Monográfico: El placer de ser cornudo


Monográfico: El placer de ser cornudo


Qué trabajos nos deja el Señor.
Mirar cómo se garchan a tu mujer es uno de los más gratificantes.

Están los cornudos que solo miran,
están los que miran y se pajean,
están los que ayudan a que el negro se la clave hasta el fondo,
están los que al final se tragan la leche del negro.

Y no falta la típica comparación
entre la poronga del negro y el maní del hombre blanco.

Ya lo dice el refrán:
“Más vale cuernos en mano…”


cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo



cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos

Cuckolds

monografico

Monográfico: El placer de ser cornudo

cornudo

cuernos


Pásense por mis otros monográficos.
Están buenísimos.



Le saco la pija a tu amiga y te la doy a vos
Lencería
Me enamoré
Haciendo ortos
Tetas como racimos
No hables con la boca llena (de pija)
Con el culo lleno de leche
El lechazo
Rodeadas de pijas
Unidas por la pija
En el aire por la pija


Y un post dedicado a los que les gusta lucir cuernos:
Muy, pero muy cornudo


Cuckolds

Gracias por pasar y comentar.

monografico

5 comentarios - Monográfico: El placer de ser cornudo

caraedubis +1
Muy bueno. Pues a mi me gustaría ser cornudo.
PretorianoSX
Sentir los gritos de tu esposa cuando su macho de turno se la mente hasta el fondo, es inexplicable.

Monográfico: El placer de ser cornudo
gran_dante
Que gratificante hacerlas gemir mientras el cornudo mira