Cuando el plomero termina de arreglar las tuberías de la cocina, el cliente está tan contento que está dispuesto a pagarle lo que haga falta, aunque es una excusa, porque lo que está es más salido que el pico de una plancha y no para hasta comerle la pija al técnico y que este se la clave por el ojete hasta el final.