pifia de la semana: De actriz porno a candidata al Ayuntamiento de Roma.

En política todo vale, dicen muchos, y en la democracia podemos participar todos. Debido a este motivo, debió ser por el cual la actriz porno Milly D’Abbraccio se ha presentado candidata a la alcaldía del ayuntamiento de Roma. La actriz ha tapizado la ciudad con siete mil carteles en los que muestra su generoso trasero, anima a los electores a votar por nuevas caras y dice “basta con esas caras de culo”.

Aunque el cartel no ha gustado en el Partido Socialista, D’Abbraccio dijo que lo ha pagado con su dinero “y ahora lo utilizo”. La actriz porno, que si es elegida se batirá -según dijo recientemente- por la creación de una “ciudad del amor” en Roma, participó en la pegada de carteles junto a su descubridor, Riccardo Schicchi, uno de los empresario italianos más conocido del negocio pornográfico, y dos muchachos.

Aunque pegaron carteles en otros barrios, la actriz dijo que han evitado la zona del Vaticano, “porque no queremos molestar”. Franco Grillini ha manifestado que no le entusiasma la idea ni tampoco le escandaliza. “Yo no los habría hecho (los carteles), pero el que hayan sido pegados en las calles no me parece un escándalo de grandes dimensiones”, precisó a los medios locales.

Por lo menos con esto podemos ver que la democracia se renueva y ya no solo se ven caras nuevas sino culos pornográficos.


Actriz porno quiso batir un récord y terminó en el hospital.

Actitud y tenacidad. Carolin Berger –o “Sexy Cora”- se propuso, por segunda vez, practicarle sexo oral a 200 hombres para romper un récord mundial, pero no pudo terminar con la tarea.

Según publica The Sun, la estrella porno alemana tuvo que ser trasladada de urgencia a un hospital de Hamburgo dado que comenzó a demostrar síntomas de fatiga y agotamiento. El relato de los testigos asegura que la joven de 21 años llegó al hospital con dificultades respiratorias.

Pese a la relativa fama mediática que supo cosechar durante el último año, la joven estrella del cine sexual saltó a la luz en 2009 cuando intentó robarle el récord a Kyra Shade; actriz porno que lidera el podio luego de haberle practicado sexo oral a 100 caballeros. En esa oportunidad, la rubia también tuvo que ser hospitalizada luego de haber estado con 75 hombres.

Aunque se desconoce el número de hombres que alcanzó en esta oportunidad –dato que permitiría comparar el rendimiento con lo sucedido el año pasado-, todo indica que Sexy Cora irá por más.


Torrente 4': Humor, 3D y una actriz porno.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (DeSexus.com). “Tras varios intentos de lograr llevar una vida “digna” (como si eso fuese posible atrapado en su propia piel), Torrente decide aceptar el peligroso “encargo” que le ofrece un viejo conocido. Esto le llevará, sin dudas, a enfrentarse con uno de los momentos mas críticos de su carrera.”

En pocas palabras, de eso se trata ‘Torrente 4: Lethal Crisis’, la nueva entrega de la saga más taquillera del cines español, dirigida y protagonizada por Santiago Segura y que se estrena en las salas argentinas el próximo 14 de abril.

El título de la serie responde al nombre del personaje principal, José Luis Torrente, un policía corrupto, franquista e hincha del Atlético de Madrid. “Machista, misógino, racista, adicto al sexo con prostitutas y alcohólico”, son algunos de los calificativos que describen al personaje de acuerdo a su biografía en Wikipedia.

El cuarto episodio trae más de este personaje. Pero a nivel técnico el film incorpora la tecnología 3D, además de un reparto notable, en el que se destacan la actriz porno catalana María Lapiedra, el cantante David Bisbal y la mediática conductora Belén Esteban.

Video: Torrente 4 - Trailer


Sobre el director y protagonista

Santiago Segura es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Comienza su carrera en el año 1989, cuando escribe, dirige y protagoniza el primero de sus cortos: ‘Relatos de la Medianoche’, al que seguirían ‘Evilio’ (1992), ‘Perturbado’ (1993), ganador del premio Goya 1995 al Mejor Cortometraje de Ficción, y Evilio vuelve: El Purificador (1994), secuela del primero.

A las órdenes de sus directores favoritos, interpretó multitud de personajes en alrededor de 20 largometrajes: ‘Acción Mutante’, ‘El día de la Bestia’, ‘Perdita Durango’, ‘Muertos de Risa’ (Álex de la Iglesia), ‘Two Much’, ‘La niña de tus ojos’ (Fernando Trueba), ‘Todos a la cárcel’, ‘París–Tombuctú’ (Luis G. Berlanga), ‘Obra Maestra’, ‘Bienvenido a casa’ (David Trueba), etc.

Su experiencia se amplía, asimismo, trabajando en televisión en series, programas de variedades, y también participa en el doblaje de películas.

Aunque quizá las producciones que le han reportado mayor popularidad han sido las propias. En 1998 escribe, dirige, produce y protagoniza ‘Torrente, el brazo tonto de la ley’, convirtiéndose ésta en la película más taquillera del cine español hasta el momento con €12.020.300 de recaudación y 3 millones de espectadores.

Además, la película obtiene dos premios Goya en 1999, uno de ellos a la mejor dirección novel. En el año 2001 escribe, dirige, produce y protagoniza su segundo largometraje: Torrente 2: Misión en MarbellaT, que vuelve a erigirse como uno de los mayores éxitos del cine español, con €22.838.500 de taquilla y más de 5 millones de espectadores.

Después llegaron trabajos como ‘Beyond Re-Animator’ (2003), ‘El Oro de Moscú’ (2003), ‘Hellboy’ (2004), ‘Agent Cody Banks: Destination London’ (2004) y su primera colaboración con Miguel Ángel Lamata, en ‘Una de Zombies’ (2003). El 30 de Septiembre del 2005 vuelve a la gran pantalla, escribiendo, dirigiendo, produciendo y protagonizando ‘Torrente 3: El protector’

Tras ella, volvió a coincidir con Lamata en ‘Isi-Disi, alto voltaje’ (2006) y participó en ‘La máquina de Bailar’ (2006) y ‘Asterix y Obelix en los Juegos Olímpicos’ (2008)

Junto a José Mota, protagonizó en Madrid el musical ‘Los Productores’ en 2007, año en el que también dirigió y presentó el programa late –night de ‘La Sexta Sabías’ a lo que venías. Además de la cuarta parte de Torrente 3D el público local podrá verlo próximamente en el nuevo film de Alex de la Iglesia: ‘Balada triste de trompeta’.


"Estreno en la Argentina porque allí hay fans de Torrente"

Segura estará presentando ‘Torrente 4′ en el marco del Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici). Es la primera vez que promocionará el film en nuestro país. Sobre los pormenores de la película habló su director y protagonista en una entrevista al sitio español ElMulticine.com.

Tras tanta promoción y apariciones en televisión y radio, el tema de la salud ¿No influye para nada? ¿No estás cansado?

Santiago Segura: Pues sí, hombre, estoy bastante deteriorado, como puedes ver por mi aspecto. La verdad es que estoy hecho unos zorros, pero ya que habéis tenido la deferencia de venir, pues tengo que intentar estar igual de energético que esta mañana.

¿Hay mucha diferencia entre dirigir en tres o en dos dimensiones?

S.S: No, básicamente, hacemos un trabajo previo muy fuerte, y es en la preproducción dónde realmente te cubres de todos los posibles problemas para rodar la película normalmente y no estar supeditado para el 3D. Lo que hace es ralentizar mucho el rodaje, lleva más tiempo. Aún así hemos tenido un buen ritmo, y se han hecho todos los planos que se requerían. Lo que es una fortuna, porque al principio, las dos primeras semanas pensábamos que nos iba a pillar el toro. Incluso para cambiar un objetivo, que es la cosa más normal del mundo, y que en quince minutos se puede hacer, se tardaba una hora u hora y veinte, ya que son dos objetivos que tienen que estar perfectamente calibrados, no puede incidir la luz de forma diferente… Incluso lo más conveniente es que las cámaras sean idénticas, a veces que sean números correlativos de fábrica, que la colorimetria de la cámara sea exacta. Todo lo que no hagas ahí, tienes que retocarlo en postproducción, porque de lo contrario puede provocar molestias, sentirte poco confortable viendo la película o incluso marearte, que eso ya sería un drama.

¿Cómo fue la planificación de la espectacular escena en el centro comercial?

S.S: Pues fue demencial. Muchas veces se nos ocurren cosas que es difícil llevar a la práctica. Tuvimos la gran suerte de que el centro comercial dónde se rodó entendió que no queríamos destruirlo, sino hacer la película, y se prestaron de buena gana con nuestro compromiso de dejarlo todo igual que estaba. Pero fue un rodaje tremendamente complejo, muy difícil. La acción es una de las cosas más aburridas de rodar pero más complicadas. Y además con el añadido del 3D que son dos cámaras. Para esas escenas, por ejemplo en la explosión de un coche, necesitas rodarlo desde varios ángulos y tienes hasta cuatro cámaras. En este caso eran ocho, y el alquiler de equipo se incrementaba. Lo recuerdo como algo muy cansino, pero bueno, ha quedado muy bien.

¿En qué aspectos alude Torrente 4 a la crisis española?

S.S: Alude un poco a la crisis global. Por eso es “Lethal Crisis”, por eso de la globalización… A Torrente, como a todos, nos afecta. La crisis ha hecho que estemos a punto de perder estatus, la clase media es media baja, la clase alta es alta media, o sea que bajamos un poco. Torrente es que no podía bajar más, así que ha tenido que escarbar. Él estaba en el fondo del barril y ya está en las últimas. Era difícil que cayera más bajo pero lo ha hecho. Torrente es un “hiperrealismo Torrentiano” en el que a veces es un espejo deformante de la realidad, y en otras directamente un espejo. A él le afecta la crisis igual que a todos, que para eso es crisis.

Respecto a la versión norteamericana de Torrente ¿Qué requisitos debería tener el personaje y cómo te lo imaginas?

S.S: Bueno, la verdad es que simplemente se han dirigido a mí para poder hacer una versión de Torrente, y les he dicho que sí, claro, que mientras se me remunere soy una persona muy razonable. Me han dicho que sí, que me remunerará, y llevan cuatro años proyectándolo. A mí me mandaron un guión que me hizo bastante gracia, y luego la elección del actor, que es Sacha Baron Cohen, me ha parecido excepcional, porque soy “hiperfan” de Ali G, de Borat y de Bruno. No voy a estar de supervisor, les cedo los derechos y ya la destrozan ellos… o la mejoran, que eso también estaría bien.

Sobre la dirección de actores ¿Cómo compagina un director en un mismo rodaje la dirección de actores absolutamente nóveles con dirigir a actores veteranos como Enrique Villén o Tony Leblanc?

S.S: Dicen que los buenos actores no hay que dirigirlos, hay que elegirlos. Cuando coges a un Enrique Villén, a un señor Tony Leblanc o a Yon González, te facilita mucho esa tarea. Yo soy consciente del pequeño berengenal que me puede causar trabajar con Kiko Rivera, que es un actor que nunca ha trabajado previamente en una película. Pero ya tienes previsto que te va a llevar más tiempo, que vas a tener que dedicarle más atención, ya estás prevenido, es una cuestión de prevenir. La gente se queda mucho con Belén Esteban o Kiko Rivera, pero hay una serie de cómicos supereficientes que yo admiro, como Yolanda Ramos, que es maravillosa, o David Muro, Soledad Mallol, con ellos es como ir con canoa. Fernando Trueba decía que el cincuenta por ciento de una buena película es un buen guión y un buen casting, y creo que es importante. Con estos personajes mediáticos y carismáticos, que a mí me interesan porque van a burlarse de su imagen pública pero que no tienen cayo ni tablas de actuar, ha sido un poco más laborioso, pero tampoco es tan difícil porque son gente que siempre han estado con la presencia de cámaras. Lo más difícil es cuando un actor que no te da lo que estás pidiendo te lleva más tiempo y ese tiempo no lo tienes. Cuando un actor pasa una y otra toma y llega la toma diecisiete y no le sale, es cuando te quieres suicidar, o echarle y llamar a otro, pero eso no es tan fácil en un rodaje. Por suerte no he tenido muchos de esos problemas, y los que he tenido, los he resuelto con la habilidad que me caracteriza.

¿Tienes algún otro proyecto próximo?

S.S: Pues estoy un poco en blanco ahora, estoy tan centrado, estoy tan a muerte con que Torrente 4 salga bien que mi cerebro ahora no tiene espacios para ocuparse de otra cosa. Además también estoy pensando en que vamos a estrenar en Argentina, es la primera vez que voy a Argentina a estrenar una película, y a lo mejor vamos a Chile, a Uruguay, estoy contento con eso

Físicamente en Torrente 2 engordaste más que en esta.

S.S: Sí, en esta engordé 24 y ahí engordé 40 kilos.

Sobre el personaje, ¿Cómo consideras el declive de Torrente en cada una de las secuelas?

S.S: Bueno, el personaje ya está creado. El “bicho” gusta, hace gracia, y me sirve como vehículo de expresión de alguna forma. Me gusta ponerle en situaciones distintas, y ya ha estado en Marbella, ha tenido un equipo a sus órdenes. Aquí quería que volviera a sus inicios, pero todavía más destruido si es posible.

La sátira y la parodia que haces de los gustos de la sociedad española, ¿Lo haces por obligación moral como cineasta o sólo por divertirte?

S.S: Bueno, yo es que sufro con estas cosas, y prefiero reír que llorar. Prefiero reírme yo y de paso hacer reír a la gente, mejor, porque me gusta hacer reír a la gente, porque es un medio para que la gente sienta aprecio hacia ti. Lo noto con Tony Leblanc, por ejemplo. Han pasado muchos años, pero como él en los cincuenta y sesenta era una estrella absoluta de las Revistas de televisión y radio la gente le tiene un cariño que, aunque hace cuatro décadas que no lo han visto, la gente todavía le tiene cariño. Y eso es bonito.

¿Y por eso es el éxito de tus películas?

S.S: No, yo hago lo que me gusta a mí, y tengo la gran suerte de que les gusta a los demás. Es una suerte. Imagínate que a mí me divirtiera hacer películas de un señor solo hablando en una habitación, pues les gustaría un poco más a los Fans del cine intimista. Yo soy muy Fan de los Blockbusters norteamericanos, y me hace mucha gracia el casticismo mezclado con eso. La verdad es que me marea un poco analizar el secreto de mi éxito a estas horas de la tarde.

¿En qué te basas para elegir el prototipo de los personajes?

S.S: No es un proceso que siga una norma estricta. Yo, por ejemplo, hay veces que estoy escribiendo y pienso en personajes que voy apuntando, otras veces los pienso antes de escribir y otras veces después. Luego llega el encaje de bolillos que configuran estas películas.

¿Cuál considera una de las escenas más peligrosas de Torrente 4?

S.S: Hay una escena en la que Torrente se queda colgado de unas banderolas. Había un “descender”, que es una máquina que manejan los especialistas, y a la que yo indiqué que debía dar como dos tirones. Cuando estás ahí colgado como un embutido, pues de repente te sientes como desvalido. Hubo un momento en el que falló el “descender”, caí en caída libre, y de hecho hubo un momento en el que pensé que me había roto las dos piernas, tuve los pies morados… Esa fue de las escenas más difíciles pero por “cabrona”. Hubo otras más difíciles, pero en las que no pasó nada. En la de las explosiones, por ejemplo, aunque notaba el calor en el cogote, salió muy fluida y además la hicimos a la primera.

¿Le ves futuro al 3D o crees que va a ser una moda?

S.S: Yo no soy Rappel (N de la R: un conocido astrólogo español), pero yo creo que es como el color. Es un “plus”, se acerca más a como vemos la realidad y si se logra abaratar, abaratar que no “Avatar”, yo creo que sí que puede estar ahí. De hecho creo que si se abarata el coste y se normaliza, se harán películas en 3D intimistas, cine social, yo creo que el 3D ayuda a cualquier historia.

¿Y tú repetirías con el 3D?

S.S: Yo ahora mismo me iría a una isla desierta a tomarme un Caipiriña. Pero cuando descanse de esto, sí haría una película en 3D. De todas formas creo que he aprendido bastante y me sería más fácil.

Has dicho antes que vas a estrenar en Argentina. ¿Crees que se va a entender fuera de nuestro país el humor “Torrentiano”?

S.S: Yo jamás hubiera estrenado en Argentina si no me hubieran pedido la película., y me la han pedido porque hay seguidores de Torrente en Argentina, por eso estreno. Yo cada año flipo más, hace dos años, cuando fui a ver a Guillermo (Del Toro) al rodaje de “Hellboy 2″, de repente me di cuenta que en Hungría tengo Fans también. Quitando los chistes locales, yo creo que se puede entender en cualquier sitio.

Pero pueden no entender a los famosos que salen haciendo de personajes.

S.S: Sí, pero entonces se ríen de las situaciones. Mi prueba del algodón es cuando enseño la película a Guillermo Del Toro y no se extraña de los personajes que aparecen.

¿Para qué escena has necesitado más tomas?

S.S: Pues como son tres meses de rodaje no llevas un control exacto, pero creo que las de Belén Esteban se rodaron muchas veces.

¿Más que otras que son más complicadas o peligrosas?

S.S: Precisamente esas se intentan rodar lo menos posible. Se preparan tanto que cuando las ruedas es que las ruedas. Yo me acuerdo que en el primer Torrente nos cargamos un autobús, y dije: “No ha quedado muy bien, ¿no hay otro autobús” y me dijeron “No, no…”. Claro, yo sabía que no había otro autobús, pero….

¿Alguna anécdota del rodaje?

S.S: Yo con el que más me río es con el amigo Cañita Brava (N de la R: un cómico español), que siempre me sorprende, porque nunca sabes por dónde va a salir. A Cañita es de los pocos que les pido que improvise. Le animo a que diga lo que quiera, y empieza a decir unas cosas, que aunque no valgan para la película, valen para el Making Of… Puede llegar a hacer un guión él solo. La comicidad de Cañita me gusta. A ver, Javi Gutiérrez es otro genio de la comedia, pero más controlado. Cañita es el descontrol. La mezcla es lo bueno de Torrente. Yo odio la improvisación pero dejarle un 15-20 por ciento a la improvisación es interesante, porque el humor necesita un poquito de libertad y frescura. Tienes que dejar ese margen porque si no está todo demasiado encorsetado.




Un brote de sida paraliza la industria del porno de EEUU

Ni las leyes ni la feroz lucha contra la indecencia en Estados Unidos han sido capaces de poner en peligro la rentable y prolífica industria del porno. Sin embargo, desde hace dos días el mundo del entretenimiento adulto zozobra debido a la reaparición de su más letal enemigo: el sida. Después de detectarse dos casos en actores porno, la mayoría de las productoras han decidido suspender sus rodajes durante al menos dos meses, el tiempo necesario para comprobar si los dos afectados han podido contagiar a algún compañero de rodaje. El riesgo, dada la escasa protección entre los intérpretes y el incontrolable mercado negro, es alto. La crisis es real.

El primer caso, que se dio a conocer el miércoles, se detectó el 12 de abril. Darren James, uno de los 6.000 actores porno que trabajan en California, se sometió a los controles que cada tres semanas realiza la Fundación de Cuidado Médico de la Industria Adulta (AIM) a 1.200 intérpretes. Esta organización, fundada en 1999 y líder en protección sanitaria de los actores de pornografía, admite que sólo el 17% de éstos usa protección. Los intérpretes porno cobran entre 150 y 4.000 euros al día.

SIN CONDON La anterior prueba de James, realizada en marzo, había sido negativa. Tras un rodaje en Brasil, donde practicó sexo sin preservativo, se sometió a otro test en abril y dio positivo. James es el primer actor porno en el que se detecta el virus en los últimos cuatro años.

La AIM hizo saltar las señales de alarma y recomendó con urgencia el cese de todas las producciones durante dos meses, petición que reiteró Adult Video News , principal publicación de la industria. Cerca de una docena de compañías decidieron secundarla, aunque no están obligadas a hacerlo por ley. Otras, como Wicked Pictures y Vivid Video, inicialmente anunciaron que seguirían rodando. Ambas productoras de porno, las mayores de EEUU, alegaron que su política exige grabar sólo escenas en las que se usen preservativos. Además, añadieron que sus actores están obligados a realizar pruebas médicas un mes antes de empezar los rodajes.

Ayer, sin embargo, Vivid anunció que se sumaba a la cuarentena voluntaria. Y parte de la decisión estuvo basada en el descubrimiento del segundo caso de sida. La AIM, tras comprobar la infección de James, había pedido a los 14 actores que habían trabajado con él en las últimas semanas que se sometieran a las pruebas del sida, que no son obligatorias por ley. Asimismo, lo recomendó a las otras tres decenas de actores y actrices que, a su vez, habían tenido contacto sexual con esos 14.

Las pruebas del sida realizadas demostraron que Lara Roxx, una joven de 18 años que rodó escenas con James, estaba también infectada. La lista de potenciales contagiados se multiplica, mientras el pesimismo cunde en el sector. "Esto será lo peor que nos ha pasado nunca", concluyó Jim South, el dueño de una agencia con 28 años de experiencia en la industria de la pornografía.