El erotismo anal está rodeado de un fuerte tabú. Aún así millones de hombres y mujeres -heterosexuales, homosexuales, bisexuales – experimentan con el sexo anal. El ano, es rico en terminaciones nerviosas y está interconectado con los músculos pélvicos principales, es el vecino erógeno más cercano de los órganos genitales y de las contracciones rítmicas durante el orgasmo. Hace treinta y cinco años, Kinsey señaló que la región anal tenía significación erótica para la mitad de la población. En un examen de 100.000 lectores del Playboy, el 47% de los hombres y el 61% de las mujeres admitieron haber realizado o intentado la cópula anal.


Sexo Anal



Con todo, el tabú anal inhibe a la mayoría de la gente, de pensar, hablar y aprender sobre el uso sexual del ano. Se enumeran aquí las diez cosas que la mayoría de los hombres y mujeres todavíadeberían saber sobre el sexo anal.


1. La cópula anal es la forma menos practicada de sexo anal.

Hay muchas maneras de gozar del sexo anal. Las técnicas más comunes incluyen el tacto de la abertura anal mientras se masturba o estimula el ano de la pareja durante la cópula o sexo oral.

Algunas personas gozan con la sensación de un dedo – el propio o el del amante – insinuado en su abertura anal y rotando suavemente. Otros pueden preferir la inserción de un dildo o vibrador más allá de la abertura anal. Muchos hombres, incluyendo heterosexuales, prefieren esta forma de penetración.

El placer Oral-anal disgusta incluso como idea a mucha gente. Otros gozan realizándolo o permitiendo ser “sondeados” de esta manera tan especial.

2. El estímulo anal, incluyendo la cópula, no es doloroso si está hecho correctamente.

La creencia de que el estímulo anal, especialmente la cópula, tiene que lastimar es un mito persistente y peligroso. El cuerpo reconoce el dolor cuando algo es incorrecto, lo mismo pasa con el àrea anal. Con su alta concentración en terminaciones nerviosas, el ano puede sentir un gran dolor si no se hacen las cosas correctamente, pero puede ser una fuente de gran placer.

Cuando un dedo, un objeto o un pene se introduce en el ano, los músculos anales sufren un espasmo, como si lucharan contra una invasión. El dolor llegará si la pareja no espera a que los músculos se relajen, disminuya la tensión y el dolor desaparezca, Cualquier ‘ placer ‘ producido en esta clase de actividad deriva sobre todo de la ausencia de malestar.

El placer anal máximo requiere la eliminación de todo dolor o trauma físico en la experiencia anal. La protección de la pareja pasiva implica decir “no” hasta que él o ella estén listos para continuar. La preparación es una combinación de relajación física, ayudada generalmente por mucho tacto anal pausado y por mucho deseo.

Los músculos anales se relajan de vez en cuando, pero eso no significa que la pareja esté dispuesta. El estímulo debe continuar para aumentar el grado de receptividad.

3. El sexo anal puede ser gozado incluso si ha sido incómodo en el pasado.

Un gran deseo solamente, no garantiza necesariamente un sexo anal agradable. Ni una experiencia anterior incómoda es siempre la razón de una carencia de interés o de deseo por el sexo anal.

La tensión anal crónica es la causa más común de malestar anal durante el sexo anal. Hemorroides y estreñimiento son generalmente una muestra de esta causa. La tensión puede ser superada tocando el ano y llegando a sentirse más cómodo con ella. Un momento ideal de explorar la abertura anal es mientras se toma una ducha o un baño; la respiración profunda también afecta a los músculos anales. Tensar el ano y dejar que se relaje es otra manera de aprender a relajarse. Cualquier persona que goza de la masturbación, puede desear experimentar una cierta forma de estímulo anal, aunque él o ella deben parar si notan algún malestar.

Para mucha gente el momento crucial en el sexo anal es cuando permiten que su pareja le dé masajes en el ano, sabiendo que la penetración no se realizará, ntonces quien recibe las caricias anales puede concentrarse solamente en el placer que esta zona erógena es capaz de generar.

4. Dos anillos musculares llamados esfínteres rodean la abertura anal. Cada uno funciona de forma independientemente.


anal



Si se inserta un dedo un poquito en el ano y se presiona con la yema del dedo contra un lado, se pueden sentir claramente los dos músculos. El músculo externo es controlada por el sistema nervioso central – como los músculos de la mano, por ejemplo-. Se puede tensar y relajar fácilmente siempre que se desee.

El músculo interno es absolutamente diferente. Este músculo es controlado por la parte involuntaria del sistema nervioso, que gobierna las funciones tales como las respuesta del latido del corazón.

El músculo interno refleja y responde al miedo y a la ansiedad durante el sexo anal. Así que, las precauciones sobre seguridad y comodidad son esenciales aquí.

Incluso si una persona se siente cómoda durante el sexo anal, él o ella pueden tener necesidad de aprender el control voluntario de su esfínter interno para relajarlo a voluntad. Hacer eso requiere la inserción regular de un dedo, quizás en la ducha cada día, y notar la sensación de este músculo interno y sus cambios espontáneos en respuesta a este comportamiento. En este caso, simplemente prestar atención es más importante que intentar relajarlo. Cualquier persona puede aprender gradualmente a controlar el esfínter interno a voluntad.

5. El estímulo anal proporciona muchas clases de placer

La concentración más alta de terminaciones nerviosas está alrededor de la abertura anal, un dedo puede centrarse en ellos con eficacia. Cuando un objeto o un pene se inserta más allá de la abertura anal, en el recto, otros placeres están implicados. La porción externa del recto, como la vagina, tiene también terminaciones nerviosas. La parte interna responde sobre todo a la presión.

Algunas personas gozan de las sensaciones de presión y plenitud una vez que comprenden que no es una presión inminente del intestino. La presión rectal es especialmente importante para los entusiastas del “fisting,” una forma de sexo anal en la cual varios dedos o incluso la mano y el antebrazo enteros se inserten en el recto.

En los hombres, la próstata – que está justo más allá de la pared rectal, hacia el frente del cuerpo – puede ser una fuente de placer cuando se le dan masajes con un dedo, un objeto, o un pene. También, el extremo inferior del pene, o el “bulbo,” está cerca de la abertura anal y se estimula indirectamente en la mayoría de los tipos de sexo anal.

El placer anal puede ser psicológico también. El tabú anal agrega la emoción de lo prohibido. El mensaje contra el sexo anal más común es. ¡¡¡es sucio!!! y esto es a veces es fuente de entusiasmo también. Los entusiastas de estas prácticas pueden gozar de la sensación de estar disfrutando de algo “perverso”. La gente mira el ano como un lugar secreto, especial, compartirlo con alguien es un acto de franqueza y de entrega.


sexo



6. El estímulo anal puede conducir al orgasmo

Una minoría de hombres y mujeres puede responder con un orgasmo al sexo anal sin el estímulo genital directo. Las mujeres probablemente por las contracciones pélvicas de los músculos y una minoría por el entusiasmo de ser penetrada analmente. Cuando los hombres experimentan un orgasmo por estímulo anal, éste tiende a concentrarse en la próstata, y no hay ninguna duda de que también están respondiendo al estímulo indirecto del bulbo del pene.

Los orgasmos por estímulo anal son más probables cuando los participantes se concentran a fondo en sus sensaciones y fantasías. Buscar un orgasmo anal creará nuevas presiones e interrumpirá el placer. Debemos recordar que la mayoría de la gente requiere del estímulo genital directo para poder culminar un orgasmo. Pero también hay algunos personas que tienen orgasmos solamente con el estímulo anal.

7. La dieta contribuye al disfrute del sexo anal.

Los movimientos regulares del intestino son la función principal del ano y el recto. Debe haber suficiente fibra en la dieta de una persona para hacer sus heces suaves y bien formadas. Esto permite que el movimiento del intestino se produzca sin fuerza o esfuerzo. Las evacuaciones forzadas irritan los tejidos finos anales, causando malestar y agregando tensiones musculares. Las frutas frescas, las verduras, los cereales integrales son fuentes importantes de fibra.


Culo



8. Las reglas de higiene se deben aplicar a la vagina y al recto

Puesto que la cópula puede ser vaginal o rectal, mucha gente asume las mismas reglas para la penetración de la vagina y del recto. Aunque ambos son de tejido fino y suave y son capaces de dilatarse, son radicalmente distintos. El recto no es recto. Después del canal anal corto que conecta la abertura anal con el recto, el recto se inclina hacia el frente del cuerpo. más adelante se curva en un ángulo a veces de 90 grados, y después gira al frente del cuerpo de nuevo. Una persona puede aprender la forma del recto insertando suavemente un objeto, intentando diversos ángulos y posiciones del cuerpo y concentrarse en cómo se siente. Debe cerciorarse de el objeto tiene una base ancha de modo que si se suelta no se deslice en el recto y llegue a ser irrecuperable. El recto no produce lubricación como la vagina, por lo tanto, la penetración rectal requiere siempre un lubricante. Los añadidos químicos deben evitarse. Los lubricantes a base de agua son -compatibles con el latex. La función principal del recto es actuar como callejón para las heces. Pero las heces no se almacenan normalmente en el recto excepto en el momento anterior a un movimiento del intestino. Con todo cantidades pequeñas pueden permanecer en el recto, especialmente si las heces no están bien formadas. La ducha anal antes del juego ayudará a alguna gente a sentirse más limpia y por tanto más relajada. Para otras la idea de la suciedad aumenta la excitación de lo prohibido; para ellos, la ducha es contra-erótico.

9. La cópula anal no es necesariamente un acto de Dominación y sumisión.

Las imágenes de dominante-sumiso se asocian a la cópula anal; el hecho de pensar que el sexo anal tiene que lastimar contribuye a esta idea. Y las fantasías de Dominación-sumisión en el sexo anal excitan intensamente a mucha gente. El pensamiento de que se está sometiendo a un acto que degrada es una emoción fabulosa; sin embargo, la realidad es que, dolor anal existe. Para otros, el disfrute del sexo anal es inhibido por imágenes de dominación-sumisión. La idea de entregar el control, y quizás de someterse a la humillación, puede causar una tensión inmediata, protegiendo los músculos anales. Estos individuos es más probable que se relajen y gocen si pueden aprender a mirar el sexo anal de forma agradable, como una expresión erótica.

10. El sexo anal puede ser beneficioso y perfectamente seguro.

El tabú contra el erotismo anal se perpetúa por la creencia casi universal entre los médicos, de que el sexo anal es inevitablemente peligroso. Ninguna lesión física por estímulo anal tendrá lugar si la pareja rechaza tolerar el dolor, nunca utiliza la fuerza y evita el uso de drogas. El resto de riesgos se centran en enfermedades de transmisión sexual, gonorrea, sífilis, herpes … que también pueden afectar al ano. Los parásitos intestinales, las bacterias o los insectos minúsculos pueden transmitirse cuando la materia fecal pasa a la boca o vagina. El SIDA ha complicado aún más este tema.




http://www.macanadas.es/sexo-anal/#more-1934