Cuáles son las posturas más idóneas para practicar el sexo anal.

Las mejores posiciones para hacerlo por la cola

EL MISIONERO


Esta postura es la más fácil, la más cómoda y la ideal para iniciados. En esta postura se consigue una mayor relajación del músculo puborrectal, facilitando la penetración. Además, si se elevan las piernas o se cruzan los pies, elevando el culo, el pene se adapta perfectamente a la curvatura del recto. Si resulta cansador, con colocar la almohada debajo del culete... listo.
LA CUCHARA
Acostados de lado, esta postura es la que utilizan los médicos, ya que se consigue una buena relajación. Adelantando una pierna, o levantándola, el culo queda expuesto y totalmente relajado. También bastante fácil de realizar. Perfecta para iniciados.

POR DETRÁS


Si nos acostamos boca abajo y colocamos la almohada debajo del vientre, conseguimos que la cola sobresalga. Es tan sencillo como pasar de la posición anterior a esta, dejándonos caer... Esta postura es algo más difícil que las anteriores, puesto que el chico debe controlar la profundidad de penetración, ya que si nos descuidamos, podemos penetrar demasiado. Cuidado los inexpertos, porque las paredes se encuentran muy contraídas, y se siente mucho la penetración.

EL PERRITO


El estilo perrito es la primera postura que te aparece en mente cuando hablas de sexo anal, pero no es de las mejores. Esto es porque en esta posición, aunque el culo esté expuesto y listo para ser abordado, se encuentra muy tenso, y puede dificultar la dilatación. Además de que nada más penetrar, nos encontramos con la primera curva del recto, lista para cortarnos el paso, y nos hacemos daño. Por lo cual, si nos decidimos a probar esta postura, hay que hacerla muy muy despacito y con cabeza. Olvídate del porno que hayas podido ver... ¡Cuidado con la profundidad de las penetraciones!

LA VAQUERA


Ella sentada encima. Esta postura tampoco es la más idónea para empezar... puesto que también se encuentran los músculos tensos. Eso sí, si ya tienen práctica en el sexo anal, en esta postura el receptor puede controlar la velocidad y profundidad de la penetración.

Ahora a probar y a disfrutar, siempre con mucho lubricante. Eso sí, si ven que una postura no sale bien o no están cómodos, no insistir nunca. Puesto que la cola puede resentirse y cerrarse por banda. Darle tiempo y probar otro día con más cuidado.

mujer


http://24con.elargentino.com/0/vnc/nota.vnc?id=46956