COMO MASTURBARSTE




Formas originales de masturbación femenina

Aunque la creencia popular diga que no y todos pensemos que los chicos están más salidos que las chicas, lo cierto es que a todos nos va la marcha por igual. Y al igual que unas veces te apetece cena romática para dos y otras zamparte un bocata de jamón mientras ves OT, no siempre hay que contar con un chico para pasarlo bien. Para esos días en los que te apetece, pero no quieres salir de casa a buscar material, unas cuantas formas originales de pasar un buen rato:


La lavadora

¿Quién dijo que el mundo del marujeo es incompatible con la diversión? Y no me refiero a planchar viendo a una novela. Esta forma de masturbación sólo será efectiva si en casa tienes una lavadora con más años que la polka, de esas en las que cuando llegan al centrifugado puedes organizar carreras. Las posibilidades que ofrece este electrodoméstico son variadas. Desde sentarse encima y disfrutar de la vibración, hasta ir un poco más allá con ayuda de algún juguetito; así, si se te han acabado las pilas de tu vibrador o quieres imprimir un poco de vidilla a tu consolador favorito, tienes la opción de sentarte encima con el juguete en tu interior. Lo bueno que tiene el método es que puedes centrifugar la ropa cuantas veces quieras si no consigues el orgasmo con el centrifugado final.


El cepillo de dientes eléctrico

Cuando te limpies la boca, no tienes que olvidar los labios. Las utilidades de este aparato son fantásticas. No sólo te deja los dientes relucientes y libres de sarro, sino que te puede proporcionar intensos orgamos con su vibración tan sensual. ¡Maravilloso!.

En la ducha

Te recomiendo todo un clásico de la masturbación entre féminas: la ducha calentita a presión sobre el clítoris. Los modernos sistemas de hidromasaje están muy bien para aliviar tensiones en la espalda, pero nada como una potente alcachofa en la que puedas regular la presión del chorro para aliviar tensiones en tu entrepierna. Si no te gusta cantar en la ducha, tampoco tienes por qué aburrirte.


La toalla de baño

Si no te has quedado satisfecha con la sesión en la ducha, tienes el momento del secado. Una vez que estás bien sequita, llega el momento de aplicarte el body milk y demás ungüentos para quedarte tan suave como el culito de un bebé. No te voy a descubrir nada nuevo, pero la sensación de placer en tu clítoris se incrementará si pones sobre él una pequeña cantidad de crema y te masturbas con esas manitas como más te guste. Pero íba a hablar de la toalla, que me distraigo: puedes tumbarte sobre la cama y usar la toalla de baño para darte placer. Atrapa la toalla entre tus pies y pásala entre tu entrepierna. Consigue que quede tirante y frótate el pubis con la felpa. ¿Ves cómo merecía la pena comprar las caras?

Formas originales de masturbación masculina

Bienvenidos al excitante mundo de la masturbación masculina. Ya desde la más tierna infancia los chicos decubren el placer de tocarse el pinganillo; y si no que se lo digan a todos los bebés que aparovechan el cambio de pañal para pasárselo pipa. Especialmente desde que descubren que no se quedan ciegos ni les salen (más) granos. Como diría un famoso cineasta no hay nada mejor que hacer el amor con la persona a la que uno más quiere, es decir, uno mismo. Aquí van algunas formas algo diferentes para que ellos disfruten cuando más les apetezca.


Mano dormida

Esta forma será un clásico para muchos; y es que tiene su aquel pajearte teniendo la sensación de que lo hace otro. U otra. La mejor manera de conseguir esto es mediante la técnica de la mano dormida. Para ello siéntate sobre la mano que vayas a usar hasta que notes calambres. No aproveches para tocarte, que lo importante ahora es que se duerma. En cuanto dejes de sentirla, será el momento para otras sensaciones en otras partes del cuerpo.

Torquemada

Esta modalidad inspirada en el famoso inquisidor es sólo apta para aquellos a los que les gustan las sensaciones fuertes. Consiste en masturbarse como más le guste a cada uno y de vez en cuando golpearse donde más duele con algún objeto consistente que se tenga a mano. Para incrementar el éxtasis es aconsejable que el que está realizando la técnica se insulte a sí mismo.

La motocicleta

Esta forma requiere una gran habilidad ya que es bastante complicada. Consiste en ponerse a la pata coja y con la pierna que está suspendida en el aire hay que intentar pegar patadas sobre el pene hasta conseguir encender el motor de tu moto particular. Si lo consigues mándame un correo, que te hago un monumento.



La mosca

Seguro que esta técnica es del gusto de algún zoólogo, al que le gusten los pequeños animales. La zoofilia llevada al extremo. Es imprescindible contar al menos con una mosca, aunque si consigues una pareja el resultado será más gratificante. Con gran habilidad corta las alas a las moscas y déjalas reposar en una pequeña urna. A continuación date un baño relajante, para todos los músculos menos uno. Deja sobresalir del agua tu capullo en flor. Posa las moscas sobre él con cuidado de no sumergir tu pequeño periscopio y disfruta de como los bichos dan vueltas y vueltas intentando huir del agua.


Comentar es agradecer