a encontrar una aplicación práctica a la par que provechosa (¡mira tú!) a nuestras tan queridas y placenteras pajas.



Bien, pues al tema. Ponemos en marcha algún video y ¡a darle al manubrio! A medida que perciban que aumenta la excitación y el orgasmo se aproxima contraigan el músculo PC y manteniéndolo contraído cesen toda estimulación del pene (fuera esas manos!). Ahora mantengan la contracción hasta que la necesidad de eyacular desaparezca. Al principio lo normal es que se limiten a interrumpir el orgasmo. Es decir, realizarán la contracción del PC mucho antes de que se produzca el orgasmo. Pero, poco a poco, irán notando con más claridad cuando va a iniciarse el orgasmo realmente y contraerán el PC en el momento idóneo para experimentar el placer del orgasmo pero evitando así la eyaculación y posterior pérdida de erección.

A medida que practiquen, irán sintiendo más claramente el orgasmo aproximarse poco a poco, como a “cámara lenta” o “slow-motion”. De esta forma, les será progresivamente más fácil experimentar el placer del orgasmo para contraer a continuación el PC fuertemente a fin de evitar la eyaculación. Suena difícil pero con la práctica verán que es sumamente sencillo.

Otra cosa más: al principio observarán que al realizar la contracción del PC, también contraerán el esfínter anal y los abdominales. Con el paso del tiempo llegarán a contraer exclusivamente el músculo PC sin afectar a ningún otro músculo.
Bien, pues a base de practicar con la masturbación en la forma comentada, llegará un momento en el que ustedes podrán experimentar orgasmos sin eyaculación. En mi caso, desde hace varios años, cuando me masturbo nunca eyaculo, aunque varios orgasmos y me quedo relajado. Actualmente prefiero reservar mi semen para compartirlo con mi mujer, por así decirlo. Sobra decir que así puedo extender la duración de la masturbación tanto como desee pero experimentando orgasmos.

Una vez que han logrado controlar su eyaculación separándola del orgasmo es momento de pasar a ponerla en práctica con sus parejas en el coito.

Por otra parte, les recomiendo que al menos al principio terminen estas sesiones de entrenamiento pajillero con una buena corrida con eyaculación al final. A medida que su músculo PC se fortalezca con el ejercicio, sentirán que cuando eyaculen el orgasmo será mucho más intenso y prolongado que los que habían experimentado hasta entonces. En mi caso, puedo decirles que cuando culmino el coito con la eyaculación, la intensidad del orgasmo cuando finalmente eyaculo es bestial. Difícil de describir con palabras.

EL MÚSCULO PC Y EL COITO



Bien, pues cuando estén penetrando a su pareja y sientan aproximarse el orgasmo, que lo sentirán claramente con varios segundos de antelación, déjenlo venir. De esta forma experimentarán el placer del orgasmo y justo en ese momento cesen toda estimulación del pene retirándolo del coño, culo o boca donde lo tengan alojado. Mientras hacen eso contraigan con fuerza su músculo PC y mantengan la contracción hasta que la necesidad de eyacular desaparezca. Notarán su pene muy hinchado (pues al contraer el PC han introducido más sangre en el mismo), duro y palpitando al ritmo de los latidos del corazón. Todo ello mientras disfrutan del placer del orgasmo.

También es importante que durante el coito contraigan y relajen el músculo PC de forma más o menos constante, con lo que continuamente estarán bombeando más sangre hacia el interior del pene, con lo que les será fácil mantener una buena erección duradera.

Como he indicado, deben cesar la penetración o estimulación del pene para poder tener orgasmos sin eyacular. En consecuencia, deben echarle imaginación para que estas paradas las puedan aprovechar para seguir estimulando a su pareja con sexo oral en su vagina, ano, caricias, lamidas varias, cambio de postura o susurrarle comentarios románticos como “¡Qué bien follas, cabrona. Me vas a hacer estallar la polla!!!”

Por otra parte, cada vez que experimenten un orgasmo sin eyaculación, (y podrán tener tantos como deseen en un mismo coito, se lo aseguro) sentirán como su nivel de excitación se incrementa más y más (posiblemente porque los niveles de testosterona van aumentando mientras no se produzca la eyaculación) tras cada orgasmo. Y todo ello sintiendo que sus penes permanecen erectos y duros tras el orgasmo, con lo cual unos segundos después podrán continuar con la penetración sin ningún problema.

LA IMAGINACION AL PODER. DISFRUTEN DEL CUERPO DE SU PAREJA SIN PREOCUPACIONES.

En mi caso, estos orgasmos sin eyaculación no suelen ser totalmente “secos”. Ello se debe al hecho de que pese a que no eyaculo, siempre se me escapan unas gotas de semen en cantidad variable. Esto suele ser lo habitual cuando se usa el control de la eyaculación. Esta circunstancia la pueden aprovechar a su favor para aumentar el nivel de excitación de sus chicas.



Por ejemplo yo tengo pareja estable hace años y cuando hago el amor con mi mujer dado que ella usa método anticonceptivo, no usamos condón. Cuando me sucede esto (que se me escapen unas gotas de semen tras el orgasmo), lo que hago es agarrar mi pene y aproximarlo a la boca de mi mujer. Trato de que ella vea el semen en mi glande, que sienta su olor y lentamente le introduzco mi pene poco a poco en su boca, para que sienta el sabor de mi semen. Con esto consigo que mi mujer sepa que me he corrido y que piense que he eyaculado. Tras unos segundos de tener mi pene en su boca, lo retiro lentamente y mientras acaricio su cara mirándola fijamente a los ojos con deseo y excitación, le beso en la boca, introduciendo mi lengua mientras simultáneamente vuelvo a introducir mi pene duro y palpitante en su vagina.

Si hacen esto, le harán saber a su chica que ella es una auténtica Diosa, ante la cual un verdadero hombre no puede hacer otra cosa que hacerle el amor y penetrarla una y otra vez, preso del deseo que ella despierta en él, aunque acabe de eyacular. Les aseguro que para una mujer ver esto resulta altamente estimulante y halagador por mi propia experiencia al respecto. Como he dicho, usen su imaginación y su cada vez mayor excitación con cada orgasmo, para sacarle partido a estas pausas.



También pueden aprovechar las pausas siguientes a cada orgasmo para practicarle sexo oral a su pareja. En mi caso, como mi nivel de excitación parece aumentar tras cada orgasmo, siento la necesidad de saborear todo el cuerpo de mi pareja. De probar el excitante sabor de su coño, de su culo, de su piel, de cada gota de líquido en su vagina, del olor de su sexo, de introducir mi cara entre sus nalgas mientras mi lengua acaricia su ano y siento la suavidad de sus nalgas calientes al contacto con mis mejillas…. Disfruten del maravilloso manjar que es el cuerpo desnudo de sus mujeres y entréguense a ellas. Estas cosas son las que hacen grande a un amante masculino, y no su estatura corporal o el tamaño de su pene.

Lo importante de tener el control de la eyaculación y el experimentar múltiples orgasmos es, a mi entender, que libera al hombre de toda preocupación sobre si “podrá durar lo suficiente” que de forma habitual u ocasional experimentan algunos hombres, sobre todo cuando tienen relaciones sexuales por primera vez con una nueva compañera . Y esto se traduce en mayor seguridad y autoconfianza para el hombre. Aprovechen esa seguridad y control adquiridos para usar su imaginación y conviértanse en los actores de su propia película erótica. Exploren y recréense en la maravilla de ese cuerpo femenino que se les ofrece desnudo y sensual. Recréense en cada caricia, cada sabor, cada olor. Dejen que el placer recorra vuestros cuerpos como agua fresca en verano.

Y TODO ESTO ¿PARA QUÉ?.

Bien, tras todo lo expuesto hasta el momento llegamos a la conclusión de que estamos hablando de unos ejercicios que practicados con regularidad por el hombre permiten lo siguiente:

-Tener un control casi total de la eyaculación.

-Experimentar tantos orgasmos en el coito sin eyaculación ni pérdida de erección como se deseen.

-Erecciones más firmes (por la gran cantidad de sangre que se impulsa al interior del pene en erección con cada contracción del PC).

-Posibilidad de expulsar el semen a gran distancia con la eyaculación, ya que las contracciones del PC que expulsan el semen son mucho más potentes. Debo decirles que he leído que esto les sucede a muchos hombres, pero en mi caso no ha sido así. Yo no eyaculo a más distancia que antes de realizar los ejercicios.

-Cuando eyaculen, la intensidad del orgasmo será notablemente superior a los orgasmos que experimentaban previamente. Y también serán bastante más duraderos (varios segundos más largos). Tal como comenté, yo actualmente estoy experimentando unos orgasmos más intensos que los que tenía cuando era más joven o incluso en la adolescencia.

-Otro beneficio añadido que señalan algunos urólogos respecto a los ejercicios Kegel es el hecho de que al realizarlos, el hombre está masajeando con su músculo PC la próstata, lo que ayudaría a prevenir la acumulación de depósitos en la misma y a prevenir la aparición de tumores en una edad avanzada.

-Posibilidad de prolongar el coito y la masturbación tanto como se desee.

Bien, pues este último beneficio que he mencionado merece un análisis un poco detallado. El hecho de poder alargar la duración de la penetración no tiene porqué significar que se mejore la experiencia sexual. Es más, si realmente aspiran a emular esas penetraciones interminables y repetitivas que se ven en los videos, probablemente la satisfacción sexual de sus mujeres disminuya respecto al momento actual. El durar por durar no es deseable ni práctico a mí entender. Por otra parte, una penetración muy prolongada puede originar fatiga en el hombre y cansancio, tedio e irritación vaginal y dolor en la mujer.

Tampoco se obsesionen con que tienen que llevar al orgasmo a su chica con la penetración. Es más, eso que algunos piensan de que un hombre no es un “verdadero macho” si no hace correrse a las mujeres a golpe de polla es una solemne estupidez.

Una buena sesión de penetración puede ser excitante para la mujer e importante a nivel afectivo y emocional, pero no significa que con ella tengan que o puedan alcanzar el orgasmo exclusivamente con ella. La penetración es un elemento más dentro del maravilloso juego del sexo, pero no el único ni el más importante, no lo olviden.

Tal como he dicho, a mi entender, lo más valioso que proporciona el tener el control de la eyaculación es la sensación de seguridad y confianza. Utilicen pues esa seguridad para entregarse despreocupadamente a gozar y a hacer gozar a su chica, usando para ello todo su cuerpo y su imaginación. Tan simple como eso.

FINALIZANDO…



Bien, pues esta ha sido mi descripción de los ejercicios Kegel, basada en mi propia experiencia y en los efectos positivos que gracias a los mismos experimento. Como he dicho, existen en Internet numerosas páginas y documentación en varios idiomas sobre estos ejercicios y con programas de entrenamiento incluso más detallados.

Todo lo que necesitan saber sobre el tema está en este artículo. Pero les animo a que busquen más información. Eso sí, pese a que en algunos sites les ofrecerán manuales de pago a cambio de dinero sobre estos ejercicios, no les dirán nada que yo no haya comentado aquí. No gasten su dinero en estos manuales. Todo lo que necesitan leer lo tienen disponible de forma totalmente gratuita en la Red.

No es mi intención convencerles de la bondad de estos ejercicios. Les animo, eso sí, a que los prueben. Si un hombre normal y corriente como yo ha experimentado los efectos positivos que he referido, eso significa que cualquiera de ustedes va a conseguirlo también con un poco de constancia y dedicación.

Realmente resulta difícil de creer que un ejercicio tan simple, que no requiere tiempo ni concentración ni esfuerzo, proporcione tantos beneficios en la experiencia sexual.

Buena suerte.