3 años pitrelliando... la casa por la ventana!


.....a mis amigos poringueros.....

a los que me conocen, me aprecian y comparten conmigo esta locura llamada poringa, a todos Uds.
MILLONES DE GRACIAS!!! por estos 3 años compartidos!

no escatimen, en saludos, abrazos, desrvirtúes y demás yerbas


DEDICADO A TODO P!

.....................................................................................

breve sinopsis del post

como corolario de estos 3 años se me ocurrió hacer un post que abarque todas las categorías en las que he incursionado, le puse toda la garra, todas las subidas son mías, espero sea de vuestro agrado.

pasen y sírvanse con confianza

.........................................................................................


argentina


amateur


rubia


advertencia: este es un video de selección destinado a hacer mucho daño, vos fiajte yo te avisé
más que video es una película completa en la que se destaca como viste en el gif, el furibundo anal a JENNIFER WHITE

video


fullscream


caps


novia


Negro


Culo

MEGAUPLOAD
http://www.megaupload.com/?d=TSS19UW0


argenta


pendeja

El video más buscado

EL DIVORCIO DE SHYLA STYLEZ


resulta que la mina le plantea al tipo que quiere el divorco porque se enamoró de su jefe
mirá la respuesta del marido



cola



caps


cuernos



infidelidad

MEGAUPLOAD
http://www.megaupload.com/?d=DZBVMG18


vios online


3 años pitrelliando... la casa por la ventana!


te acordás de esta enfermante pendeja que nos tuvo en una mano varios meses???


ACÁ TE TRAIGO EL VIDEO


argentina


amateur

rubia novia Negro Culo argenta pendeja cola cuernos infidelidad vios online 3 años pitrelliando... la casa por la ventana!

argentina


amateur

MEGAUPLOAD
http://www.megaupload.com/?d=1MW7OHTC


rubia



novia


Si leiste relatos te darás cuanta que este es una gloria, sino leiste empezá! 100% garantido

Semana Negra


PARTE UNO

ACLARACIÓN:les dejo un breve fragmento xq sino no me entra en el post
bájenlo , no tiene desperdicio.

cap.1
Una serie de hechos fortuitos pusieron luz sobre una situación escandalosa y oscura que mi novia Fernanda mantenía oculta. Algo así como una doble vida.
Mi novia era maestra jardinera. Dulce, amable, amorosa, le encantaban los chicos y era de esas personas solidarias que ayudan al otro sin esperar nada a cambio y sin especulaciones. Físicamente era una rubiecita de facciones exquisitas y cuerpo menudo pero muy bien formado. Una cola bárbara y unos pechos medianos y bien paraditos.
El jardín donde trabajaba quedaba en Caballito, sobre una calle tranquila y poco ruidosa. La pasaba a buscar lunes y jueves e íbamos al cine, a cenar o a lo que fuera.
Yo, por otra parte, me desempeñaba en el departamento comercial de una empresa que manejaba productos de consumo masivo.
Cada producto tenía su propia página web y el encargado de supervisarlas y mantener el feed back con el diseñador web era mi amigo y compañero de oficina Rodrigo.
Rodrigo vivía on line y conectado con Martín, el diseñador y programador free lance que hacía todas las páginas, un chico de unos 27 o 28 años, amable y educado, que visitaba la oficina una o dos veces por mes para cobrar y charlar cuestiones de las páginas que requerían más que unas simples instrucciones por MSN.
Aquel jueves mi amigo Rodrigo debía llevarle unos DVDs cargados de información a Martín, a su casa, pero a último momento le había surgido un problema familiar y no iba a poder cumplir.
Me ofrecí a llevarlo yo. Por un lado, porque Martín vivía en Caballito y yo debía ir allí de todos modos para ir a buscar a mi novia; y por otro, porque así salía del trabajo casi a media jornada.
Cuando llegué a casa de Martín casi me reí de mi buena fortuna: el diseñador web vivía pegado a una vieja panadería en ruinas de la esquina. La misma esquina a la que también estaba pegado, pero del otro lado, de la otra calle, el jardín de infantes donde trabajaba mi novia.
Me alegré. Casi no tendría que caminar para pasar a buscarla.
Martín bajó a abrirme y sonrió al reconocerme.
-Hola. -me saludó. Y su expresión exageró histriónicamente una duda. -¿Tu nombre eraaa...?
-Danilo. -dije. Y pasé.
Me llevó a su departamento, en el contrafrente del segundo piso. Fuimos directamente a una habitación que era de hecho su estudio. Dos computadoras de mesa, una notebook y montones de CDs y libros de programación.
Metió sin más el primer DVD en una de las PCs.
-Son seis discos. -dijo con cierta preocupación. -Esto va a tardar un rato, tengo que revisar archivo por archivo...
-Sí, ya sé. -me apresuré a tranquilizarlo. -Por eso Rodrigo me mandó tan temprano. Me dijo que te tengo que esperar un par de horas.
Martín tomó un cuaderno y una birome y los puso al lado del teclado. El silencio de la tarde sólo era interrumpido por el rumor de la máquina y unos lejanos llantos de bebé.
-¿Querés algo fresco? En la cocina hay Coca o agua...
-Ah, gracias... Estoy muerto de sed...
-La segunda puerta -me indicó.
La cocina estaba cerrada. Cuando abrí la puerta, el sonido de los llantos se transformó en algo ruidoso y molesto. Una voz de mujer procuraba calmar al bebé.
Reí para mis adentros. El contrafrente del edificio daba al contrafrente del jardín de mi novia. Demoré unos segundos en servirme la Coca para ver si en algún momento escuchaba la voz de mi Fernanda.
No tuve suerte pero volví extrañamente contento al estudio de Martín.
-¡Qué quilombo hacen los pendejos esos! -dije riendo.
-Son del jardín de acá a la vuelta. -me aclaró. -Te rompe las bolas al principio pero después te acostumbrás...
Martín revisaba los archivos y anotaba cosas crípticas en su cuaderno. Iba a decirle que ya sabía, que mi novia trabaja allí, cuando me ganó de mano:
-Igual, ya se corta. -Miró su reloj. -En cinco minutos los ponen a dormir la siesta y empieza el show.
Martín me miró con expresión de inequívoca picardía. Yo me quedé en silencio y una alarma se prendió en mi interior. No me atreví a decir nada pero mi rostro debió ser muy elocuente.
-Mientras los pendejos duermen las maestras se ponen a charlar. Creo que mientras almuerzan... O por ahí se ponen a tomar sol, no sé. De acá no se ve qué hacen... pero se escucha todo lo que dicen.
Martín puteó de pronto contra algún archivo y volvió a anotar sobre el papel con un resoplo de frustración.
-¿Pero cómo show? ¿Qué querés decir con show?
Mi preocupación habría sido evidente si Martín hubiese sabido que mi propia novia trabajaba allí. Pero solo lo tomó como ansiedad.
-Se cuentan las aventuras del fin de semana... Bah, de mitad de semana, en realidad...
Tosí secamente. Me había atragantado con aquellas palabras.
-¿Qué aventuras? No entiendo...
-¡Aventuras, man! -me dijo como si yo fuese un marciano. -Las trampas de la semana se las cuentan en el almuerzo... Como hacemos nosotros.
Sentí que mis piernas perdían firmeza y un ligero calor invadió mi cuerpo: Fernanda salía todos los miércoles a la noche con sus amigas y una o dos veces más por semana no nos veíamos porque siempre tenía algo que hacer.
Desde su indiferente ignorancia, Martín me indicó:
-En cinco minutos vas a ver de lo que te estoy hablando... Hoy es jueves, el mejor día... Las trolas zafaron ayer de los novios y hoy se cuentan cómo se las garchó alguno nuevo...
-Pe... ¿Qué...? ¿Cómo....? -Sacudí mi cabeza con incredulidad. Mi novia no podía ser una de las que él hablaba. Yo la conocía bien. Era imposible. -¿Cómo sabés que va a pasar eso?
Martín me miró con una simpleza tal que hizo que me sintiera un tonto.
-Porque pasa todos los jueves.


cap.2
Ya se habían acallado hacía rato los llantos de los últimos chicos y un silencio premonitorio se había instalado en la primaveral tarde.
-¿Y si no salen? -yo me refería a qué pasaba si las chicas no salían al patio. Si se quedaban adentro.
-Si el día está lindo como hoy, salen. Los únicos días muertos son los de lluvia o mucho frío.
Inmediatamente se escuchó un rumor de voces femeninas y alguna silla acomodándose, y en menos de un minuto estaban todas hablando animadamente, tal cual lo había adelantado Martín.
Reconocí sin dificultad la voz de Fernanda y automáticamente mi estómago se petrificó. Temía que dijera algo inapropiado, o que mi cómplice en el fisgoneo se destapara conque "esa que habla es la más puta de todas".
Nada de esto sucedió. De hecho, por un buen momento la cosa estuvo muy aburrida. Hablaron de los chiquitos, de ropa, y hasta del novio de una de ellas.
-Me voy a seguir con el laburo -dijo Martín abandonando la cocina donde habíamos ido a escuchar a las chicas. -A veces pasa. Vos avisame si la charla se pone caliente.
Por dentro yo rogaba que eso no sucediera nunca. Abrigaba la esperanza de que todo aquello fuese solo un producto de la exagerada mente de Martín, que en realidad fuera nada más que una chica la que contara cosas, o que lo que ellas ventilaran no fuese tan grosero como se anunciaba.
Pero no. Unos momentos después la conversación giró bruscamente de tema.
-¿Al final cómo te fue con el del gimnasio...? ¿Cómo se llamaba...?
Respiré aliviado. Fernanda no iba a ningún gimnasio.
-Lucas -dijo una. Y agregó con exagerado entusiasmo: -¡Espectacular! -Un par de chicas rieron y fue rarísimo reconocer a mi novia en una de esas carcajadas. -Me dio vueltas como una hora hasta que al final me arrinconó contra una pared y me comió la boca. Después me llevó a un cuartito y me dio con todo.
Le llovieron una docena de preguntas. Más risas. Exclamaciones. Para hacerla corta, a la niña le habían dado para que tenga y ya habían arreglado para verse al otro día. La chica en cuestión tenía un novio que la estaba esperando en otro lado y quien luego se quejaría de su llegada tarde. Me pregunté cuánto más se quejaría si supiera que, además de tarde, su novia también llegaba cogida.
Luego otra de las chicas comentó sus hazañas de la noche anterior en una disco gay y casi enseguida tomó la posta mi novia.
Yo estaba azorado, confundido, histérico. Al borde del infarto. Estaba escuchando la voz de mi dulce e inocente novia contar cómo la noche anterior me había inventado que iría a pasar la noche a lo de una prima cuando en realidad se había juntado con unas amigas y habían ido a bailar y ver si levantaban algo para esa noche.
Yo no daba crédito a mis oídos. Me sentía, de hecho, más fascinado por la revelación que furioso.
-Fuimos a La Diosa -comentaba Fernanda. -Al principio, medio embole. Pero después una de las chicas se puso a hablar con unos brasileros y pintó una onda buenísima.
-¡Te dije que me avisaras, ché! -la palmada de Martín sobre mi hombro casi me mata del susto. Martín se dio cuenta y se echó a reír.
-Disculpame -le dije. -No me di cuenta.
-Sí, todo bien, ya sé. Pasa... Es como que te abstraés... -se acercó a la ventana para escuchar mejor. Mi novia seguía con su relato.
-Uno de los negros me empezó a mirar "mal" y sonreír, y empezó a hablarme. A los cinco minutos estábamos matándonos en los reservados.
-¿Es la más puta? -pregunté con temor.
-No. La más puta es una que se llama Karina. Pero esta viene con una historia nueva todos los días.... Encima tiene novio. Bah, creo que todas tienen novio.
-Sí -le confirmé casi automáticamente. No tanto por lo que había escuchado sino porque yo conocía a esas chicas de haberlas cruzado un par de veces y porque Fer me contaba sobre ellas. Sonreí para mí. La tal Karina era, de todas, la que parecía más boluda.
Las risas y la histeria provocada por el negro y mi novia en el reservado del boliche me sacaron de mis pensamientos. Casi todas las preguntas apuntaban a si era verdad lo del tamaño de los negros.
-No sé todos los negros -decía mi amorcito. -Pero a este lo manoteé en el reservado y la tenía enorme. -Más risas y muestras de admiración. -Y después en el hotel... ahhh... No les puedo contar todo lo que tenía, jajaja.
No aguanté un segundo más y me fui al baño. Tuve súbitas ganas de orinar. De lavarme la cara. De no estar allí. De que aquello no sucediera.
Pero me di cuenta que también estaba al palo cuando me costó sacar la pija del pantalón. Tuve bronca de que no me diera bronca. Mi novia había pasado la noche con un brasilero pijudo y estaba contándoselo a todo el mundo y en vez de un ataque de furia estaba excitado. ¿Estaría yo enloqueciendo?
Esperé unos segundos pero la pija no se me bajaba. No podía orinar y además la ansiedad me estaba matando. Apreté el botón del depósito para justificar mi visita al baño y me apresuré a volver a la cocina.
-¿Sigue?
-Seee... -me sonrió Martín. -¡Parece que el negro se la garchó como un hijo de puta!
El relato de mi novia ya tenía lugar en un hotel. No se cansaba de repetir lo asombroso del tamaño y lo bien que usaba su instrumento y lo mucho que la llenaba esa pija y...
-Hacía rato que no me comía algo tan grande -concluyó para sus amigas. -Y la verdad, se nota...
Yo seguía de sorpresa en sorpresa. ¿"Hacía rato"? ¿Cuánto haría que la buenita de Fernanda se comportaba como una puta en celo?
Tuve que preguntarlo.
-Ésta que habla... ¿Hace mucho que...? -no sabía cómo seguir. Me hubiese gustado decir: "¿Hace mucho que esta hija de puta me mete los cuernos?" -¿Hace mucho que cuenta estas cosas...?
-No sé -me respondió Martín, sorprendido por mi pregunta. -Desde siempre, creo... Qué se yo, no me fijé...
Mi novia ahora comparaba la pija del negro con la de otros amantes. Era más grande que la del que se había levantado el miércoles anterior. Y más que uno aparentemente famoso de un mes atrás.
También se la había cogido mejor que el profesor de salsa.
Eso despertó sorpresa en el grupo de amigas y estupor en mí.
-¿Mejor que Emiliano? -preguntó incrédula Karina.
Emiliano era el profesor de salsa. Ella iba a sus clases para aprender, relajarse y divertirse. Yo siempre había estado de acuerdo en que vaya. De hecho, le pagaba las clases y la pasaba a buscar todos los lunes a la noche.
Me sentí un poco indignado y sorpresivamente excitado. ¿Cada vez que salía de las clases y me abrazaba enamorada estaría recién cogida? Yo conocía al profesor. Lo había visto muchísimos lunes durante más de un año y en un par de cumpleaños de compañeras de baile de Fer.
El tal Emiliano era un atorrante de primera línea. Seductor, ganador, mujeriego y desfachatado.
-¿Quién es ese Emiliano? -pregunté a Martín haciéndome el boludo.
-No sé. Uno que se la garcha todos los lunes. Hizo cada cosa con ese chabón...
-¿Las conocés a estas minas?


continúa, descargátelos


Negro

PARTE 1 Y 2

MEDIAFIRE
http://www.mediafire.com/?ycfx93c4664uc42



Culo



argenta

el mejor para mí lejos
SINFUL MOTHER
en español

pendeja


vol 1

cola
MEGAUPLOAD
http://www.megaupload.com/?d=QBK35OCX

vol2

cuernos

MEGAUPLOAD
http://www.megaupload.com/?d=Y108WWIU


infidelidad



vios online

te gusta el comic? tomá!


IllustratedInterracial.com colección completita


25 comics de una selecta página

3 años pitrelliando... la casa por la ventana!

Pics - 923
Size - 147.8 MB


argentina

MEGAUPLOAD
http://www.megaupload.com/?d=LSDELIAW



amateur



rubia



le dicen GATITA, por que será???



novia

Negro

Culo argenta pendeja cola cuernos infidelidad vios online 3 años pitrelliando... la casa por la ventana! argentina amateur rubia novia Negro Culo

argenta

pendeja cola cuernos infidelidad vios online 3 años pitrelliando... la casa por la ventana! argentina amateur rubia novia Negro Culo argenta

pendeja

cola cuernos infidelidad vios online 3 años pitrelliando... la casa por la ventana! argentina amateur rubia novia Negro Culo argenta pendeja cola cuernos infidelidad vios online 3 años pitrelliando... la casa por la ventana! argentina

amateur



rubia



novia
Negro



Culo



Y COMO DICE ESTE MUCHACHO

argenta





todos mis post

pendeja



cola


cuernos

chagracias

saludos a la comunidad

................................................................................................................................................................

"mensaje encriptado"

infidelidad